Se triplicó la asistencia de niños a comedores comunitarios en Mar del Plata

Rodrigo Blanco, coordinador local del Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI) indicó que la malnutrición crece de manera preocupante en Mar del Plata.

Por Redacción

sábado 8 de junio, 2019

La malnutrición es un tema que se ha vuelto recurrente en Mar del Plata y se vio intensificado en estos últimos años según los datos que maneja el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (ISEPCI). Desde la entidad, destacaron que se triplicó la asistencia de niños, niñas y adolescentes a los comedores comunitarios.

“Es una problemática que está vigente y que todo indica que hay muchos factores que tienen que ver con la acción social, con la cuestión económica fundamentalmente, que van allanado el camino para el crecimiento de la malnutrición. Cuando hablamos de este tema, en los sectores vulnerables, en el trabajo que realizamos desde el ISEPCI en conjunto con Barrios de Pie, que releva a chicos y chicas que se alimentan en comedores comunitarios, estamos hablando de un sector social, que atraviesa otras vulnerabilidades, en lo socioeconomico, donde efectivamente la dificultad para el acceso a un alimento en cantidad y calidad adecuada, es uno de los factores principales, que se tornan en una causa principal en el fenómeno de la malnutrición, en sus distintas variantes”, dijo Rodrigo Blanco, titular del Instituto, en Radio Mitre Mar del Plata.

Al ser consultado sobre la situación local con respecto a este tema, Blanco destacó que “en Mar del Plata hay problemas que ayudan a que esta situación sea un poco más grave que en otros puntos geográficos del país”., Fundamentalmente porque “tenemos una ciudad que está en el podio nacional del desempleo, continuamente tenemos noticias de cierres de comercios, despidos, con gente que pasa de estar de una situación de cierta estabilidad en lo económico a gente que de repente se encuentra sin ningún tipo de ingreso y eso lógicamente pone a su familia en la imposibilidad de acceder al alimento en la cantidad y la cantidad que precisa un chico o una chica en una determinada edad de crecimiento”.

“Desde el 2017 comenzó un crecimiento sostenido de la concurrencia de personas a los comedores comunitarios. En el 2016 no se llegaba a los 600 niños y niñas en comedores, del movimiento social, hoy nos encontramos con la ultima medición del segundo semestre del 2018 donde hemos relevado a 1432, la cantidad de niños, niñas y adolescentes, con lo cual podemos decir que prácticamente se ha triplicado la cantidad asistencias de nustra muestra que es sobre los comedores comunitarios de un movimiento social, sabemos que hay muchos mas”, aseveró.

Con respecto a una posible solución sobre esta situación que se vive actualmente, Blanco consideró que “la solución tiene que salir de una pluralidad de factores y de políticas publicas apuntadas no solamente a garantizar el acceso en calidad y cantidad adecuada de alimentos que necesitan los niños en su etapa de desarrollo y crecimiento, sino también en otras variables. Nosotros tenemos relevamientos en la ciudad de Mar del Plata y de Batán donde no se cuenta con red de agua potable, con lo cual estamos hablando de comedores, que hacen la cocción del alimento, pero también ingieren, el agua que no se encuentra en optimas condiciones para el consumo humano. El otro factor es como trabajamos en la eliminación o reducción del sedentarismo, que es un habito que se ha expandido en gran parte de la sociedad y fundamentalmente afecta a niños, niñas y adolescentes, por lo que si no hay una oferta deportiva y recreativa barrial, impulsada desde el estado, algo que se va reduciendo en Mar del Plata, tenemos un problema grabe, porque estamos alentando el habito del sedentarismo, que también es parte, del fenómeno de la malnutrición”.

Finalmente el referente de ICEPCI, Rodrigo Blanco destaco que “en los relevamientos que se realizan, observan que los problemas de obesidad y sobrepeso devienen de una alimentación fundamentalmente basada, en hidratos de carbono, en azucares, en grasas, que es lo que contiene mayormente el alimento que el estado le asigna, a los comedores comunitarios e incluso a los comedores escolares, por lo cual lo que planteamos es que el Estado no le esta dando una solución a la problemática, sino que esta siendo parte de la causa y por otra parte existe también una inconstancia, como por ejemplo en el verano donde estuvimos tres meses sin asistencia a los comedores comunitarios, lo que hace que se discontinúe la asistencia en los meses mas cruciales, donde el estado ni siquiera otorga a través de la escuela un plato de comida al día”.

Comentarios