DÍA DEL TRABAJADOR

Docentes: una tarea comprometida en transformar al entorno social

La docencia como estilo de vida, no es un trabajo más. Marcas, recuerdos, personas y derechos adquiridos, forman parte del trayecto de esta docente partícipe del sistema municipal que hoy, desde su retiro, analiza el contexto actual en retrospectiva.

Por Redacción

miércoles 1 de mayo, 2019

Por Lucía Falchini

1 de mayo, día de todos los trabajadores. Y quienes no quedan excluidos son los docentes. Los docentes comprometidos a transformar el entorno. A cambiarlo todo. A brindar herramientas, transmitir experiencia y confiar en que las nuevas generaciones son el futuro. Un futuro imposible de construirse sin educación y sin un guía dispuesto a dejarlo todo con su pasión y compromiso.

Claudia es docente, ahora jubilada, pero docente que aún así después de un año de haberse retirado, sigue involucrada en todas las comunidades de las que alguna vez formó parte. Y como ella, muchos.

Su camino en la docencia comenzó en Mar del Plata allá por diciembre de 1983, apenas finalizada la última dictadura cívico militar, dentro del Sistema Educativo Municipal, después de haber rendido concurso para su ingreso.

“El 1 de marzo del ´84 ya estaba trabajando. A partir de ahí mi vida dio un vuelco aún mayor al compromiso, generando mucho aprendizaje y sobre todo logrando satisfacción. Tomé el desafío y estudié para trabajar en estas escuelas, porque mi tarea iba a ser dedicarme toda la vida y nunca lo puse en duda“, detalló.

Ser docente del Sistema Municipal no significó un trabajo más, fue una evolución que implicó un cambio en su forma de vida. Un compromiso social dentro del ámbito municipal que atiende a un población muchas veces comprometida con la falta de empleo, carencias de infraestructura o el impedimento de acceso a los servicios básicos; “El docente que trabaja en estas comunidades está involucrado en muchos aspectos, como el deber de informarse y comprometerse para cambiar alguna realidad porque la escuela es un recorte de la sociedad con todo lo que ello implica“.

Su paso y trayectoria de 34 años dentro del Sistema Educativo Municipal, le permitieron desafiarse frente a la tarea docente, “me puso en un camino de aprendizaje permanente para buscar nuevas formas de atraer a la comunidad, porque las escuelas municipales se convirtieron en un punto de cambio en los barrios. Un lugar donde las comunidades pudieron hacer pie y levantarse”, consideró la docente.

Toda implicancia laboral en la vida cotidiana, conllevó a que su grupo íntimo esté compuesto por personas que se encontró durante el camino, “la escuela hizo que tienda redes, y esas redes yacieron fuerte para brindar no solo afecto, sino la seguridad de contar con gente que en determinadas circunstancias apostarían por los valores”.

Los lazos creados en el sistema también incluyeron a los alumnos con los que todavía mantiene contacto, “tengo testimonios de vida de estudiantes que cada mañana los recuerdo. A través de lo que recibieron en la escuela han hecho una mejor versión de ellos, personas de bien que salieron pero vuelven a ayudar y todo eso lo atesoraron de la escuela”.

En este sentido, explicó que estos alumnos “son testimonio vivo de la escuela y no solo yo cuento estas anécdotas, todas mis compañeras los tienen. Entonces es evidente que las escuelas municipales sirvieron de algo.

En retrospectiva, un sistema educativo municipal en el limbo… 

Hoy, los docentes municipales viven un conflicto que los afecta desde todos los niveles, hasta los jubilados. En 1989 se estableció el pago de una bonificación compensatoria a los maestros que se desempeñan en los establecimientos de la comuna, y cuyo monto, desde hace meses, es el protagonista de una fuerte disputa tras un decreto del actual Intendente con el que se dio marcha atrás al beneficio.

Luego de la polémica el Concejo Deliberante aprobó una nueva ordenanza que otorgaba legitimidad a la antigua forma de liquidación. El jefe comunal redobló la apuesta y se encargó de vetar la norma unos días después.

Sin embargo, más tarde, el cuerpo legislativo rechazó el veto y votó nuevamente “por insistencia” la ordenanza. Ante este revés, el Intendente realizó una presentación ante la Suprema Corte de Justicia de la Provincia de Buenos Aires en la que demandó al Concejo Deliberante por “conflicto de poderes”.

En una nueva escalada del conflicto, el pasado 28 de febrero el gremio de los trabajadores municipales se presentó ante la Justicia Contenciosa Administrativa de Mar del Plata para solicitar la nulidad del Decreto del Ejecutivo Municipal 2272/18 en 17 expedientes.

La Justicia dictó una medida cautelar indicándole al Departamento Ejecutivo de General Pueyrredon que debe “dejar sin efecto tres artículos del mencionado decreto y proceder a liquidar la bonificación especial docente como lo hacia antes del dictado de ese acto administrativo”.

Ahora, el Juez estableció un año como tiempo de ejecución de esta medida cautelar, por considerar que es tiempo suficiente para dictar la resolución de fondo.

Un deseo de prosperidad 

Teóricamente tendría que estar descansando y viendo cómo los demás siguen con la tarea que comencé. Fui protagonista de mucho de los logros que obtuvimos los docentes como el código 59, que es un reconocimiento económico obtenido a partir de consideraciones que hicimos desde el ´87 al ´89 en la que establecimos las diferencias por las condiciones de trabajo. Por ejemplo, el tener que concursar para tomar un cargo o no poder pedir pase a otra escuela que esté dentro del partido de General Pueyrredón. El docente municipal cuando ingresa en el sistema, eso lo conoce y acepta como condición, sabiendo que te pone como inferior a todo el sistema provincial. Y cuando digo que uno lo acepta es porque nosotros elegimos trabajar para el sistema municipal.

El deseo de los docentes es el de volver a recuperar lo que ha sido cercenado sin consultas, unilateralmente. Que además vino acompañado de un montón de quejas, descréditos y maltrato. Puedo dar fe de que el docente municipal no se lo merece.

La vida que llevo hoy  y mi forma de ser con el mundo, lo aprendí en la escuela municipal. Fue una profundización de lo humano y definitivamente, si vuelvo a nacer, volvería a elegir lo mismo.

Comentarios