El rotundo cambio de vida de la Tota Santillán en medio de la pandemia

Quien supo ser uno de los más reconocidos conductores de la movida tropical, hoy atraviesa una realidad muy diferente a aquellos años de gloria en la TV.

Por Redacción

lunes 19 de octubre, 2020

La cuarentena social, preventiva y obligatoria por el coronavirus frenó casi todas las actividades del mundo artístico. Se cancelaron obras de teatro, películas, y los programas de entretenimiento que siguieron al aire se vieron afectados por varios casos de COVID-19La Tota Santillán, uno de los animadores más destacados de la movida tropical, también se quedó sin trabajo ante la falta de shows y presentaciones en eventos. Por eso se la tuvo que rebuscar y no dudó en hacer lo que esté a su alcance para salir adelante.

En un live de Instagram con Radio Mitre, el querido conductor reveló que se convirtió en vendedor ambulante para poder vivir el día a día, ya que no cuenta con un sueldo que le permita -aunque sea- administrar su dinero desde que empieza hasta que termina el mes. “Terminé de trabajar en Mar del Platacomenzamos a hacer tapabocas, los barbijos. Nos dedicamos a vender guantes, insumos de la sanidad, alimentos no perecederos. Los repartíamos en la camioneta", señaló. La gente no podía creer que fuera él quien les hacía entrega de los productos, pero todos los que le compraron siempre se comportaron de forma muy respetuosa.

La Tota también se dedicó a la venta de ropa, aunque poco a poco su suerte está cambiando. Está armando un autocine y además hace un programa por streaming, donde recientemente sorteó varios regalos por el Día de la Madre. “He tenido la carnicería todo este tiempo, también vendí buzos y remeras con un montón de amigos, porque uno tiene que vivir”, agregó.

Por último, el artista reconoció que le tiene miedo al coronavirus, aunque está tomando todas las precauciones para no enfermarse ni perjudicar a sus familiares. “He tenido amigos que se han contagiado. Perdí a uno, no lo podía creer”, concluyó.

En agosto de 2018,  Daniel había dicho que al no tener ofertas laborales en la Argentina iba a trabajar para el exterior. “En mi país me cerraron las puertas. Por eso vine a Paraguay, me recibieron muy bien y voy a tener mi programa”, sostuvo en aquel entonces. El referente de la cumbia estuvo convencido que después de sufrir un brote psicótico todo se complicó en el ambiente donde se manejaba. “Quiero superar lo que me pasó y salir adelante. Estoy mejor y necesito trabajar para pagar mis deudas”. El tiempo pasó, y la pandemia lo perjudicó bastante, pero nunca bajó los brazos.

Fuente: TN

Comentarios