INCENDIO EN TORRES Y LIVA

Estaba en proceso de adopción cuando se incendió su hogar: "Mis sueños eran otros"

Ángela vivía en el departamento ubicado en 14 de julio al 1744 junto a su niña cuando comenzaron las explosiones en Torres y Liva. "Yo tenía una historia de vida, un plan y en diez minutos mi realidad y la de todos los vecinos era otra", contó. A más de un mes de la tragedia, sin respuesta alguna y sin resoluciones a los problemas, la vida sigue. La historia. 

Por Redacción

miércoles 29 de enero, 2020

Ángela Medina vivía en un departamento del segundo piso ubicado en 14 de Julio al 1700 cuando todo cambió. El día le dio paso a la noche como era usual. A las 21.50 sus sueños eran los de siempre, terminar el proceso de adopción que atraviesa junto a su hija y comenzar una vida juntas. A las 22.10 todo había cambiado. 

A más de un mes del incendio que mantuvo en vilo a la población marplatense y a la Argentina en general, Ángela recuerda las explosiones, el humo, la tranquilidad de saber que su hija no estaba en casa en ese momento. "Yo tenía una historia de vida, sueños desde otro lugar, y después mi realidad y la de todos mis vecinos cambió", contó, en diálogo con CNN Radio Argentina en Mar del Plata.

Sobre esa noche, expresó: "Eran bombas, pude ver como explotaban, nunca viví una cosa así, fue terrible ver como el fuego rojo y naranja entraba por mi lavadero, el departamento era una guerra y pasé de tener todo a no tener nada material". Con la ayuda de vecinos, conocidos, amigos y familiares, pudo recuperar algunas de sus pertenencias y conseguir un lugar donde vivir. 

"Al otro día iba a venir el asiente social para hacer los trámites de adopción, en esa vivienda mi hija tenía su cuarto, yo el mio, ella estaba haciendo el proceso de adaptación, yo tenía muchos sueños  y el departamento tenía mucho amor", continuó. Su mayor miedo, que esto afectara la adopción, finalmente no se concretó y desde el juzgado también manifestaron su apoyo.

A pesar del paso del tiempo, la incertidumbre del primer día se mantiene. "Me siento olvidada, no sé quién tiene la culpa acá, si el dueño, la municipalidad o el seguro, pero lo único que sé es que a todos nos transformo la vida", expresó.

Sin respuestas por parte del seguro, dado que se está a la espera de la investigación y la resolución del caso, Ángela y el resto de los damnificados no saben qué va a ocurrir. "No tenemos ninguna respuesta del seguro, del dueño de Torres y Liva ni del intendente, aunque tiene la mejor predisposición para ayudarnos, seguimos como el primer día", lamentó.

"No me pasa solo a mi, somos muchísimas familias que siempre pagamos las pólizas, que las seguimos pagando y ahora hay gente que no tiene ni para comprar un litro de leche, nosotros somos gente de bien, gente trabajadora y buenas familias", concluyó.

De acuerdo con lo informado por fuentes oficiales, la demolición de los restos de los edificios afectados demorarían un total de 45 días. Los trabajos se harían de manera "lenta y controlada" para no causar muchos inconvenientes a vecinos y comerciantes de la zona.

 

Comentarios