Por quinta vez, Ramos Padilla citó a declarar a Stornelli

Deberá prestar declaración indagatoria el próximo 18 de julio en el Juzgado Federal de Dolores, para explicar sus vínculos con el falso abogado Marcelo D’Alessio. El ex jefe de operaciones de la ex SIDE Antonio “Jaime” Stiusso también fue citado a declarar.

Por Redacción

miércoles 3 de julio, 2019

En el marco de la investigación de una presunta red de espionaje ilegal, el juez federal de Dolores, Alejo Ramos Padilla, citó, por quinta vez, al fiscal de la causa de los cuadernos, Carlos Stornelli, a prestar declaración indagatoria para el próximo 18 de julio.

Stornelli fue declarado rebelde el 27 de marzo pasado, cuando se ausentó a declarar por tercera vez, y la semana pasada la Cámara de Casación Penal confirmó su rebeldía, que ya había sido ratificada por la Cámara de Apelaciones de Mar del Plata. Esta es la quinta vez que Ramos Padilla lo cita a dar explicaciones sobre sus vínculos con el falso abogado Marcelo D’Alessio.

Mientras tanto, en la Procuración General de la Nación, a cargo de Eduardo Casal, se tramitan dos expedientes administrativos para evaluar la conducta de Stornelli: uno por haber sido declarado rebelde y otro por su conducta como fiscal a cargo de la causa de los cuadernos de las coimas. Cuando se cumpla el plazo de 60 días hábiles que estableció Casal para estudiar la conducta del fiscal, en la Procuración se deberá tomar la decisión de avanzar o no sobre un posible juicio político o remoción de Stornelli, medida que solicitó el juez Ramos Padilla.

A pesar de haber sido citado en numerosas oportunidades y de la fuerte repercusión que tuvo su conducta, Stornelli considera que la causa de Dolores surgió como una maniobra para desplazarlo de la causa de los cuadernos y entonces -amparado en sus fueros como fiscal federal- se ausentó a prestar declaración indagatoria, instancia en la que los imputados deben hacer una presentación en su defensa.

Además de haber citado al fiscal Stornelli, Ramos Padilla citó a prestar declaración testimonial el espía Antonio “Jaime” Stiuso, ex jefe de Operaciones de la ex SIDE. Hace dos días, Stiuso -espía que concentró poder durante la década kirchnerista- se presentó en los tribunales y dijo que él fue una víctima de operaciones de inteligencia.

Pidió ser querellante en dos expedientes: el que tiene Ramos Padilla en Dolores, y el que tramita en Comodoro Py el juez federal Luis Rodríguez, que tiene a su cargo la causa contra D’Alessio por extorsión al despachante de aduanas Gabriel Traficante. Según detalla La Nación, Stiuso y el juez Luis Rodríguez tienen un vínculo cercano.

Stiuso dijo que fue víctima de la banda de D’Alessio y busca ahora ser acusador en ambas causas. En su presentación a la Justicia disparó contra la diputada de la Coalición Cívica Elisa Carrió, y dijo que cuando ella denunció al ex jefe de la Aduana Juan José Gómez Centurión por la mafia de los contenedores, habría recibido información de D’Alessio. Carrió y las legisladoras de su espacio, Paula Oliveto y Mariana Zuvic, están imputadas en el expediente que se tramita en Dolores.

Ramos Padilla también llamó como testigo al funcionario de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) Pablo Pinamonti, que había pedido ser querellante, para explicar por qué se considera víctima de D’Alessio. D’Alessio le había dicho al empresario chacarero Pedro Etchebest -quien lo denunció por extorsión- que había sido Pinamonti el que lo contactó desde la AFI.

Pinamonti también fue mencionado en uno de los intentos del ex espía Hugo “Rolo” Barreiro -que formó parte de la banda que integraba D’Alessio- por ser aceptado como arrepentido en el expediente de Dolores, como uno de los supuestos responsables de la banda que funcionó de manera clandestina bajo el ala de la AFI.

Según el relato de Barreiro, que finalmente no fue aceptado como arrepentido, los excomisarios Ricardo Bogoliuk y Aníbal Degastaldi, detenidos y procesados en el expediente de Dolores por orden de Ramos Padilla, recibían órdenes de Pablo Pinamonti y Darío Biorci, otro alto funcionario de la AFI y hombre cercano a la subdirectora de ese organismo, Silvia Majdalani.

Cuando quedó detenido, D’Alessio dijo que trabajó para Ricardo Bogoliuk, un expolicía bonaerense que había sido contratado por la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) para desarrollar tareas desde el 4 de mayo hasta el 31 de diciembre de 2017, y para Aníbal Degastaldi, que fue separado de la policía bonaerense en 2003. También dijo que Etchebest, supuesta víctima de extorsión, trabajó en connivencia con Bogoliuk.

Según indicó el juez Ramos Padilla, el objeto de la investigación ya no consiste en verificar si el fiscal Carlos Stornelli participó o no de la extorsión a Pedro Etchebest, sino en investigar operaciones de inteligencia clandestinas y su presunta relación con el Ministerio Público Fiscal.

Comentarios