13° C
Partly Cloudy
Partly Cloudy

Homicidio en Miramar: “La sociedad se maneja con mucha violencia”

Tras la agresión que terminó con la muerte de Ezequiel Lamas, el fiscal Walter Martínez Soto advirtió que la Justicia este tipo de hechos son cada vez más recurrentes. “Parece que acá hace cada uno lo que quiere”, lamentó, en diálogo con El Marplatense.

Por Redacción

lunes 18 de febrero, 2019

El fiscal del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil, Walter Martínez Soto, advirtió que son cada vez más recurrentes las graves agresiones como la que ocurrió en los últimos días en Miramar, que terminó con la vida de Ezequiel Lamas, y consideró que la simiente principal de este contexto es el “alto grado de violencia que hay en la sociedad”.

En una primera instancia, el funcionario judicial el confirmó a El Marplatense la detención del menor de 17 años acusado del homicidio, y precisó que se produjo de manera espontánea. “Los allanamientos que pedí no se llevaron a cabo porque la familia del imputado realmente estaba mal y tomó la decisión de presentarlo en la Justicia”, confirmó.

El sospechoso está imputado en la causa por el delito de “homicidio preterintencional”. La figura surge, según lo que explicó Martínez Soto, porque todavía no se lograron recopilar elementos que permitan acreditar que hubo una intención de “querer matar al joven en ese momento” a partir del golpe que le propinó en el rostro.

“Es un suceso que lamentablemente nos estamos acostumbrando a ver por el grado de violencia con el que nos manejamos en la sociedad”, advirtió el funcionario, quien agregó: “Parece que no importa mucho la autoridad, la actividad de la Justicia, sino satisfacer lo que nosotros entendemos por administración Justicia y así vemos que cada uno hace lo que quiere”.

Martínez Soto adelantó que en el transcurso de la mañana de este lunes está previsto tomarle declaración indagatoria al imputado en la causa, pero adelantó que seguirá alojado en el Centro Cerrado de Batán después de la actitud que mostró, al escaparse del lugar y desaparecer de los sitios que frecuentaba. El joven estuvo prófugo durante 48 horas.

EL CASO

El ataque que derivó en la muerte de Lamas, también de 17 años, habría tenido como disparador un malentendido. Todo comenzó la noche del pasado viernes, en las calles 21 y 24 de Miramar, cuando personal del Comando de Patrullas local fue alertado sobre un asalto.

Al llegar al lugar, los efectivos se encontraron con una mujer de 35 años que acusaba a tres amigos de haber intentado robarle, circunstancias en las que se generó un tumulto con las demás personas que presenciaban la situación.

En ese instante, Lamas intentaba dar una explicación a lo sucedido cuando, en forma repentina, apareció otro joven en la escena, con el que supuestamente habría existido otro altercado momentos antes, que le propinó una trompada en el rostro.

El sorpresivo impacto provocó que el joven diera su cabeza contra el piso, lo que le provocó una contusión y una fractura de cráneo, que motivó su inmediato traslado al Hospital Interzonal General de Agudos, donde finalmente falleció.

 

 

 

Comentarios