ARA San Juan: un overol, un cajón de frutas y el saco de un capitán

Fueron los únicos objetos que lograron distinguirse de las imágenes que reveló la Justicia sobre el hallazgo del navío, según dijo a El Marplatense Alejandra Sánchez, hermana de los submarinistas. “Era solo agua. Esperamos mucho para nada”, cuestionó.

Por Redacción

miércoles 24 de abril, 2019

Agua, un overol, un cajón de frutas y el saco azul de gala de un capitán de corbeta fueron los únicos objetos que lograron distinguirse con alguna mínima precisión en las imágenes que reveló este martes la Justicia de Caleta Olivia sobre el hallazgo del ARA San Juan a los familiares de los tripulantes.

Alejandra Sánchez, la hermana de Alberto Cipriano, uno de los cuatro submarinistas marplatenses que iba a bordo del navío, mostró una fuerte decepción por los registros que permitió visualizar la jueza Marta Yáñez a partir de lo aportado por Ocean Infinity.

“Vimos muchísima agua. Las imágenes no se llegaban a distinguir; estaba todo pixelado. Solo pudimos distinguir un overol, un saco de gala con dos botones y un cajón de frutas”, apuntó la familiar, en declaraciones a El Marplatense.

Sánchez consideró que parte de las imágenes y vídeos que se mostraron en la sede de la Cámara de Apelaciones de la ciudad fueron la “nada misma” y lamentó que se haya “esperado tanto tiempo para salir con las manos vacías”. “La única certeza que nos llevamos es que el submarino está ahí”, reconoció, después de la zona del lecho marino que se observó a más de 900 metros de las profundidades del mar.

En este sentido, la hermana del tripulante dijo que se pudo observar que el casco del submarino estaba “arrugado” y “lógicamente comprimido”, teniendo en cuenta que su longitud actual es de aproximadamente 33 metros cuando inicialmente su extensión era de más de 50 metros.

Además, Sánchez cuestionó que tanto las autoridades judiciales como de la Armada Argentina que estuvieron presentes en la videoconferencia que hubo en Mar del Plata y que se replico en otros puntos del país durante más de seis horas “no permitieran hablar ni preguntar nada”. “Cuando terminó, no estaba ni la jueza ni Attis (NdeR: jefe de la Base Naval de Mar del Plata). Nos agradecieron por venir y nos despidieron así nomás”, lamentó.

Hasta este martes, las imágenes del San Juan sobre el lecho marino habían sido observadas en su totalidad únicamente por Yáñez, aunque una parte de ellas habían sido vistas también por familiares de los tripulantes y observadores de la Armada que se encontraban a bordo del Seabed Constructor al producirse el hallazgo.

Cerca de 140 familiares estaban acreditados para presenciar la exhibición del material, y la jueza dispuso que se empleara el sistema de videoconferencia con 17 instalaciones pertenecientes a la justicia federal, desde Jujuy hasta Tierra del Fuego, para evitarles gastos y grandes desplazamientos.

El material aportado por Ocean Infinity -que hizo el hallazgo dos dos días después de que se cumpliera un año del último contacto con el submarino- incluye seis horas de videos en bruto, de donde fueron tomadas gran cantidad de capturas fotográficas.

Este miércoles el material podrá ser visto por la Bicameral del Congreso que lleva adelante la investigación por el colapso del submarino y por la Comisión de Defensa que se ocupa del tema. No podrá ver las imágenes en cambio, como ya lo había adelantado Yáñez, el ministro Oscar Aguad.

A la fecha, la investigación sigue caratulada por “averiguación de ilícito”. De las 44 familias, sólo 26 decidieron presentarse como querellantes, y su representación se divide entre los estudios de los abogados Valeria Carreras y Fernando Burlando, Lorena Arias y Luis Tagliapietra, quien también es papá de uno de los submarinistas.

El 25 de octubre de 2017, el submarino partió desde la Base Naval de Mar del Plata con rumbo hacia la Isla de los Estados, cerca de Tierra del Fuego, para realizar un ejercicio militar. El 15 de noviembre de 2017, cuando regresaba hacia la ciudad balnearia, algo falló. Desde entonces y hasta el sábado 17 de noviembre de 2018 no hubo noticias sobre la ubicación exacta de la embarcación, que finalmente fue hallada a más de 900 metros de profundidades del mar.


 

Comentarios