Coronavirus: barbijos en la playa y "fiestas clandestinas", las dos preocupaciones de cara al verano

Los protocolos de Provincia prevén medidas estrictas. Pero en los municipios, que deben hacerlas cumplir, ya hay dudas sobre las chances de aplicarlas.

Por Redacción

viernes 27 de noviembre, 2020

Este verano 2021 no será como los anteriores. Cambio de hábitos y costumbres para eludir las posibilidades de contagio. El protocolo que redactó Provincia para disfrutar de las playas y avalar el funcionamiento de los balnearios tiene una exigencia que aparece compleja para su cumplimiento: según coinciden en la Costa Atlántica, será casi imposible obligar al uso del tapaboca sobre la orilla del mar.

Los intendentes que administran ciudades balnearias analizaron las normas dispuestas por el gobierno bonaerense para la temporada que arrancará en apenas unos días. “Será imposible obligar a los veraneantes usar barbijos en la playa”, admitió un jefe comunal del litoral marítimo.

Las autoridades comunales son (según las directivas que difundió el ministerio de Producción, Ciencia e Innovación Tecnológica provincial) las responsables de aplicar las directivas escritas en los trece protocolos que regularán la actividad de los espacios públicos, los balnearios, los ríos y lagunas, las atracciones y los establecimientos hoteleros.

“Los municipios deben asegurar que…” profesan los encabezados de los artículos que fijan las medidas de prevención sanitaria para evitar contagios de Covid-19 en la temporada. La responsabilidad se traslada a esa jurisdicción. “En los documentos quedan muy bien escritos, pero muchas son imposibles de aplicar”, planteó un director de Turismo de un distrito bonaerense.

En Mar del Plata harán controles en los 43 kilómetros de playas públicas. Intentarán mantener el distanciamiento. Y establecer “cupos” de ingreso a los espacios frente al mar. “Vamos a ser muy exigentes en el control. Habrá equipos propios y también participarán las fuerzas de seguridad provinciales y nacionales. El que venga y no cumpla con las normas que se impusieron en nuestra ciudad va a sufrir las consecuencias”, dijo el intendente Guillermo Montenegro.

“Los gobiernos municipales deben asegurar el uso de barbijo casero o tapaboca-nariz para todas las personas en las playas siguiendo lo establecido por el marco legal y reglamentario vigente”, expresa el capítulo 4 del protocolo “para la planificación y gestión Covid-19 de playas de la costa bonaerense”. Es el apartado referido al “plan de actuación municipal en playas”.

Allí también se establece la restricción a los deportes grupales en la arena y al cierre de los juegos para niños en las instalaciones de la costanera. “No tendremos forma de controlar todas las playas”, reconoció un funcionario del interior.

Los alcaldes diseñan pautas para acentuar las prevenciones sanitarias mientras brille el sol, pero su preocupación está en las noches estivales.

“Los boliches están prohibidos y necesitamos profundizar las medidas para prevenir desbordes nocturnos”, dijo a Clarín el intendente de Monte Hermoso, Alejandro Dichiara. En esa playa habrá controles municipales y severas sanciones ante eventuales fiestas clandestinas. Al igual que en Mar del Plata, donde serán sancionadas con multas de hasta un millón de pesos en Mar del Plata. Así lo establece el proyecto de ordenanza que presentó el concejal de la Agrupación Atlántica, Mauricio Loria.

“Buscamos endurecer las sanciones a quienes generen fiestas clandestinas durante la cuarentena, las penas llegarían a un millón de pesos, y lo que se recaude por las multas será destinado al sistema sanitario municipal”, explicó el edil en declaraciones a Radio Mitre Mar del Plata.

“El principal problema que vemos está en las noches”, coincidió un funcionario que trabaja con Montenegro en la principal ciudad turística de la provincia. “Proponemos transformar los boliches de la zona sur en espacios gastronómicos con mesas y burbujas. Y mucho control de inspección”. Tendrán capacidad para llenar hasta el 15% de los espacios y no podrán habilitarse pistas de baile.

El gobierno bonaerense no escribió un protocolo para la nocturnidad. “Se resolvió que no habrá locales bailables en todo el territorio. No es necesario abundar”, aclararon en el ministerio de Producción.

La actividad de los locales que abren en los albores del día está regida por otras disposiciones ya vigentes en territorio provincial. Los bares y cervecerías tienen un aforo en el espacio cerrado y la posibilidad de habilitar mesas en la vereda.

La pelea contra los desbordes nocturnos está en el radar de las autoridades provinciales. El Operativo Sol tendrá un apartado especial para controlar los excesos en zonas residenciales y countries. Las intendencias piensan en restricciones y disposiciones específicas para esa actividad. Tienen atribuciones para limitar las franjas horarias. Pinamar, Gesell, La Costa, Monte y Tres Arroyos (tiene tres balnearios en el sudeste de la provincia) prevén “acortar” la noche y permitir aperturas hasta las 3 o 4 am como máximo.

Esta semana el gobierno de Axel Kicillof difundió los trece instructivos con normativas sanitarias para prevención de Covid-19 que deberán usar los alojamientos, playas, balnearios, campings, turismo rural, agencias de viaje, parques temáticos, enoturismo y otras atracciones. “Las medidas generales que establecen los protocolos hacen hincapié en el distanciamiento social, el lavado frecuente de manos y el uso de tapabocas para la realización de cualquier tipo de actividad turística”, resumieron los autores.

El instructivo incluye la obligación de registrarse a través de la app “Cuidar” en un apartado destinado al verano. Pero hasta este jueves el aplicativo no estaba activado. Y el usuario debe informar 5 días antes sobre la llegada al destino. Es decir, si tiene previsto viajar el 1° de diciembre, cuando se habilitará la temporada, estará en falta con ese requisito básico.

Comentarios