Agrotóxicos: vecinos enfermos y animales muertos en Félix U. Camet

La preocupación crece entre los habitantes del barrio ante las fumigaciones en dos campos lindantes, que no respetan el mínimo de 1000 metros de distancia de la zona urbana que exige una ordenanza. “Siguen echando veneno todas las noches. No hay voluntad política de hacer cumplir la ley”, denuncian los vecinos.

Por Redacción

domingo 7 de abril, 2019

La preocupación crece en Félix U. Camet frente al uso de agrotóxicos en dos campos linderos al barrio, que causa enfermedades crónicas a los vecinos y produce la muerte de sus animales, y denuncian la inacción de los funcionarios públicos del Partido de General Pueyrredon.

Todos los jueves a las 15, los habitantes de esta zona norte de la ciudad se reúnen en la sala de salud para intercambiar sus vivencias personales y discutir planes de lucha conjuntos para frenar las fumigaciones que les quitan el sueño desde hace años.

Sol, una habitante del barrio, aseguró en diálogo con Radio Mitre Mar del Plata que, pese a los reiterados reclamos que llevan adelante los vecinos, “siguen echando veneno todas las noches”. “En diciembre presentamos en fiscalía una denuncia con respecto a la fumigación de los campos de acá, que se hace de una manera inescrupulosa. Te avisan que van a echar algo y que, por favor, entren a los chicos“, sostuvo.

De acuerdo al angustiante relato que hizo la vecina en comunicación con el programa Antes que sea tarde, “cada vez hay una mayor mortandad de animales de granja: gallinas, cerdos y ovejas que la gente tiene para su consumo”. “Hace poco, un vecino encontró más de 100 palomas y cotorras muertas al costado del campo. Hace dos semanas que se murió mi perro a causa de la fumigación porque aspiró el veneno. Según el veterinario, tenía todos los síntomas de intoxicación: carbamatos, órganos fosforados y algunos herbicidas”, enumeró.

Por otro lado, las mismas enfermedades se repiten entre los habitantes de Félix U. Camet que están expuestos a los agrotóxicos, razón que los llevó a reunirse con el secretario de Salud de la comuna, Gustavo Blanco. “Hemos hablado con Blanco sobre la gran cantidad de personas que son atendidas en la salita por problemas respiratorios, en la piel, en los riñones. Hubo chicos que tenían forúnculos en la cabeza y el cuello, todos con las mismas características. Desde el 2017 que venimos batallando porque no puede ser que haya tanta gente con los mismos síntomas. Las doctoras y las enfermeras de la sala se dieron cuenta de que todos presentan lo mismo e, investigando, es a causa de los tóxicos que tiran acá en los dos campos”, aseveró Sol.

Aunque la ordenanza vigente que regula la aplicación de los agrotóxicos para el cultivo establece que no se pueden utilizar a menos de 1000 metros de las zonas urbanas, los productores rurales no cumplen con la norma. “Lamentablemente, del campo a la ruta 11 hay menos de mil metros y a la ruta 2 tampoco hay esa distancia que se exige. Es un barrio que está creciendo y también está afectado una parte de Parque Peña y los vecinos del otro lado de la ruta 2“, explicó.

“Nosotros hemos golpeado puertas por todos lados, hemos hecho denuncias pidiendo por favor que no se nos niegue el derecho a la vida. No tenemos agua corriente, sino que consumimos agua de pozo. Y todo ese tóxico está contaminando la tierra, pasa por las napas y la gente consume esa agua. Además, el aire que respiramos y el producto que sale del campo y va a la ciudad, lleno de toxinas que son totalmente nocivas. Todos estamos perjudicados, pero nosotros más“, agregó.

Según Sol, aunque junto a sus vecinos han recorrido largos caminos burocráticos, nadie les dio aún una solución. “Lo más doloroso es que ningún funcionario hace nada, no hay voluntad política de las personas que corresponde. Son participes de este negocio, que es un modelo de producción que envenena a la gente y la está matando de a poco. Nosotros estamos haciendo todo lo posible desde lo legal para que cambie este modelo. No queremos que deje de funcionar el campo, pero sí que cambie este sistema“, concluyó.

Comentarios