Siempre un refugio

Por Jorge Kupferman

martes 7 de abril, 2020

De un modo inédito y dramático ha impactado en el mundo la pandemia del Covid-19. Si bien el alcance de sus consecuencias a nivel económico aún es impredecible, desde el sector de real estate especializado en el mercado de Estados Unidos podemos aportar algo de luz.

Como siempre destaco, al hablar del mercado de real estate en Estados Unidos es necesario considerar cada plaza por separado. No es lo mismo el mercado inmobiliario de Miami que el mercado de Detroit, Baltimore y Filadelfia, por mencionar las ciudades con las que estamos trabajando desde hace años. Incluso, dentro de Miami mismo debemos diferenciar el mercado inmobiliario caro del barato.

En relación a la crisis actual, es necesario aclarar que los inmuebles más caros dentro del mercado de Miami ya se venían viendo afectado previo al efecto del  coronavirus. Sobre todo en zonas como Brickell y Sunny Isles. Y es posible que el impacto de la pandemia los afecte aún más.

Pero las propiedades en ciudades como Baltimore, Filadelfia y Detroit no sólo no se van a ver afectadas por el impacto de la pandemia sino que, incluso, es muy probable que se vean favorecidas.

Durante la crisis financiera global del 2008/2009, en la que los precios de las propiedades descendieron hasta valores ridículos, se provocó al no poder la gente pagar las hipotecas. Fue entonces cuando estas propiedades pasaron a poder de los bancos y estos, no siendo especialistas en el mercado inmobiliario, resolvieron “quitárselas de encima” a valores irrisorios.

En el contexto actual, muy diferente al de la crisis antes mencionada, los bancos reciben apoyo de las autoridades gubernamentales y, al día de hoy, ofrecen incluso una gracia de tres meses para abonar las cuotas de las hipotecas. Si tenías un préstamo  que vencía en mayo de 2035 ahora va a vencer en agosto de 2035. Hoy hay planes por los cuales no se pueden ejecutar hipotecas a las propiedades. O sea, que no va a haber foreclosure (ejecución de hipotecas) y, por tanto, no se van a caer los precios. Esto redundará en un escenario en el que no abunden las ventas de propiedades y en el que, por ende, sus precios no bajarán.

Inevitablemente, esta crisis nos afectará a todos. Sin embargo, el ladrillo siempre será un refugio de valor. Y quienes apuesten por esta alternativa lo harán por propiedades en ciudades como Detroit (donde ofrecemos propiedades desde 50 mil dólares con una gran revalorización) y en Baltimore y Filadelfia (donde las propiedades parten de los 90 mil dólares y con una renta garantizada).

Decimos esto porque se trata de propiedades categoría B, B- o C y es en estos sectores donde va a haber más demanda. Los inquilinos que se encontraban una propiedad de categoría B, seguramente se acomoden en una propiedad categoría C. Y este derrame hacia categorías menores se sucederá indefectiblemente a raíz de la disminución del ingreso. Esto hará que las propiedades en ciudades como Detroit, Baltimore y Filadelfia no sólo no van a sentir el impacto de la crisis producto de la pandemia sino que, incluso, posiblemente aumenten su valor al aumentar su demanda.

Quien tenía dinero en la bolsa o en su casa, encontrará en el mercado de real estate, una vez más, un lugar donde resguardar sus ahorros.

Y no sólo hablamos de mantener el dinero a salvo. En Detroit contamos con propiedades que van a tener una gran revalorización, además de una buena rentabilidad; y en Baltimore y Filadelfia, con una rentabilidad del 10 al 13% anual en dólares con renta asegurada. Además de esto, siempre destacamos que Estados Unidos ofrece seguridad jurídica, rentabilidad en dólares e inversión en moneda fuerte.

Sin dudas, son rentabilidades que, en un contexto de crisis, se convierten en el mejor refugio de nuestro dinero.

Comentarios