Procesaron a seis personas por formar una millonaria banda que vendía estupefacientes

La organización operaba tanto en Mar del Plata como en Tandil y fue desbaratada hace un mes. Del total de procesados, cuatro quedaron detenidos. Las otras dos no atraviesan prisión preventiva por tener niños y familiares a cargo. Con el dinero obtenido por la actividad ilícita, habrían adquirido vehículos de alta gama y bienes de gran valor.

Por Redacción

martes 17 de septiembre, 2019

Seis personas que se dedicaban al comercio de estupefacientes fueron procesada en las últimas horas, luego de que su banda hubiera sido desbaratada hace un mes. La decisión fue tomada por el juez federal Santiago Inchausti, mientras que la investigación estuvo a cargo de Fiscalía Federal N°2. El operativo fue denominado “Zeus”. 

El magistrado también decretó la falta de mérito de una séptima persona investigada y el embargo para cada uno de los acusados por un millón de pesos. Los cuatro hombres quedan detenidos con prisión preventiva, mientras que las dos mujeres serán mantenidas en libertad, por tener niños y/o parientes a su cargo. 

La investigación comenzó a causa de un llamado a la línea de denuncia 134, sobre una vivienda situada en la avenida Jara, la cual se utilizaba como punto de comercialización de droga. Lo primero que se ordenó fue la intervención de los números telefónicos de los sospechosos, lo que terminó por confirmar que existía un grupo de personas organizadas en distintos niveles, encargadas de adquirir clorhidrato de cocaína en un presumible alto grado de pureza, para después mezclarla con otras sustancias y venderlas en Mar del Plata y Tandil.

La pesquisa logró determinar los distintos roles de los integrantes de la banda: en un primer eslabón se ubican dos socios y la pareja de uno de ellos, quienes resultan ser los principales proveedores de la sustancia estupefaciente; en un segundo eslabón de la cadena de comercialización se ubica otro hombre junto a su pareja; mientras que en el eslabón inferior se ubica un joven que se encargaba del corte y estiramiento de la cocaína, como así también de la venta a consumidores en viviendas acondicionados a esos fines, o bien bajo la modalidad de delivery. No se logró identificar a los proveedores iniciales.

La investigación derivó en once allanamientos realizados el 14 de agosto –ocho en Mar del Plata y tres en Tandil– en los que se secuestró cocaína, tres armas de fuego –una calibre 9 mm y dos calibre 38- , cerca de 200 mil pesos, casi 6500 dólares, y un automóvil Toyota modelo Corolla, presuntamente utilizado para repartir el material estupefaciente.

Según la hipótesis fiscal, los acusados “con el producido de esas actividades ilícitas, habrían insertado en el mercado las ganancias y/o adquirido bienes, como ser rodados, propiedades, dinero en efectivo, cheques, tal como surge de los informes acompañados por la fuerza actuante, y de las escuchas telefónicas realizadas”. En este sentido, Inchausti resaltó que se habrían adquirido vehículos importados, de alta gama, propiedades con valores millonarios, tarjetas de crédito con límites disponibles elevados y cuentas con posibilidad de girar en descubierto por montos exorbitantes.

Al dar cuenta de la situación procesal y la calificación legal sobre las maniobras desplegadas, se les reprocha a los acusados integrar una asociación ilícita, dos de ellos como jefes y organizadores.

Además, sobre uno de los principales acusados y sobre su pareja pesa la acusación por tenencia de material estupefaciente con fines de comercio, por haberse encontrado en su vivienda casi 300 gramos de cocaína. En tanto los restantes integrantes de la organización deberán responder como coautores del delito de comercio de sustancias estupefacientes.

 

Comentarios