Luna Roja: multan a concesionario por contaminar el Arroyo Lobería

El gobierno de Guillermo Montenegro sancionó a la empresa concesionaria de la UTF “Playa Bonita”. En enero, se clausuró el balneario que administra Horacio Ipucha tras las denuncias de los vecinos de la zona sur.

Por Redacción

martes 1 de septiembre, 2020

Por Carlos Walker

Tras la detección de distintas irregularidades, el gobierno de Guillermo Montenegro le aplicó una multa de 58.240 pesos a la empresa concesionaria de la Unidad Turística Fiscal (UTF) "Playa Bonita", más conocida como Luna Roja. Así se refleja en la reciente resolución N° 106 rubricada por el presidente del Ente Municipal de Turismo, Federico Scremin.

Luna Roja, ubicada en el kilómetro 542 de la ruta 11, forma parte del Paseo Costanero Sur. En la documentación oficial, a la cual El Marplatense tuvo acceso, desde el Emtur se explicó que en el mes enero de este año “se dio intervención al Juzgado de Faltas N° 5, quien dispuso la clausura preventiva de la Unidad Fiscal en virtud de haber observado el arrojo de efluentes cloacales sobre el curso del Arroyo Lobería”.

Dicha conducta ha quedado debidamente reconocido por el concesionario cuando estableció en su descargo original que tuvo un error de cálculo al estimar la fecha de vaciado de los pozos negros, originando el desborde de los líquidos por haber superado su capacidad”, se remarcó desde el Ejecutivo local.

En ese sentido, se señaló que “el Emtur inspeccionó el lugar detectando el vertido de líquidos y a raíz de dicha inspección es que procede a labrar el acta de infracción” en el balneario.

GRAVES DENUNCIAS

A lo largo de la temporada de verano 2020, Luna Roja fue epicentro de diversas irregularidades que derivaron en su clausura. En febrero de este año, vecinos de Playa Chapadmalal presentaron una nota en el Concejo Deliberante con el objetivo de que se derogue la ordenanza que le otorgó el permiso de explotación comercial de la UTF a la firma EJC SA, del empresario Horacio Ipucha, hasta el año 2031.

En el documento, además de la mención a la destrucción del monumento en homenaje a la Masacre de Luna Roja, recordaron que el concesionario generó “severos perjuicios al espacio público”.

En ese contexto, un grupo de vecinalistas de los barrios de la zona sur vienen alertando hace tiempo del avance sobre el espacio público de la playa que derivaron en la clausura del sector privado. A su vez, se han denunciado “movimientos de arena, desvío del cauce del Arroyo Lobería, construcción de cabañas sobre médanos y acantilados, vertido de efluentes cloacales de dichas cabañas al Arroyo Lobería que desemboca en el Mar Argentino, lugar donde se bañan nuestros hijos y demás personas”.

Al mismo tiempo, desde la Asamblea de Vecinos y Vecinas del Sur, Asamblea Salvemos Paradise y Espacios Públicos del Faro de la Memoria reclamaron que se repudie “la actitud sostenida por los responsables del balneario durante más de 14 años, en detrimento del erario público, defraudación pública, envenenamiento de aguas, generación de riesgos para la salud pública, alteración dañosa del medio ambiente, y perjuicios de los derechos de los usuarios de la UTF”.

En el marco de una denuncia radicada en la Fiscalía N°11, la municipalidad llevó a cabo la clausura preventiva del balneario Luna Roja, durante el pasado mes de enero. La actuación se debió a las denuncias por el presunto vertido ilegal de efluentes provenientes de cabañas explotadas por la UTF sobre el Arroyo Lobería.

CLAUSURA

La Unidad Turística Fiscal está en las cercanías de Estafeta Chapadmalal, y coincide con la desembocadura del Arroyo Lobería.

Durante la pasada temporada de verano, efectivos de la Policía Ecológica e inspectores de la Comuna de General Pueyrredon constataron presuntas anomalías en el complejo de cabañas, en el restaurante y los dormis que se encuentran sobre el acantilado. Además, se observó la existencia de supuestos desagües cloacales no declarados que tendrían como destino final el Arroyo Lobería.

Tras un pedido del fiscal Pablo Cistoldi, personal de Inspección de la Delegación Chapadmalal, inspectores de Emtur y Obras Sanitarias realizaron la constatación y posterior clausura preventiva del predio.

Luego del relevamiento en Luna Roja, desde la Dirección de Control de Obras de UTF se advirtió sobre la “falta de un correcto mantenimiento en circulaciones, elementos de seguridad (barandas reglamentarias), estructuras de soportes de decks insuficientes, rampas con pronunciadas pendientes, tratamiento incorrecto de desagües primarios, baños públicos en mal estado, falta de baño de discapacitados, y puente sobre el arroyo en mal estado”.

IPUCHA, EPICENTRO DE LAS CRÍTICAS

Desde la ONG Surfrider Argentina manifestaron su apoyo a los vecinos y turistas de Chapadmalal. En este sentido, detallaron que sus derechos se "ven vulnerabilizados ante distintas irregularidades" en el balneario de Horacio Ipucha.

Asimismo, describieron que existen distintas "construcciones ilegales dentro del espacio de Playa Pública y Reserva Forestal según lo contempla la propia ley" y la "precarización de los accesos peatonales".

También, denunciaron que el balneario se excedió en "la disposición de servicios de sombras no declarados pertenecientes a la concesión privada" y que violentaron un acantilado "mediante construcciones de diverso tipo".

Y relataron que donde funciona Luna Roja se "movilizó y destruyó" médanos con maquinarias y se "desvió y contaminó el cauce natural del Arroyo Lobería que desemboca en el mar".

Para finalizar, los vecinos de los barrios de la zona sur afirmaron que “le exigimos al concesionario Horacio Ipucha la devolución del espacio público”.

Comentarios