Repensar el municipio a través de redes internacionales de ciudades

Por Mercedes Giuffré

domingo 16 de agosto, 2020

"Toda política, es política local"

El “repensar político” de las ciudades con una visión hacia el futuro, permite dar un paso más en la búsqueda de soluciones para un mundo cada vez más asimétrico, pero desde una perspectiva micro: la ciudad; entendiéndola, como una red de relaciones humanas. Las preocupaciones del ciudadano están enfocadas hacia una mejor calidad de vida, y a la búsqueda de soluciones a los problemas inmediatos de los servicios del entorno urbano.

17 de las 20 ciudades más grandes del mundo, se encuentran en países en vías de desarrollo. El deterioro físico es evidente, en estas ciudades y en otras que reciben permanentemente una población aluvional. La infraestructura física se vuelve insuficiente, y se advierte una suburbanización y metropolización crecientes. Este fenómeno trae aparejado una concentración de pobres, desempleados, y personas sin hogar, y a su vez los índices de delincuencia urbana están en aumento.

Conceptos como centro urbano y periferia urbana, han cambiado de significado. Los municipios se transforman en una serie de espacios urbanos contiguos, fragmentados en zonas de trabajo, de producción, de servicios, de vivienda y de ocio, en un desarrollo tentacular, provistos cada uno de ellos de centros de interés, ya no se los llama ciudades, sino conurbaciones, áreas metropolitanas, que irán en un aumento constante, según se desprende de la observación de los cuadros correspondientes.

Esta fragmentación se hace evidente al comprobar que el desarrollo centro-suburbio está siendo superado, no hay un centro único ni un único suburbio en la mayoría de las ciudades mayores de 100.000 habitantes.

En los Datos del último Censo argentino, que clasifica la población por localidades vemos que :

* El mayor número de localidades tiene entre 500 y 15.000 habitantes.

* La ciudad de Mar del Plata se encuentra en el lugar 7o, junto con otras 5 ciudades, con una población entre 500.000 y 999.999 habitantes (850.000).

La prioridad uno de todo municipio, sin duda, aparte del bienestar de su población, es el crecimiento económico y la transformación urbana en beneficio de sus habitantes, y a partir de esto, construir prosperidad y competitividad internacional. Los fuertes lazos internacionales en todo nivel, habilitan a ello.

La interacción con diferentes ciudades del mundo, expone a cada municipio a perspectivas diferentes, nuevas técnicas de gestión, nueva tecnología, nuevas ideas.

Los hermanamientos nacionales y sobre todo internacionales en las áreas de Cooperación Internacional; son una de las más útiles herramientas de un gobierno local, a fin de insertarse y posicionarse internacionalmente. Si nos referimos al propósito expreso, el mismo consiste en aumentar la comprensión internacional, fomentar la paz y el entendimiento por medio de la comunicación internacional y el intercambio persona-a-persona a través de las relaciones ciudad-a-ciudad.

Los lazos de hermanamientos no solo construyen puentes económicos, sociales y culturales, y educacionales entre ciudades, sino que además contribuye a forjar intercambios de socios comerciales y turísticos.

Cuando observamos el caso de la ciudad de Auckland en Nueva Zelanda, vemos que un tercio de los estudiantes universitarios que allí se capacitan, lo hacen como resultado de las relaciones internacionales iniciadas por los hermanamientos; y la cantidad de dinero que esto genera en movimiento económico para Auckland, es la nada despreciable suma de 115 millones de dólares anuales, sumado a 2100 nuevos trabajos.

“Toda política, es política local”

Es fundamental el seguimiento de estos hermanamientos y cuantificar sus resultados de manera científica y consistente, para que no quede simplemente, como sucede actualmente, como gentiles palabras escritas pero incumplidas, y donde no se advierte la menor iniciativa del area pertinente del Municipio, ni en gestiones anteriores ni tampoco en la actual.

Se está desperdiciando el esfuerzo y los logros, que no son de una gestión, sino de los vecinos de la ciudad, y que sus “servidores públicos”, parecen no comprender porque los circunstanciales ocupantes del ejecutivo, aplican la fórmula de Tabula Rasa, a todos los proyectos que heredan, creyendo que su gestión va a inventar la pólvora una vez más.

Tal como sucede con el Plan Estratégico de General Pueyrredón, que sumó por años voluntades y detallados estudios que no se utilizaron; otra utilísima herramienta mal aprovechada.

