Arroyo recorrió la Escuela N°58 y le pidió “disculpas a los alumnos”

El Intendente recorrió este lunes la obra del establecimiento del barrio El Martillo, donde se hicieron reparaciones integrales al edificio. “Luchen por la escuela, no dejen de quejarse, soliciten y pidan siempre que los funcionarios están para servirles”, agregó.

Por Redacción

lunes 22 de abril, 2019

El Intendente Carlos Arroyo, acompañado por funcionarios de su gabinete, recorrió este lunes los postergados trabajos de reparación en la Escuela Secundaria Nº 58 del barrio El Martillo, el primer establecimiento incluido en un convenio firmado recientemente entre el municipio, la provincia y el Consejo Escolar.

En ese marco, Arroyo esbozó un pedido de disculpas a la comunidad educativa, por el retraso en la concreción de las obras de infraestructura: “Antes que nada quiero pedirle disculpas a los alumnos que son víctimas de los errores de los mayores. Lamento que esto no se haya hecho antes, nosotros hemos hecho hasta lo imposible y se lo difícil que es mantener una escuela, pero es muy importante que colaboren los alumnos, que los padres se acerquen a la escuela y la hagan propia”.

Luchen por la escuela, no dejen de quejarse, soliciten y pidan siempre que los funcionarios están para servirles”, agregó el jefe comunal, quien estuvo acompañado por el secretario de Gobierno, Alejandro Vicente, el de Hacienda, Hernan Mourelle, el de Educación, Luis Distefano, y la directora del Consejo Escolar, Sofia Badié.

Por su parte, Badié aseguró que “hoy tenemos una escuela en condiciones para que los chicos puedan concurrir”. “Martín trabajo mucho para acompañar este proceso, los chicos votaron por sus derechos, y hoy tenemos este momento que es muy grato. Queremos agradecerle al Intendente por habernos escuchado y poder llevar adelante esto y agradecer también a los padres que comprendieron y entendieron con un reclamo muy respetuoso”, dijo en referencia al director de la escuela, Martín Carrocera.

Carrocera destacó que “se hizo un arreglo total del colegio”. “Empezaron con los techos por donde entraba tanta agua que deterioro todo, así que se arreglaron; también las canaletas, el piso del gimnasio de arriba, se arreglaron todos los cielorrasos, se cambio el tendido eléctrico, las luces, todas las paredes, se pintó todo, se hizo una preceptoría que antes no teníamos, arreglaron las paredes de lo que era la dirección, las fallas que tenían los baños y bueno, fue algo completo”, enumeró.

Para finalizar Lucas, un estudiante de 6to año, explico que “con mis compañeros veníamos pidiendo que se arregle el colegio hace unos dos años y, por suerte, llego el momento después de tanto pedir estas refacciones”. “Estamos muy contentos de que, de una vez por todas, se hayan hecho las refacciones. Estamos felices de tener ya nuestro colegio porque teníamos que tener clases separados y era difícil, pero, por suerte, ya estamos todos juntos”, finalizó.

Comentarios