Brian May, guitarrista de Queen, minimizó el histórico show del Live Aid

El músico contó que la banda no fue consciente del “impacto duradero del recital”.

Por Redacción

jueves 12 de noviembre, 2020

Para millones de personas fue el mejor show de la historia del rock. El 13 de julio de 1985, Queen demostró durante 22 minutos por qué era la banda del mundo. El escenario fue el estadio de Wembley durante el festival Live Aid y esas imágenes se perpetuaron durante los últimos 35 años encendiendo la mecha de nuevas generaciones. En una entrevista reciente con TalkRadioel guitarrista Brian May minimizó el impacto inicial del recital. "No éramos conscientes de cuánto marcó una época; cuando bajamos, dijimos: 'bueno, salió bastante bien”, contó.

Las declaraciones surgieron después de analizar el éxito de la biopic Bohemian Rhapsody, estrenada en 2018, que representó una inyección de nuevos fanáticos a las filas de la banda. Reflexionando sobre la experiencia de ver la película filmada (que termina con una recreación completa de ese recital), May reveló que la banda tenía una opinión modesta de su actuación después de bajar de escena: “La mostraron con tanta fidelidad increíble y estar allí en ese set fue realmente escalofriante; trajo todos esos sentimientos de regreso, pero en el momento no nos dimos cuenta de que había dejado una impresión tan duradera en el éter”.

El músico además aprovechó para alabar el talento de Freddie Mercury, a menudo considerado el mejor frontman de todos los tiempos: “Si estás trabajando con gente en un escenario, necesitas tener contacto musical, pero también necesitas el tipo de química física que está ocurriendo: la conciencia de dónde estás y hacia dónde estás dirigiendo tu energía. Freddie fue maravilloso por eso, y simplemente hicimos clic desde el principio”.

May se mostró recuperado después de que en mayo contara que había sufrido un ataque al corazón que lo dejó “muy cerca de la muerte”. A principios de ese mes, el músico fue tratado en el hospital por una lesión en las nalgas, producto de un accidente mientras trabajaba en el jardín de su casa. “Fue un fuerte dolor, como sentir un destornillador en mi espalda”, sostuvo en un mensaje publicado en su cuenta de Instagram. El guitarrista contó como se agudizó el dolor hasta llevarlo al infarto: “Les dije que tenía un músculo roto y eso fue lo que me diagnosticaron, pensamos que era como un extraño accidente de jardinería, pero resultó no serlo”.

 

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Brian Harold May (@brianmayforreal) el

Los médicos descubrieron que tenía tres arterias que estaban congestionadas y en peligro de bloquear el suministro de sangre al corazón. Le recomendaron que se hiciera un triple bypass, pero el músico optó por colocarse tres stents. May contó que salió del hospital sintiéndose mucho mejor. “Cuando llegué a casa fue como si nada hubiera pasado”, concluyó.

Fuente: TN/La Viola

Comentarios