Kyle Richards, la actriz de La familia Ingalls que es influencer y millonaria a los 51

Encarnaba a la dulce Alicia Sanderson Edwards, la hija adoptiva del señor Edwards. Actúa, vende su propia marca de ropa, tiene más de 3 millones de seguidores. De la casita de la pradera a una mansión...

Por Redacción

sábado 12 de septiembre, 2020

Los fans de La familia Ingalls la recuerdan por su dulzura: una niña de Walnut Grove que quedaba huérfana y era adoptada por el señor Edwards (Victor French) y su esposa Grace (Bonnie Bartlett). A 46 años del estreno de la serie protagonizada por Michael Landon, la actriz tiene mayor visibilidad que entonces: Kyle Richards es hoy una influencer con más de tres millones de seguidores en Instagram.

Nacida en y para Hollywood (se crió allí, en California) apareció en 18 episodios de la mítica serie de TV. Al momento de su debut tenía apenas cinco años y su ternura acaparó la pantalla chica. Luego la vimos en telefilmes de clase B, en papeles secundarios. Recién para 1998 reapareció con fuerza en una serie popular, ER (como la enfermera Dori).

En el último tiempo tuvo participaciones en ficciones como CSI y en Days of Our Life.

En 2011 lanzó un libro autobiográfico La vida no es un reality show: ama de casa que lo hace todo. En el texto ahonda en "cómo lograr esa combinación perfecta de celebrity y ser normal". El adelanto del libro la describe: "Nacida y criada en el vecindario más deslumbrante del país, es prácticamente de esa realeza que tiene el código postal 90210".

Hoy es también empresaria de la moda, comercializa accesorios y atuendos de los más exclusivos diseñadores. Suele protagonizar las páginas más superficiales, por escándalos mediáticos o por sus propiedades de lujo o el glamour que regala cuando pisa la calle.

 

Madre de cuatro, se casó por primera vez en 1988, con solo 19 años. Estaba embarazada de Guraish Aldjufrie y dio a luz a Farrah Brittany. La relación duró poco, se separaron en 1990.

En 1994 Kyle volvió a apostar por el amor. Conoció a quien es hoy su segundo marido, Mauricio Umansky, un agente inmobiliario de lujo de Los Ángeles. Con él tuvo tres hijas (Alexia, Sophia y Portia) y decidió convertirse al judaísmo. Viven en una mansión en Bel Air, Los Ángeles.

Hace unos días la revista People le dedicó una importante publicación. “Kyle mostró sus abdominales ganados con tanto esfuerzo cuando se tomó una sensual selfie en el espejo usando nada más que una bikini con cadena de oro blanco. Ella diseñó el look de playa con un bolso de Hermès, gafas de sol de gran tamaño y muchas joyas”, se lee.

Sagaz para los negocios inmobiliarios, rubro que aprendió de su marido, Kyle compra tierras, invierte, participa en la decoración de mansiones, las vende. “La pareja ha ganado una fortuna y una reputación internacional por vender casas multimillonarias en Los Ángeles (y más allá), pero no ha tenido tanta suerte vendiendo su propia casa anterior”, publica Variety.

Kyle vive con seis perros, es fanática del fitness, y se define –según su perfil de Instagram- como “mamá, esposa, actriz, autora, productora, amante de los animales, una verdadera ama de casa de Beverly Hills”. Muchos la llaman “la anti-Laura Ingalls”. Y es que tomó un rumbo muy distinto al de Melissa Gilbert, su amiga de la serie.

Alejada del glamour, humilde, “más terrenal”, Melissa nunca hace ostentación de sus bienes, suele subir fotos sin maquillaje, lleva una rutina más austera y a causa del coronavirus se mudó a una granja para emular el estilo de vida sano de La familia Ingalls.

"No tengo ningún deseo de volver a la ciudad, excepto para ver a mi dentista cada seis meses", comentó hace unos días Melissa y sorprendió a los fans del mundo.

"Armamos un gran jardín, construimos un sistema de riego para ese jardín, creamos un sistema de cerco eléctrico para proteger el gallinero de los osos. Nos dedicamos a criar gallinas. Nunca me divertí más en mi vida. Nos levantamos temprano y estamos absolutamente sucios ya a las 10 A.M. La vida de campo me pone alegre todo el tiempo", reconoció Gilbert. “Miro mis manos y hay ampollas y suciedad por todas partes de tanto usar la pala. Aún así, elijo esta vida de serenidad”.

Gilbert está casada con el actor y director Timothy Busfield. Hace unos años compraron una cabaña en Catskills (región en la parte sureste del estado de Nueva York). Iban a realizar mejoras en algún momento “en el futuro”, pero el Covid -19 los llevó a hacer ese trabajo antes de lo pensado y a inclinarse por una vida “menos tóxica y más relajada”.

Fuente: Clarín

Comentarios