Comienza el juicio al sargento acusado de abuso sexual

El hecho ocurrió en octubre de 2017 en la sede del Grupo de Artillería Antiaérea (GADA) 601. Para la defensa de la víctima, el delito está probado y esperan una condena ejemplar.

Por Redacción

miércoles 29 de mayo, 2019

El sargento acusado de haber abusado sexualmente de una soldado voluntaria en octubre de 2017 en Mar del Plata será enjuiciado a partir de este miércoles en el Tribunal Oral federal. Para la Defensa de la víctima, está comprobado el hecho y apuntan a una "condena ejemplar".

"Esperamos que quede muy claro lo que sucedió. El abuso sexual está probado, podrá haber una discusión sobre el monto de la pena pero esperamos una condena ejemplar. Estamos satisfecho de cómo trabajo la fiscalía y la justicia federal. Incluso la víctima se siente contenida por la institución después de este episodio lamentable", explicó Ariel Ciano, abogado de la víctima, en diálogo con El Marplatense.

El Juzgado Federal había dictado el procesamiento con prisión preventiva del imputado por “abuso sexual agravado por mediar acceso carnal”, resolución que fue confirmada por la Cámara Federal de Apelaciones el 27 de diciembre del año pasado. Luego, a pedido del Ministerio Público Fiscal se amplió la declaración indagatoria del acusado por el uso de un arma en el hecho, lo que resultó en el procesamiento también agravado por ese motivo. La resolución quedó firme.

"La víctima sigue presentando servicio. Hay versiones de cuestiones similares. El hecho probado es este y esperamos una condena ejemplar, no podemos tolerar que queden impunes episodios de este tipo. El abuso sexual con los agravantes tiene previsto una pena de 8 a 20 años. La víctima sufrió todo lo que sufre cualquier víctima de abuso sexual. Está acompañada, pero las cicatrices quedan", agregó el abogado.

Las circunstancias del hecho

De acuerdo a la acusación -convalidada por el juez interviniente-, el delito fue cometido por el sargento primero el 5 de octubre del año pasado, entre las 14 y las 15, dentro de la GADA, ubicada en el km 11,5 de la Ruta Provincial N°11.

Al ser relevada, la soldada voluntaria pasó a la habitación del acusado, tomaron mate y charlaron cerca de media hora. En ese contexto fue que el acusado extrajo su arma reglamentaria y la dejó sobre la mesa. Al momento de confirmar el procesamiento, la Cámara Federal reparó en la relación de poder o autoridad preexistente, como así también de compañerismo, e indicó que el imputado “procuró el momento oportuno para violentar la voluntad de la víctima –con mandatos tales como ‘sentate ahí, es una orden’-, usando su fuerza física –la arrojó a la cama, la inmovilizó, le tapó la boca, le quitó sus prendas de vestir- y forzarla para lograr su cometido”.

La investigación penal comenzó al día siguiente del hecho, con la denuncia interpuesta por la damnificada ante la Comisaría de la Mujer local.

Comentarios