Partes del Todo

Por Fernando Poó

domingo 30 de agosto, 2020

  1. Albert Camus recibió el premio Nobel de Literatura en 1957, y murió en 1960 en un accidente automovilístico a los 47 años de edad. Poco tiempo antes había afirmado que no concebía una forma más estúpida de morir que un choque de autos. En su obra literaria la muerte se vinculaba con el absurdo de la existencia. Morir, decía, hace de la vida una broma. Aun así, Camus defendía la rebeldía del ser humano y su capacidad para la afirmación y la libertad. Puede ser una tentación leer en estos hechos un mensaje oculto que el autor reprobaría. Cada año 1.300.000 personas pierden su vida en las calles y rutas del mundo, cerca de 6000 son argentinos. La insensatez de cada muerte vial reside en su multiplicación ante nuestros ojos sin que nos rebelemos frente a ellas.
  2. ¿Qué tienen en común Lady Di, James Dean, y el Potro Rodrigo? Todos ellos murieron jóvenes y en siniestros viales. Su juventud destaca el final anticipado de sus vidas bajo la convicción de que no estaban destinados a morir. Somos es el resultado de la confluencia de nuestras acciones con las acciones de los demás. El chófer de Lady Di manejaba bajo los efectos del alcohol, pero ella no llevaba puesto el cinturón de seguridad. James Dean conducía un auto al que le apodaban Pequeño Bastardo por su peligrosidad, y desoyó a quienes le aconsejaron no hacerlo. Chocó contra otro auto que se cruzó en su camino en la ruta. Rodrigo era pasajero en una camioneta. Tampoco usaba cinturón de seguridad. Pequeñas acciones pueden alejarnos de un final anticipado. Respetar los límites de velocidad, verificar la seguridad de nuestros vehículos, y usar el cinturón de seguridad son medios disponibles para tener una larga vida.
  3. La seguridad vial es una cuestión de velocidad. En Argentina los límites máximos para circular en las ciudades son de 60 kilómetros por hora en avenidas y 40 en calles internas. Su finalidad es que los desplazamientos sean seguros. Pero, ¿realmente lo son? En un atropello a una velocidad de 30 kilómetros por hora el 90% de los peatones sobrevive, es decir, 9 de cada 10. Si subimos un poco la velocidad, pongamos que a 50 kmts, nos encontramos con que sólo sobrevive el 20%, es decir, 2 de cada 10. A 60 kmts por hora es casi imposible sobrevivir. Podemos decir, sin temor a equivocarnos que los límites de velocidad máximos permitidos no son seguros. Se derivan dos recomendaciones. La primera es para quienes conducen. Siempre que puedas circulá a bajá velocidad. Vas a llegar a destino igual y, tal vez, salves una o más vidas. La segunda es para legisladores y autoridades: prevenir algunas muertes viales está al alcance de 10 kmts por hora.
  4. La seguridad vial es una cuestión de prioridades. La regla que debemos seguir es proteger siempre al más vulnerable. Los peatones son más vulnerables que los automovilistas, ya sea que consideremos su falta de protección ante un atropello, o que revisemos las estadísticas de víctimas fatales. Peatones somos todos, pero más aún son los niños, los adolescentes y los adultos mayores. En auto, quien circula por la derecha es más vulnerable que quien circula por la izquierda ya que en un choque con un impacto lateral está mucho más expuesto a sufrir lesiones graves. Otra prioridad que misteriosamente parece difícil de respetar es la de las rotondas. Todas las rotondas tienen como objetivo distribuir el tránsito y apaciguarlo, es decir, reducir la velocidad de circulación para hacerlo más seguro. Por eso el que circula tiene prioridad sobre el que ingresa y debe ceder el paso al que egresa. Dar la prioridad es la vía más directa para obtenerla cuando nos corresponda.
  5. Volverse viral es un deseo contemporáneos. Las redes sociales se tratan, en gran medida, de ver y de ser visto aunque nadie puede asegurar de qué manera llegará la efímera fama ni qué consecuencias tendrá. De manera contraria, ser visible en el tránsito puede ser cuestión de vida o muerte. Por este motivo, los ciclistas y los motociclistas deben lograr destacarse del resto del ambiente. Es importante que usen ropas y accesorios claros (preferentemente de colores poco habituales como el naranja o el amarillo), y que el casco también sea de color claro (el blanco es una muy buena opción). Es conveniente que las motos lleven siempre las luces encendidas, sin importar el momento del día. Si los ciclistas van a circular de noche deben llevar luces. Roja e intermitente atrás para no ser confundidos con un objeto fijo, y blanca y fija adelante. Es importante recordar que del mismo modo que las redes sociales nos invitan a mirar a quienes se nos parecen, los automovilistas tienden a buscar visualmente a otros automovilistas.
  6. El tránsito es el ambiente. Desde hace un tiempo estamos preocupados por el calentamiento global y sus consecuencias. Si la temperatura global subiera más de 1,5%° C antes del año 2050 enfrentaríamos problemas como el aumento del nivel del mar, sequías, falta de acceso al agua, reducción de la flora y la fauna, y la disminución de alimentos disponibles. Una de las mayores fuentes del calentamiento global es la emisión de dióxido de carbono por la actividad humana, principalmente el transporte. Por eso desde hace tiempo se realizan comparaciones sobre la eficiencia de distintas formas de movilidad. Se comparan en las mismas rutas, la energía y el tiempo utilizado para llegar a destino. En distancias menores a los 10 kilómetros la bicicleta es el medio de transporte más eficiente después de la moto, pero es menos peligrosa, no contamina, te mantiene ejercitado, y reduce el estrés. La bicicleta como la caminata te llevan puerta a puerta y no perdés tiempo buscando donde estacionar. Antes de usar el auto pensá si realmente lo necesitás.

Aclaración: los conceptos vertidos de quienes opinan son absoluta responsabilidad del firmante.

Comentarios