Subió a la cima del Aconcagua para homenajear a los 44 tripulantes del Ara San Juan

La expedición inició con los 1600 kilómetros que separan a la Base Naval de Mar del Plata del Parque Provincial Aconcagua, en Mendoza. Una vez allí, subió los 6962 metros de altura y la bandera en homenaje pudo flamear en lo más alto.

Por Redacción

jueves 23 de enero, 2020

Guillermo Tibaldi cumplió el objetivo de llegar a la cima del Aconcagua para homenajear a los 44 tripulantes del submarino ARA San Juan, tal como había prometido meses atrás. Partió a pie desde Mar del Plata y logró subir 6.962 metros de altura.

La travesía lo hizo llegar el 4 de enero al Parque Provincial Aconcagua, donde fue recibido por las autoridades de Recursos Naturales de Mendoza. La “expedición homenaje 44” estuvo formada por el guía Gabriel Cabrera y el montañista Alejandro Cruces.

“El Aconcagua no es fácil, si bien por la ruta normal no requiere de material técnico de escalada, su altitud, su ambiente sumamente seco y su inestable meteorología hacen al Coloso de América un increíble desafío psico-físico”, explicó Tibaldi en una crónica que redactó para narrar su aventura.

Finalmente fue el 16 enero cuando asomó “llorando desconsoladamente mi cabezota pelilarga y barbuda a la cumbre de occidente”. Allí, en la cima del Aconcagua, resonó el grito de “presente” tras cada apellido de los 44 tripulantes del ARA San Juan.

“Esa madrugada de ventana de buen tiempo que nos regaló el Aconcagua abrazando a los 44, también salió hacia la cumbre mi noble amigo y partícipe muy activo en este homenaje Alejandro Cruces, quien tuvo que desistir su ascenso por seguridad a los 6400 metros, no es poca cosa, y cumpliendo una valiosa colaboración para que la cordada logre el objetivo”, agregó.

Una expedición que comenzó como “una locura” para muchos, logró llevarse a cabo. Una acción que significó un desafío personal para cada uno de quienes participaron y para todos los que veían como imposible culminarla.

“Esa bandera con el nombre de los 44 que tuve el honor de flamear en lo más alto de la patria fue acariciada por miles de manos argentinas de todas las edades y estratos sociales. Miles de historias guardan hoy sus fibras, el manifiesto cariño de la sociedad a sus héroes”, concluyó Tibaldi

Comentarios