Murió Diana Rigg, estrella de "Los vengadores" en los sesenta

La actriz inglesa tenía 82 años. En los últimos tiempos se había destacado en la serie “Game of Thrones”.

Por Redacción

jueves 10 de septiembre, 2020

Diana Rigg, famosa por su papel de Emma Peel en Los Vengadores, murió a los 82 años.

La noticia del fallecimiento de la actriz inglesa la dio su representante: "Diana ha muerto pacíficamente esta mañana. Estaba en su casa con su familia, que pide privacidad en este tiempo difícil".

En los últimos tiempos, Rigg se había destacado por su trabajo en la exitosa serie Game of Thrones.

Allí había hecho el personaje de Lady Olenna.

Diana había nacido en Doncaster, Inglaterra. Cuando tenía dos años, su familia se mudó a Jodhpur, en la India, donde su padre, ingeniero, se convirtió en administrador del ferrocarril estatal.

Rigg vivió allí hasta los 8 años, cuando volvió a Inglaterra para seguir la escuela. En el Fulneck School se sintió atraída por la actuación.

Su abuelo la estimulaba a leer libros de T. S. Eliot y Shakespeare.

En 1959 firmó un contrato de cinco años con la Royal Shakespeare Company y empezó a hacerse famosa.

Uno de sus primeros papeles fue el de Helena en Sueño de una noche de verano, de Shakespeare. También interpretó a Cordelia en El rey Lear.

Después de eso se presentó a una audición para el papel de Emma Peel en la serie de televisión Los Vengadores.

“Cuando me llamaron para hacer Los Vengadores yo estaba en la Royal Shakespeare Company, era muy joven, era pobre, ni siquiera tenía un televisor", contó.

Ese rol rompió los esquemas, ya que Emma Peel (un juego de palabras con “feel”, que significa “sentir”) representaba a un nuevo tipo de mujer, más liberal, independiente y comprometida con en el movimiento feminista de fines de los años ’60.

“Ninguno en ese rodaje imaginamos que Emma se convertiría en ese referente para tantas mujeres”, siguió.

Rigg se llevaba mal con los ejecutivos “machistas” de ABC. Por eso intentó abandonar la serie varias veces. Pero se quedó gracias a los consejos de su compañero y amigo, Patrick Macnee, protagonista del programa (John Steed).

Por su trabajo como Emma Peel, Rigg recibió dos nominaciones para los Emmy como mejor actriz en serie dramática, en 1967 y 1968.

Nunca le gustó que la etiquetaran como ícono sexual ni de estilo mientras encarnó a Emma Peel. Evitó las fiestas. “Y cuando iba me compraba mi propia ropa: nunca me han regalado nada”, aseguró.

Rigg también actuó en varias películas. Y fue la chica Bond en Al servicio secreto de su Majestad, con George Lazenby.

En 1973 arrancó su propia comedia en televisión, pero fue levantada después de 13 episodios. En esa misma época siguió actuando en el teatro, donde obtuvo dos nominaciones al Premio Tony.

En los ’80 y ’90 tuvo distintos trabajos en cine y teatro.

En 1996 fue nominada al Premio Oliver, máximo galardón británico de interpretación teatral, y a finales del mismo año recibió el premio London Evening Standard Drama Award, también de teatro, como mejor actriz por sus papeles en Madre Coraje y ¿Quién le teme a Virginia Woolf?

En el año 2000 recibió el Premio BAFTA, el equivalente británico de los Oscar, por su trabajo en Los vengadores.

Entre 2013 y 2017, apareció en 18 capítulos de la serie Game of Thrones como lady Olenna Tyrell.

El año pasado, en entrevista con el diario El País, Diana confesó que no había visto la serie: “No tenía ni idea de qué iba la serie cuando me llamaron para ofrecerme el papel, y no tengo ni idea de por dónde siguió cuando me fui. Nunca la he visto”.

También reveló que esta fascinada con Fleabag, la comedia surrealista de Amazon. “Lo que estoy viendo ahora es Fleabag. Me encanta esa mujer (por su protagonista y creadora Phoebe Waller-Bridge). Es brillante”.

Diana estuvo casada con el pintor Menachem Gueffen, de 1973 a 1976. Luego, con el productor Archibald Hugh Stirling, de 1982 a 1990. De esta relación nació su hija Rachael Atlanta Stirling, quien también siguió la carrera de actriz.

En los últimos tiempos, retirada de los escenarios, Diana se dedicaba a la lectura y a la pesca, su hobby favorito.

Si miraba hacia atrás, reflexionaba. “La televisión ha cambiado tanto… Yo llegué cuando era en blanco y negro, cuando las series se grababan en directo y si cometías un error, toda Inglaterra lo veía. Eso sí que daba miedo”, decía.

“Aunque algunas cosas no han cambiado. Hoy siguen luchando por la igualdad salarial, como yo reclamé en Los Vengadores el día que me enteré de que cobraba menos que el camarógrafo”, detalló.

“Me quejé públicamente, los diarios se hicieron eco y lo logré, pero me quedé sola, nadie me apoyó, ni siquiera mi querido Patrick (Macnee). Era maravilloso, pero como tantos hombres, no quería meterse en problemas", remató.

Fuente: Clarín

Comentarios