Acampe: “Mi deseo de cumpleaños es conseguir un trabajo”

Walter se despertó esta mañana y, como cada 25 de junio, escuchó “¡Que los cumplas feliz, que los cumplas feliz!”. Sin embargo, no estaba ni en su casa, ni lo cantaba su familia. Está en el acampe frente al Municipio y lo cantaban sus compañeros. Walter quiere un trabajo, sólo eso, un trabajo para no caer en la indigencia.

Por Redacción

martes 25 de junio, 2019

Por Javier Novoa

“Mi deseo de cumpleaños es que me den un trabajo y poder vivir como la gente”, expresó Walter esta mañana luego de recibir un cálido saludo por parte de sus compañeros de carpa.

Walter, como tantos otros, es uno de los marplatenses que decidió acampar frente al Municipio solicitando trabajo y dejar de pasar hambre. Este 25 de junio, en vez de despertar en su casa y recibir las salutaciones de su familia, lo hizo sobre el asfalto, dentro de un gazebo y con temperaturas bajo cero.

“No queda otra, lamentablemente estamos al borde de la indigencia. Antes peleábamos por mejores condiciones, pero teníamos trabajo y para comer”, explicó a El Marplatense mientras revolvía con una madera una gran olla hirviendo. En esa olla, incentivada por las maderas prendidas de un cajón de verduras, se freían unas tortas fritas.

El gazebo donde Walter duerme junto a otros compañeros

Me levanté con mis compañeros cantando el feliz cumpleaños, estamos haciendo unas torta fritas, humildes, como se puede, y esperando alguna respuesta de los funcionarios“, reiteró Walter que mientras dialogaba con este medio utilizaba la olla a modo de estufa. “Dicen que quieren diálogo, pero no se arriman”, analizó y siguió revolviendo.

Al ser consultado por cómo se vive un cumpleaños dentro de un acampe, con frío, sin puertas y sin un colchón, sentenció: “Es la primera vez que me pasa esto”. “Sobre todo, quiero remarcar que queremos trabajo. Mi deseo de cumpleaños es que nos den un trabajo y poder vivir como la gente“, reiteró.

“Con lágrimas en los ojos, te digo que me cuesta vivir. No sé como hacer para sobrevivir. Yo tenía trabajo en las fábricas de pescado, se cortó el trabajó, caímos y acá estamos“, apuntó Walter, mientras sacaba la primera tanda de torta fritas para repartir entre sus compañeros.

Comentarios