Actualización de multas a la pesca ilegal: bueno con gusto a poco

Se convirtió en ley la modificación de la Ley Federal de Pesca que contempla mayores multas a la flota extranjera que opera sobre la milla 200. La medida no disminuirá la presencia de barcos foráneos porque no contempla la incautación de los buques. Preocupación de armadores locales.

domingo 20 de septiembre, 2020

Por Roberto Garrone

Esta semana el Senado aprobó y convirtió en ley por unanimidad el proyecto de ley que modifica artículos de la Ley Federal de Pesca y endurece las multas a la pesca ilegal. No participaron los senadores de la oposición quienes cuestionaron la legalidad de la sesión que le dio media sanción en Diputados.

Los montos de las multas actualizadas databan de 1998 cuando se sancionó la Ley y establecía un rango de entre 5 y 10 millones de pesos/dólares en aquellos tiempos, pero que hoy eran irrisorias. Lo fueron para los barcos que fueron capturados este año pescando dentro de nuestra zona económica exclusiva.

Se trató de un arrastrero portugués capturado por el Guardacosta Fique, un potero coreano capturado por la patrullera Bouchard, y un barco chino que se entregó dos días después de haber sido liberado por un guardacostas ante órdenes de Cancillería.

Todos terminaron pagando mucho más dinero por el operativo de captura y posterior traslado a puerto que por pescar sin permiso, el decomiso de las capturas y el secuestro de las redes de pesca. Todos pagaron chirolas para recuperar sus barcos y seguir en la zona depredando recursos naturales argentinos.

A partir de la modificación, la sanción de multa será establecida en unidades de valor denominadas Unidades Pesca (UP), equivalentes al precio de un litro de gasoil y cuyo valor en moneda de curso legal será determinado por la autoridad de aplicación.

La ley establece que la multa mínima será de 1.000 Unidades Pesca y la máxima de 300.000, al tiempo que señala que cuando la infracción "sea la de pescar sin autorización de captura, carecer de una cuota individual de captura o pescar en zona de veda la multa mínima no podrá ser inferior a 3.000 UP.

Más allá de la unanimidad de los votos en el Senado, la medida genera preocupación en armadores locales puesto que la nueva redacción los incluye junto con los barcos extranjeros. "Nosotros festejamos cuando nos dijeron que la norma iba a distinguir la flota argentina de la extranjera, pero no esperamos que iba a haber un párrafo aparte de multas para nosotros", dijo Sebastián Agliano, de la Asociación de Embarcaciones de Pesca Costera.
Particularmente los armadores costeros están preocupados porque operan en áreas de vedas móviles con Uruguay y no tienen claro si quedaron incluidas o no. El monto de la multa mínima, de los mil litros de combustible implican un aumento del 80% con las actuales. Pescar en zona de veda o especies por encima del límite permitido, serían multas más duras.

Hasta ahora igual no sufrieron muchas sanciones tampoco. Y pudieron pescar y desembarcar cientos de cajones de rayas por sobre lo permitido a partir de arreglos con los inspectores de muelle del Distrito. Esa caja recauda sin cesar. Los nombres cambian, Ayelén siempre está.
Es bueno que se hayan actualizado las multas pero queda esa sensación agridulce porque las cosas se podrían haber hecho mejor. No solo diferenciar a los actores nacionales sino también ser aún más duros en las sanciones.

El canciller Felipe Solá, promotor del sobredimensionamiento de la flota merlucera en los años del menemismo a partir de acuerdos con UE y la triangulación de permisos de pesca aplicado por empresarios como Moscuzza, Solimeno y Valastro, aseguró que la nueva norma “evitará el saqueo del Mar Argentino y agregó que “constituye un paso más en la defensa de la soberanía nacional”.

Cada tanto la pesca regala este tipo de paradojas hermosas: Felipe Solá hablando de saqueros en el Mar Argentino Justo él, que lo con la proliferación de permisos de pesca ilegales, ilícito que no tuvo sanciones ni condenas, por cierto, y que llevó al colapso biológico de la merluza años después. Argentina, mejor país del mundo.

PD Felipe. Muchos de los barcos chinos que operan sobre la milla 200 forman parte de empresas que tienen una veintena de barcos y dentro de la estructura de costos está incluido el riesgo de ser capturados. Más allá que utilizan trabajo esclavo a bordo y el propio estado chino subsidia su operatoria en aguas lejanas, no van a dejar de venir porque las multas son más altas.

“De qué sirve actualizar multas si la sanción no es un delito penal y la multa siempre va a ser menor que todo el pescado que me llevo”, dice Walter Castro, secretario General del Sindicato de la Actividad Naval. “La ley ya establecía como sanción que el buque capturado sea requisado en favor del estado nacional. Ahora no, sí pagan operativo de captura, multas más caras, pero se siguen llevando los barcos para seguir robándonos”, subraya el dirigente sindical.

Que los cambios introducidos en la Ley fe Pesca no frena el saqueo lo vamos a ver en un par de meses cuando comience la nueva temporada de calamar y la flota extranjera comience a pescarlo e incursionar en aguas nacionales a fines de diciembre. Que sean 200 o 300 barcos dependerá de la abundancia de calamar en la zona.

Las patrulleras, aviones y guardacostas que dispone el Estado Argentino son insuficientes para semejante extensión marítima que deben cubrir para defender nuestra soberanía y los recursos ictícolas.

Será necesario sumar más medios para el control y la disuasión. Pero sobre todo no comenzar los operativos cuando la noticia de los barcos piratas faenando calamar en aguas jurisdiccionales llega a la portada de los medios nacionales. Eso pasó este año y si es que les preocupa defender la soberanía, no debería volver a ocurrir.

Comentarios