Espirulina, micro alga ancestral

La espirulina es una micro alga de color azul verdosa famosa por ser una fuente importante de proteínas, vitaminas y minerales, por lo que se destaca por su alto valor nutritivo. La Licenciada en Nutrición Carolina Cordingley, nos comenta cuales son los beneficios de su ingesta y consideraciones generales a la hora de hacerlo.

sábado 28 de noviembre, 2020

Esta micro alga es una cianobacteria, familia de algas unicelulares llamadas así por su color verde azulado, que existe en el planeta desde hace unos tres mil quinientos millones de años. Su consumo se inicia en el pasado en diferentes partes del mundo, y según las crónicas de los conquistadores españoles, los antiguos Aztecas las recolectaban en la superficie del lago de Tenochtitlán, para luego ser secadas y comercializadas en el mercado de la ciudad.

Actualmente, en muchos países se extrae en forma tecnificada en grandes piscinas de cultivo. Los principales productores son EE.UU., Japón, India, China, entre otros.

La espirulina crece en medios adversos por lo que ha sido capaz de absorber los elementos necesarios para sobrevivir, siendo una de las primeras algas en realizar fotosíntesis, proceso por el cual la misma tiene la capacidad de producir energía a partir de la luz solar. Además, tiene una enorme capacidad de almacenar nutrientes.

En cuanto a su composición, es rica en vitamina E (agente de antienvejecimiento celular), y vitaminas del complejo B (importantes en la producción de neurotransmisores y normal funcionamiento del tejido nervioso), además aporta ciertos minerales como hierro, zinc, cobre y germanio. Contiene 65% de proteínas y aminoácidos; 55 de lípidos, 7% de minerales; 20% de hidratos de carbono y 3% de humedad.

Generalmente se utiliza de forma desecada, en polvo o como pastillas, aunque también se puede obtener en fresco. Es muy utilizada como complemento dietético y nutricional, especialmente por parte de deportistas, personas interesadas en bajar de peso y por aquellos que eligen el veganismo como estilo de vida; de hecho son quienes más consultan por su consumo.

Con frecuencia se habla de esta micro alga como “superalimento”, pero la realidad es que en el ámbito de la nutrición el uso de éste término se desaconseja, ya que una dieta saludable no se basa en alimentos concretos, sino en la combinación adecuada de productos con distintos nutrientes. Tal denominación, quizás tiene su origen en las cualidades que se le atribuyen como las inmunológicas, antioxidantes, antivirales, antitóxicas, entre otras; además se ha demostrado que es un buen regulador de la hiperglucemia y la hiperlipidemia.

Asimismo se la destaca por tener las siguientes propiedades:

  • Buena digestibilidad: la espirulina carece de celulosa, lo que hace que sea más fácil de digerir, incluso para las personas con mala absorción intestinal.
  • Proteínas: tiene una proporción de proteínas superior a la de otras fuentes, proporcionando un 65 por ciento de éstas al organismo. Aporta además, aminoácidos esenciales como isoleucina, leucina, lisina, metionina, fenilalanina, treonina, triptófano y valina.
  • Lípidos: en su composición, los ácidos grasos esenciales ocupan una importante proporción. Además tiene un alto contenido en ácidos grasos poliinsaturados, que colaboran con la normalización de colesterol sanguíneo.
  • Minerales: aporta una cantidad relevante de potasio, magnesio, calcio, zinc, manganeso, selenio, hierro y fósforo.
  • Vitaminas: contiene una alta cantidad de vitaminas diversas como por ejemplo la vitamina E y otros elementos que se destacan por sus propiedades antioxidantes, betacaroteno y todas las vitaminas del grupo B.
  • Cabe destacar que, la vitamina B12 que aporta no es biodisponible para humanos, por lo que no sirve para sustituir la suplementación que requieren los veganos y vegetarianos. La biodisponibilidad de un nutriente representa la velocidad y cantidad con la que dicho nutriente, o parte de éste, es absorbido y se hace disponible en su lugar de acción (en este caso, la sangre)
  • Pigmentos: posee pigmentos en altas cantidades que podrían tener efectos antioxidantes y antiinflamatorios.A pesar de su aporte nutricional y sus propiedades, en determinadas situaciones se desaconseja su consumo, tal es así que hay que cuidar las interacciones que pueda llegar a tener con medicamentos que se consuman de forma concomitante, mujeres embarazadas, personas que padezcan hiperuricemia, hiperparatiriodismo, fenilcetonuria o bien algunas enfermedades del hígado y patologías autoinmunes.

El consumo de ésta tiene además efectos secundarios que deberíamos tener en cuenta, que básicamente radican en que la espirulina es un alimento y no un medicamento por lo que su consumo es seguro en dosis adecuadas. La cantidad de ingesta diaria que generalmente se recomienda es de 3 a 5 gramos, esto equivale aproximadamente a una cucharada pequeña de espirulina en polvo. El exceso en el consumo puede presentar efectos secundarios como erupciones a nivel dérmico, sed y estreñimiento.

Como habrán podido ver, la espirulina es un alimento compuesto por una gran cantidad de nutrientes, que puede ser sumado a la alimentación diaria (siempre teniendo en cuenta las contraindicaciones de su consumo), como suplemento. Esto significa que se puede utilizar para completar, aumentar o reforzar mi alimentación pero que bajo ningún aspecto tiene la función de reemplazar nada dentro de ella. El accionar de los suplementos dietarios en el organismo depende en gran parte del estilo de vida y alimentación que lleve quien los consuma, no son “solucionadores de nada”, ni milagrosos y encuentran su mayor expresión en el organismo, dentro de dicho contexto.

Como todo alimento, la composición nutricional de la espirulina se comunica en base a 100 gramos. