Fútbol: “Hay que hacer una refundación muy seria de las estructuras”

El formador Facundo Alvanezzi regresó al país tras una década de trabajar en el Basilea, de Suiza. “Argentina tiene buenos jugadores y formadores, lo que tiene que ser de cero es la idea, porque la base y la gente que trabaja está”, afirmó en una entrevista con El Marplatense.

Por Redacción

martes 16 de abril, 2019

La formación de futbolistas. Esa es la pasión que guía a Facundo Alvanezzi, que tras más de una década trabajando en el Basilea, de Suiza, regresó al país y planea quedarse. Marplatense por adopción, siempre fue caracterizado como “docente argentino con mano de obra europea”. 

Sus referentes pasan por Marcelo Bielsa, César Menotti, Mauricio Pochettino, de entre los formadores argentinos. En base a eso, tiene las ideas claras de cómo se debe encarar un proyecto formativo a largo plazo y se las comentó a El Marplatense en una grata entrevista.

-En estos tres meses que estás acá, ¿pudiste ver cómo se trabaja en la ciudad u otros puntos del país?

En Mar del Plata fui a ver algún que otro partido. Viajé mucho a Buenos Aires, San Juan, Santa Fe, Mendoza, varios lados dando clínicas. Es increíble la cantidad de talentos que hay, me los quería traer a granel. El futbolista y el formador argentino son diamantes en bruto, porque tienen una capacidad de superación y creatividad increíble. Estamos en un proceso donde lamentablemente se prioriza más el resultado que otra cosa. Hay que hacer una refundación muy seria de las estructuras, sobre todo a nivel general. Una refundación global de todo el fundo infantil y juvenil, aplicarlo con una conciencia cierta, con certezas, en el fútbol mayor.

-¿Cómo se logra eso?

Argentina tiene buenos jugadores y formadores, lo que tiene que ser de cero es la idea, porque la base y la gente que trabaja está. La refundación tiene que ser una simbiosis entre entrenadores, jugadores, dirigentes, con una estructura de trabajo ordenada.

-¿Cuánto tiempo demandaría esa refundación y cómo podría llevarse a cabo en el país?

Por ejemplo, Alemania empezó en el 2002 a hacer una refundación muy profunda, junto con España, que terminaron haciendo un efecto dominó. Son procesos que duraron no menos de entre ocho, diez o doce años. No te podés saltear las etapas de formación, los procesos son vitales. Se necesitan formadores que no les interese ganar campeonatos en séptima, octava y novena, si no que cuando llegan a 20 años tengan un panorama armado de la elite del fútbol. Para eso hay que entrenar mucho, trabajar en silencio, no preocuparse por el resultado. El formador no es un entrenador de éxito.

-¿Es el exitismo el principal problema en Argentina?

El exitismo opaca todo el trabajo que puedas hacer. Si obtenés un resultado hoy es lo que vale, y si mañana no lo tenés todo cae en un saco roto. Tendría que ser la antítesis. En un trabajo de larga duración podés desarrollar los trabajos técnicos, coordinativos, juegos de posición. El Barcelona o el Sevilla tienen canteras que priorizan la elite del jugador cuando llega a esa elite, no priorizan el resultado antes, sí la calidad de la materia prima por encima del resultado. Cuando estás en canteras así, que se dedican tanto a la formación cultural, social y deportiva del futbolista, te das cuenta de cierta manera lo lejos que estamos. Pero a la vez cerca, porque Argentina es un país que tiene todo para hacerlo. Si vos no tenés un trabajo de base de larga duración, es muy difícil que tengas un resultado en la pirámide final. Podés tener alguno aireado y esporádico, pero no lo podés continuar en el tiempo.

-Acá en Argentina, el último campeón, que es Racing, tiene una secretaría técnica, que comanda Diego Milito, con un trabajo de seguimiento y scouting tanto para inferiores como Primera. Aplicar un poco el “método europeo” acá. ¿El camino es por ahí?

Yo creo que sí. Son áreas que en Europa son fundamentales, independientes e integrales dentro de un equipo con el cual tienen un grado de relevancia muy importante e interesante. El secretario técnico es el que se encarga de gestionar, analizar, de armar una pretemporada, elegir los jugadores con el técnico, el departamento de scouting seleccionan los jugadores. Son los ojos de los formadores, que no pueden estar en los puntos lejanos donde está el talento. Es algo que te agiliza, revaloriza y capitaliza todo un proyecto de trabajo muy importante.

Comentarios