El irreversible proceso de concentración urbano en General Pueyrredón y en el mundo, permite advertir la clara conformación de bloques regionales de comercio, lo cual refuerza la concentración de funciones en un planeamiento estratégico, de coordinación, de prestación de servicios especializados, y de foros de interconsulta: Mercociudades, Eurociudades, Red Asiática de Ciudades con cabecera en Shanghai y tantas otras. En el caso del encuentro en París, en mayo de 2004, se conformó la organización mundial Ciudades y Gobiernos Locales Unidos, a partir de la fusión de las dos grandes asociaciones de ciudades, que han logrado innumerables éxitos de conocimiento compartido, a la fecha.

Existe además otra ventaja en estas unidades regionales, que es la del florecimiento de capitalizar experiencias de otras ciudades, caso Curitiba, por ejemplo, de la cual hay tanto para aprender, y aprovechar en beneficio de los ciudadanos. La ciudadanía seguramente desconoce el poder de presión de estos bloques de ciudades sobre la gestión ante autoridades provinciales/estatales/nacionales, con el peso político que esto conlleva.

El intercambio nacional / Internacional de ciudades, permite que las agrupaciones de ciudades más antiguas y con más experiencia, puedan poner sus recursos humanos y su expertise, para ayudar a las nuevas alianzas en el proceso de planificación estratégica y de mejora de la capacidad de gestión.

Las naciones se fortalecen de acuerdo al crecimiento de cada uno de sus municipios, y el trabajo en red multiplica este crecimiento.

Los hermanamientos como herramienta habilitan:

• Contactos comerciales

• Canal de salida internacional a nuevos mercados y líneas de productos.

• Difundir el conocimiento internacional, de personas, empresas y de la ciudad como un todo, ofreciendo competitividad. .

• Reducir costos, tiempos y burocracia en las transacciones.

Optimizar los servicios en general y los de transporte en particular (Caso Curitiba, que tuve la oportunidad de valorar in situ).

• Atraer estudiantes extranjeros. .

• Facilitar el conocimiento y compartir tecnología.

• Hacer conocer la ciudad en ámbitos de difícil acceso, conquistando nuevos turistas.

Las relaciones de hermanamiento han evolucionado desde sus inicios en los años 50’s;

Si en un principio fueron de intercambio cultural y educacional, ahora uno de los objetivos principales, es el de complementación económica. Pero los objetivos

culturales y comerciales no se excluyen mutuamente. Vivimos en un mundo donde las barreras culturales se han reducido debido a la tecnología, y a las redes sociales.

El nuevo rol estratégico del Municipio del siglo XXI, surge de considerar a este como el punto de máxima inflexión entre Estado y sociedad; allí donde la lógica del Estado, y la lógica de las demandas de la vida diaria de sus habitantes, se entrelazan recíprocamente, y que en épocas como esta, de COVID 19, capitalizar la experiencia de otras ciudades, hubiera salvado tiempo y esfuerzos.

En el mes de marzo pasado, personalmente ofrecí al municipio de General Pueyrredón, todos los manuales en castellano publicados por la ciudad de Wuhan y otras ciudades chinas, sobre como habían tratado la pandemia. Nadie me respondió para solicitarlos. Se ve que lo sabían todo.

Idem en el caso de Corea que ofrece tecnología sobre Smart Grid y sistemas de transporte inteligentes hasta la mitigación de riesgos, monitoreo de la calidad del aire y desechos inteligentes.

Koffi Annan (ONU) afirmaba que los seres humanos continúan enfrentando un terrible desafío: como hacer de las ciudades, lugares adecuados para vivir, trabajar y soñar. Casi la mitad de la población del mundo vive ahora en áreas urbanas. Proyecciones para el cercano 2025 muestran que 2/3 de nosotros seremos habitantes de ciudades, y hacer de ellas unidades multifuncionales integradas internacionalmente dependerá en gran medida, de las redes de todo tipo, en las cuales estén insertas, y en la visión a largo plazo de los políticos, y no ocupantes circunstanciales de cargos públicos; que sepan llevar adelante las reformas necesarias para lograrlo.

Magíster Mercedes Giuffré

mgiuffre@mdp.edu.ar

Mar del Plata, Argentina

Aclaración: los conceptos vertidos de quienes opinan son absoluta responsabilidad del firmante.

Comentarios