50 años de la muerte de Jimi Hendrix: recuerdos de una guitarra en llamas

Murió por una sobredosis, el 18 de septiembre de 1970. Tenía 27 años. Su estilo renovador lo convirtió en un ícono para la eternidad.

Por Redacción

viernes 18 de septiembre, 2020

“En muchos aspectos, Jimi Hendrix modificó el sonido del rock mucho más profundamente que los Beatles. Sin duda, ellos aportaron composición al género, pero cambió el sonido de la guitarra”, afirmó Pete Townshend, guitarrista de The Who, en el libro Stone Free, Los nueve meses que cambiaron la historia del rock de Jas Obrecht.

Un estilo único y poderoso. Nadie podía estar ajeno a su aspecto, su desmedida energía sobre el escenario y hasta por momento cargado de sensualidad. Para muchos, el mejor guitarrista de la historia del rock.

Su velocidad para ejecutar solos; su capacidad para combinar distintos efectos, el uso del pedal wah-wah y sus pirotécnicas presentaciones prendiendo fuego el instrumento como si se tratara de un sacrificio. Lo convirtieron en el modelo que todo músico quiso seguir.

El comienzo de la leyenda

Criado en el seno de una familia humilde, Hendrix aprendió a tocar desde muy chico, intentando imitar a los músicos favoritos de su padre como Bobby Womack o Curtis Mayfield. Como curiosidad, pese a ser zurdo tocaba siempre con guitarras para diestros, a las que daba la vuelta, invirtiendo la cejilla y reordenando las cuerdas a la manera habitual, con las más finas en la parte inferior.

Sus primeros pasos fueron como acompañante de distintos artistas. Tocó junto a figuras como Isley Brothers, Sam Cooke o Little Richard, quien lo despidió de la banda por llegar tarde al micro que los llevaría de gira.

Londres, la cuna del éxito

Fue la ciudad que marcó su camino a la fama y su final. El guitarrista, nacido en Seattle -el 7 de noviembre de 1942 - llegó a la capital de Inglaterra a los 23 años y era totalmente desconocido para el público. En el avión decidió cambiar su nombre artístico de Jimmy James a Jimi Hendrix (su verdadero apellido). Eran tiempos frenéticos, de mucha experimentación.

Fue Chas Chandler, exbajista de The Animals, quien lo descubrió tocar en el café “Wha!” de Greenwich Village, al Oeste de Manhattan, en Nueva York. Sintió que Hendrix era una perla en bruto; algo novedoso y genuino dentro de la industria, que podía llegar muy lejos gracias a su experiencia.

Esa visión de manager y productor de Chandler llevó al guitarrista a emprender su viaje a Gran Bretaña. El primer paso fue conseguir acompañantes para Hendrix. Así aparecieron en acción el baterista Mitch Mitchell y el bajista Noel Redding. Uno de los grandes power trio de la historia: The Jimi Hendrix Experience.

Jimi Hendrix, brillando sobre el escenario.

Are You Experienced? (mayo de 1967) y Axis: Bold as Love (diciembre de 1967) fueron los primeros discos. El ascenso a la fama fue fulgurante. Temas como “Hey Joe”, “Purple Haze”, “Voodoo Chile” y “Crosstown traffic” se transformarían en clásicos.

Figuras como Eric Clapton, John Lennon, Paul McCartney, Jeff Beck, Pete Townshend, Brian Jones y Mick Jagger, entre otros, quedaron sorprendidos al verlo en acción sobre el escenario. Fue un antes y un después. Por ejemplo, McCartney lo recomendó especialmente para que fuera parte del Festival de Monterrey, en 1967, cuando aún era un desconocido.

En ese evento, marcado por el verano del amor, Hendrix demostró todos sus trucos: tocó con los dientes, puso la guitarra sobre su espalda, y el final fue con una suerte de ritual en donde prendió fuego su instrumento y arrojó sus restos a la multitud. Ya nada sería igual.

También se sumó al emblemático festival de Woodstock (1969) donde también participaron importantes nombres como Janis Joplin, Santana, The Who y Joe Cocker. El guitarrista subió al escenario al amanecer y cautivó con su magia a lo largo de las dos horas de show. Es muy recordada su interpretación del himno estadounidense junto a el sonido de bombas, ametralladoras y sirenas en referencia a Vietnam.

El final

La noche previa a su muerte, Hendrix estuvo en una fiesta con su novia Monika Dannemann. Fue ella quien lo llevó a su habitación en el Hotel Samarkand. La joven contó que había tomado nueve pastillas que le recetó el médico para dormir.

Luego de las investigaciones, se conoció que el músico murió en la ambulancia que lo trasladaba al hospital cuando el camillero giró su cabeza causando el atragantamiento. También hay otras versiones sobre el final del genial guitarrista.Tenía 27 años. Fue el paso a la eternidad.

Fuente: TN/La Viola

Comentarios