17° C
Mostly Cloudy
Mostly Cloudy

La solidaridad sin fronteras del marplatense Federico Rettori

El joven que denunció un millonario lavado de dinero en la Fundación Leo Messi carga en sus espaldas con un amplio pasado como activista social. Japón, India, Sierra Leona, son algunos de los destinos que visitó para extender su mano a los más marginados.

Por Redaccion

viernes 1 de marzo, 2019

Japón. India. Malasia. Kenia. Sierra Leona. Malí. España. Y aún habría que detenerse y mirar muchos más destinos en el mapamundi para dimensionar el recorrido humanitario que hizo por el mundo Federico Rettori, el marplatense que impulsa la denuncia que muestra fuerte avances en la Justicia para esclarecer un entramado fraudulento en la Fundación Leo Messi que derivaría en un millonario lavado de dinero.

La lejanía, el tiempo o el dinero no parecen ser variables que hayan pesado en lo más mínimo para derribar la férrea misión solidaria que se propuso llevar adelante desde hace más de una década el hombre nacido en Mar del Plata, quien nunca dudó a la hora de calzarse la mochila para viajar y extender su mano a los más marginados.

De distintas fuentes, El Marplatense pudo reconstruir parte del importante pasado como activista social que carga el joven en sus espaldas y así constató su presencia en numerosos destinos del mundo, con el único fin de garantizar cualquier tipo de ayuda: desde mantas o frazadas hasta alimentos y elementos básicos de primera necesidad.

A fines de diciembre de 2004, se desató un impactante terremoto en el océano índico, conocido por la comunidad científica como el terremoto de Sumatra-Andamá, que dejó un saldo de miles de muertes y más de un millón de personas sin hogar en todo el sur y sudeste de Asia. A las pocas semanas, en enero, Rettori ya se había hecho presente en Malasia, donde permaneció durante casi tres semanas para colaborar en la tragedia. En ese lapso, el joven también tuvo la oportunidad de visitar y brindar asistencia a las personas que se encuentran en el Hogar de la Madre Teresa de Calcuta.

Siete años más tarde, otro tsunami volvería a ser el disparador de una misión solidaria: fue por el evento que ocurrió a principios de marzo en Japón, uno de los más potentes que sufrió el país en toda su historia y por el que también hubo que lamentar más de 15 mil fallecimientos.

Pocos días luego de la tragedia, el marplatense también fue uno de los voluntarios que recorrió durante una semana la zona de la catástrofe para alcanzar a los damnificados  frazadas y artículos de primera necesidad.

En 2008 con un grupo de amigos – varios de ellos marplatenses – partieron desde Mallorca rumbo a Malí con cinco camionetas que tenían material sanitario y nutricional. Recorrieron disintos países africanos hasta llegar a Niono, Malí,  donde se compartió con la gente local la alegría de haber financiado 7 pozos de agua en una región remota de ese país.

En 2010, el activista oriundo de “La Feliz” formó parte de la gestación de un proyecto que permitió crear un año después un Centro de Nutrición en Sierra Leona. Fue a través de esta iniciativa que entabló contacto con la Fundación Leo Messi.

La creación del espacio tenía como fin reducir los elevados índices de mortandad infantil que signa a la población de África Occidental. El programa tuvo un fuerte impulso y logró mantener su funcionamiento hasta fines del 2016.

En 2011, Rettori también fue uno de los voluntarios que montó un “campamento nutricional” con carpas blancas en Kenia, casi en la frontera con Somalía – al este de África -, para brindar atención a los refugiados somalíes que escapaban de la hambruna por la sequía que se registró durant esa época.

El ex empleado de la Fundación de Leo Messi tampoco olvidó sus raíces: durante años, fue una de las personas que sumó distinta clase de colaboración con el comedor Ilusiones de los niños que está radicado en Mar del Plata.

LA DENUNCIA

La presentación, que se tramita desde agosto del año pasado con extrema reserva pero fuerte ritmo en el Juzgado Penal Económico Nº8 a cargo de Gustavo Meirovich, lanza sus acusaciones contra Leo Messi y su padre Jorge, quienes son vocales de la ONG, su hermano Rodrigo, Alejandro Rebosio – director internacional de Social Team -, Martín Giusseponi, coordinador general de la fundación, y “todas aquellas personas, aún no identificadas, que de una u otra manera, hayan manejado o manejen fondos” correspondientes a la entidad.

Rettori trabajó ad honorem para la entidad del futbolista argentino entre 2012 y 2015, con la esperanza de consolidar muchos proyectos sociales.  Sin embargo, el paso del tiempo le demostró que no había inversión alguna en acciones de estas características.

“Todos los que trabajaban con Social Team veían entre otras cosas que no se trabajaba con transparencia, ni se destinaban los recursos de la Fundación Leo Messi para acciones sociales reales y concretas. Sino que era evidente que los fondos eran destinados o desviados a cuentas off shore en distintos países del mundo“, se ratifica en la denuncia, que cuenta con el patrocinio de los abogados Miguel Pierri y Pedro Fontanetto, a la que tuvo acceso El Marplatense.

En su presentación, Rettori insistió en que resultaba “evidente la connivencia y encubrimiento de Social Team y Fundación Leo Messi en simular la magnitud de la ayuda social, y crear una pantalla sobre las obligaciones reales de la Fundación”. “Con el paso de los meses, se notaba cómo los fondos que debía invertir la Fundación en acciones sociales, según los principios de dicha institución, eran desviados a otras cuentas y que nada tenían que ver con el objeto fundacional, para el cual habíamos sido convocados”, reveló.

Desde fines de mayo de 2014, el denunciante logró mantener un contacto más directo y fluido con el papá del crack del Barcelona. Pero el ex empleado de la ONG siguió sin tener respuestas concretas y dijo que “se comenzó a dar cuenta que Jorge Messi solo quería que sumara material social a la web, al Facebook, y así ‘dibujar’ acciones sociales de poco relieve con ‘grandes avances’ para justificar la misión social cuando en realidad el dinero que se tiene que invertir es desviado a cuentas ocultas en diferentes países”.

“La realidad y la única verdad es que desde el nacimiento de la fundación hasta la fecha, se invirtió y se invierte un dinero menor en acciones sociales a lo que efectivamente se muestra en la web institucional, redes sociales y medios de comunicación”, concluye el hombre de raíces marplatenses.

Rettori ya fue citado a declarar tres veces como testigo en la causa. Además de presentar distintos elementos que acrediten su efectiva participación en la fundación Leo Messi, compartió con la Justicia balances sociales y copias de intercambio de mails y de charlas vía Skype con parte de la directiva de la entidad, donde se manifiestan las irregularidades constatadas.

El máximo responsable del Juzgado Penal Económico Nº8 ya dispuso desde fines del año pasado una “batería” de medidas para avanzar con la investigación, y por esta fecha, después de culminar el período de feria judicial, está abocado al análisis de los resultados que arrojaron para sustentar su hipótesis y avanzar con otras diligencias.


 

Comentarios