Arroyo, sobre el servicio cívico: “A los discapacitados les daría un motivo para vivir”

Así lo aseguró el intendente de General Pueyrredon en diálogo con la prensa y dijo que quitar el servicio militar obligatorio fue una decisión de “un grupo de dementes”. También pidió extenderlo a las mujeres. “Creo que debemos ser inclusivos”, agregó.

Por Redacción

miércoles 17 de julio, 2019

El intendente Carlos Arroyo habló esta mañana con la prensa acerca de la decisión del gobierno de implementar el Servicio Cívico Voluntario.  El jefe comunal consideró que la decisión de desactivar el servicio militar fue “un desastre para el país” y aseguró que esta nueva propuesta debería expandirse “a todo el mundo”. “Si incluye a los discapacitados les daría un motivo para vivir, para hacer cosas, para tener un oficio”, dijo.

Arroyo, en una rueda de prensa y ante la consulta del periodista Samuel Zamorano y Clara Barrenechea, consideró que el hecho de que el servicio militar obligatorio terminara fue “una locura hecha por una manga de dementes” y que, en su lugar, simplemente debió modificarse. “Hoy pagamos las consecuencias, hay una enorme juventud que no tiene nada que hacer, que no tiene un oficio y que anda dado vueltas, drogándose en un plaza o tomando cerveza”, aseguró.

El jefe comunal también habló acerca de su propuesta para expandirlo no sólo a hombres, sino también a mujeres y discapacitados, asegurando que les daría “un motivo para vivir, para hacer cosas, para tener un oficio”. “Creo que debemos ser inclusivos, no separar a la gente, sino incluirla toda y que cada uno dentro de su función pueda hacer algo”, continuó.

Respecto a su servicio militar ideal, Arroyo manifestó que no sería necesario “ponerles armas en las manos”, sino que debería ser “una escuela de capacitación, de vida, para que aprendan a tener orden, disciplina y a ser higiénicos”. “No deberíamos hacer algo como el servicio que conocimos, armados y para desfilar, sino algo para que los chicos conozcan el país, para que vean otras realidades y también habría que aprovechar para dar clases”, dijo.

“Yo di clases en el ejercito de historia, tuve alumnos que no sabían quienes habían sido San Martin o Belgrano, y había otros a los que les dábamos una pastilla de jabón, la olían y la guardaban en el armario porque no sabían que era para bañarse”, concluyó.

Comentarios