Aldosivi y eso de acostumbrarse a ser de Primera

Aldosivi sigue en lucha permanente por afianzarse en la máxima categoría del fútbol argentino. Sin embargo, ya no hay tanto revuelo entre los hinchas y la ciudad a la hora de enfrentar a uno de los grandes del fútbol argentino y continental.

Por Redacción

miércoles 14 de agosto, 2019

Por Germán Ronchi

Cuando el club del cual uno es hincha juega, siempre existe ese “cosquilleo”, esa ansiedad típica del futbolero. Esa lucha entre "David y Goliat" acrecienta esas sensaciones. Eso de saberse inferior cumple un rol fundamental en los días y horas previas. Incluso hasta se calcula en el sorteo del fixture “¿cuando nos toca con tal?”.

Desde su llegada a Primera en 2015, Aldosivi vivó cada enfrentamiento con los denominados “grandes” de forma particular. Lo típico de una primera vez. Algo que, incluso, ya había experimentado en el viejo Nacional B cuando enfrentó a River, y con resultados favorables. De hecho, ante esos equipos sus primeras producciones fueron más que satisfactorias, sea de local o visitante.

El “Tiburón” no está instalado como un equipo de Primera, pero así lo siente. Mejor dicho, así se percibe. No hay revuelo, no hay notas en los medios de comunicación, ya no se le da la misma magnitud que hace un "puñadito" de años atrás al enfrentamiento con un grande, como ocurrirá este fin de semana.

Circunstancialmente está en la elite del fútbol argentino, pero en el inconsciente colectivo no está instalado. Asumir como algo natural enfrentar a Boca, River, San Lorenzo, Independiente o Racing (cosa que hace unos años era un mero sueño) da la pauta de cómo se siente el hincha, más allá de cualquier fanatismo.

Si bien existe la real trascendencia por la posibilidad que Daniele De Rossi sea titular, es una cuestión excepcional que provocó Boca con la incorporación del campeón del mundo con Italia en 2006, y que casi todos los clubes vivirán. De hecho, incluso Almagro (hoy en Primera Nacional) lo tuvo enfrente.

Es que no le quedan asignaturas pendientes en ese sentido. Ya no es el típico equipo del interior que llega a la gran liga y sueña primero con ganarle a los cinco grandes, sea cual sea el tiempo que dure su estadía. Ese "peso", Aldosivi se lo sacó rápidamente: el mencionado ante River en la segunda categoría, Boca (2015), Racing (2016), Independiente (2015) y San Lorenzo (2015).

Se siente cómodo en Primera el "Tiburón". Se acostumbró a medirse con los grandes, aunque no descuida ni deja de lado que debe enfocarse primero en la Permanencia. Lo vino haciendo, de paso, se dio "gustitos" ante los grandes. Este torneo será igual, pero acrecentando las metas, ya no se conforma con un batacazo ante los poderosos. Y quién dice que mientras busca mantenerse, de paso, no se de el "gustito" de clasificar a una copa internacional; en la temporada pasada, quedó muy cerca.

 

Comentarios