Dos actos por Malvinas

Arroyo, sobre los dos actos de Malvinas: “No generé ninguna división”

El Intendente justificó su decisión de realizar un homenaje a los soldados caídos en la Base Naval, en paralelo al evento organizado por el Centro de Ex Soldados Combatientes. “Me hubiera gustado que fuera distinto”, reconoció.

Por Redacción

martes 2 de abril, 2019

El Intendente Carlos Arroyo justificó su decisión de llevar adelante un acto en la Base Naval en homenaje a los soldados caídos en la guerra de Malvinas, en paralelo al evento organizado por el Centro de ex Soldados Combatientes local, para no crear una “imagen de división”.

El jefe comunal explicó que la realización de la conmemoración con las Fuerzas Armadas comenzó a organizarse el 14 de marzo y dijo que desde la entidad que preside Fernando Álvarez había una intención de sectorizar la jornada.

“No me pareció correcto y le sugerí al jefe de los ex combatientes eliminar los palcos para hacer todo junto sobre la vereda. Y dijo que lo iba a pensar y después me dijo que lo había preguntado y que por unanimidad no habían querido”, rememoró.

Ante ello, Arroyo sostuvo que no puede hacer una acto con una “imagen de división” cuando “todos los argentinos tenemos que estar unidos en pos de un ideal y un reconocimiento a los que lucharon”. “Yo quería un acto de todo el pueblo rindiéndole un homenaje a los caídos. Me hubiera gustado de otra manera”, reconoció.

“Yo no fui el que originé la división y este problema; por mi hubiera un solo acto pero un pie de igualdad y no divididos. Sino traíamos ideologías y temas políticos a una situación donde todo el pueblo argentino unido debe rendir homenaje”, fundamentó.

Sobre lo que fue el homenaje que encabezó en la Base Naval, a 37 años del conflicto bélico con el Reino Unido, el principal referente del Gobierno municipal aseguró que tuvo como eje “honrar a todos los que combatieron”: “Esto es un reconocimiento a los civiles y militares; a los que lucharon por la patria de alguna manera”.

EL DISCURSO

Al comienzo de su alocución, el Intendente Carlos Arroyo señaló: “Es un grandísimo e inmerecido honor poder dirigirme a ustedes, sobre todo a los Veteranos, por lo que representan. Ellos y los soldados que lucharon en Malvinas fueron allí por algo que -en los últimos tiempos- parece haberse olvidado, que es la palabra Patria. Fueron a luchar por un territorio que es parte de nuestra Patria”.

“Por eso yo no hablo de la Guerra de Malvinas. Hablo de la Batalla de Malvinas. Perdimos una batalla, pero no tengo dudas que vamos a ganar la guerra. No sé cuánto tiempo llevará o qué generación tendrá la suerte y el orgullo de pisar ese terreno por ahora irredento. Pero no tengo ninguna duda  que -en algún momento- algún uniforme de nuestra Patria volverá a pisar las Malvinas de forma definitiva. Porque el Imperio –a la larga o a la corta- va a caer. Si cayó el imperio de los romanos, de los egipcios o el de los aztecas, el Imperio Británico también va a desaparecer”, afirmó.

En ese sentido, el jefe comunal puso de manifiesto: “He conocido a la mayor parte  de los jefes y de los oficiales que pelearon en Malvinas en las tres fuerzas. Y realmente la página que escribió nuestro pueblo junto a nuestras fuerzas es una página de oro. Todos los especialistas del mundo en este tipo de cuestiones han demostrado su admiración por los que combatieron allí. Estábamos en inferioridad técnica, pero sobraba valor humano y amor a la Patria.”

En otra parte de su discurso, Arroyo recordó la manera en que intentó taparse la cuestión Malvinas, luego de la finalización del conflicto bélico. “Yo tuve que sufrir como docente toda la etapa de desmalvinización. Personalmente, no pude ir a Malvinas porque el Ejército no me lo permitió, pese a ofrecerme como voluntario en tres ocasiones. Y como docente no se me permitió hacer un acto conmemorativo en el primer aniversario. Pero al año siguiente lo convencí al por entonces juez federal Pettigiani e hicimos un acto en el corazón del barrio Centenario, donde los vecinos no tuvieron miedo de participar. Esta situación no la voy a olvidar en mi vida. La fuerzas de la desmalvinización funcionaban a pleno y habían generado un criterio absolutamente negativo sobre situaciones que no eran negativas. Yo fui solo, caminando a recibir a los soldados a la Estación de Trenes.”

“Tengo optimismo: perdimos una batalla, pero vamos a ganar la Guerra”, concluyó el intendente Arroyo, visiblemente emocionado.

Comentarios