Televisión

Relato estremecedor de Andy Kusnetzoff tras recibir el alta: "Entrás en una que no sabés cómo sigue"

Tras abandonar la clínica, el conductor de PH: Podemos hablar dio detalles de cómo transitó la enfermedad y qué fue lo que sintió. Deberá continuar aislado.

Por Redacción

miércoles 22 de julio, 2020

El 13 de julio, Andy Kusnetzoff concurrió al Sanatorio de La Trinidad para realizarse un hisopado, debido a que tenía mucha tos. Pese a que no presentaba fiebre ni otro síntoma, al día siguiente le informaron que tenía coronavirus y debió quedarse internado.

Una semana después, el conductor de PH: Podemos hablar (sábados, a las 22, por Telefe), fue dado de alta de la clínica y contó cómo está de salud y de qué manera transita la enfermedad.

"Lo importante es que estoy mucho mejor, recuperándome. Ayer me dieron de alta en el Sanatorio. No volví a casa: estoy en un departamento terminando la cuarentena, lo que me quedan de días para poder estar con Flor (su mujer) y Helena (su hija). Sigo aislado y solo", explicó, de entrada, en Perros de la calle, el ciclo que conduce por Radio Metro.

Días atrás, a través de Instagram, Andy había transmitido calma, pero hoy reveló detalles del susto que se llevó cuando recibió los primeros análisis: "Cuando me acerqué a La Trinidad, la idea era testearme e irme a mi casa y seguir la cuarentena ahí. Pero mi médica, la doctora Silvina Serra, me dijo: 'Con esta tomografía no te puedo dejar ir...'. Bueno, eso fue un momento difícil. La verdad es que tuve una neumonía bastante grande".

Allí, el conductor reconoció que se asustó y tomó consciencia de la gravedad de la situación: "Cuando la doctora me dijo que no me podía dejar ir que tenía flor de neumonía, la verdad que entrás en una que no sabés cómo sigue. Empecé a tener fiebre y veía que los médicos me iban chequeando. Me bajaron muchísimo los glóbulos blancos, lo cual era malo porque habla de la infección que tenés y el panorama no era bueno. Uno lo transita y ya, pero hay un día que pasás en el que o mejorás o empeorás y a mí me tocó mejorar..."

Y reflexionó, al respecto: "Este virus te puede agarrar de diferentes formas. Hay algunos que son asintomáticos y quedan inmunes, esa es la mejor manera de transitar esto, pero hay un porcentaje de gente que se agarra neumonía y no es fácil. Es duro. Dentro de todo, yo pude salir bien".

Ya casi recuperado, aunque tiene que hacer una semana más de cuarentena, Kusnetzoff contó cuáles fueron los síntomas que tuvo: "Es como que sentís que tenés todo el cuerpo cagado a palos. Estás como agotado, no tenés fuerza. . No perdí el olfato ni nada de eso, pero tuve fiebre los primeros días y te van monitoreando el oxígeno. Yo por suerte zafé del respirador, así que toda la semana fui mejorando, por suerte, pero es difícil".

Además, el ex notero de CQC también relató su experiencia de estar encuarentenado al extremo en una habitación en la que no recibió más que visitas de sus enfermeros y médicos durante siete días y en donde no salió ni al pasillo.

"En ese momento tuve un gran poder de adaptación y me entregué, pero entrás a una habitación y pasa una semana y no se abre la puerta. Vos no salís nunca. Entran enfermeros y médicos. Pero no podés ni salir al pasillo. Es muy raro. Eso te da tiempo para pensar, reflexionar. Un poco ahora me angustia al contarlo, pero me parece importante agradecerle a los médicos que, la verdad que para que una doctora te chequee la fiebre deben tardar 15 minutos en vestirse. Es todo un traje completo donde no se filtra nada y ese laburo uno lo aprecia un montón. Son los únicos que entran a verte. Estuve varias veces internado y ahí están tus amigos, la familia pero en esta situación no es así...", contó, emocionado.

Después de una semana sin entablar comunicación con el mundo exterior, Andy tenía mucho que contar y aprovechó también para dejarles un mensaje a sus oyentes para que sigan respetando la cuarentena y no se relajen ante el coronavirus.

"Hice todo lo que tenía que hacer y me contagié. No se confíen. Yo no tuve la omnipotencia, no me relajé nunca y acá estoy. Hasta empecé a usar la máscara transparente que tapa la cara y sin embargo me contagié. Me cuidé consciente totalmente, en ningún momento me relajé... A los relajados, traten de cuidarse. Hagan lo que puedan, pero tomen consciencia y no todo es el asintomático que se le pasa y es solo una gripe. Yo no lo veo así y estuve en una terapia intermedia. Por suerte estoy bien y es lo más importante, pero les cuento mi experiencia que soy uno de los que trató de no contagiarse. Y no tengo idea cómo me contagié tampoco", aseguró.

Sobre el final de la nota que le realizaron a Kusnetzoff, la producción de Perros de la calle jugó la carta del golpe bajo y pasaron al aire un mensaje que le dejó su hija, Helena al conductor: "Papá te quiero mucho, quiero saltar, tocar la guitarra. Te comparto los caramelos. También quiero jugar a las escondidas con papá. Quiero jugar, dormir, mamá te quiere también. Te amo mucho".

Emocionado, y casi sin poder hablar, Kusnetzoff agradeció el gesto y volvió a enfatizar en cuidarse los unos a los otros de esta dura pandemia que azota al mundo: "Me mataron con ese audio. Lo que más extraño es estar en casa y con mi familia. Y bueno, ojalá que sea así. Y hoy puedo sentir que puedo dejar atrás eso y seguir con todo en la vida...Hay que cuidarla a la vida. No sé por qué me tocó a mí, pero tengo que aprender algo de eso..."

Fuente: Clarín

Comentarios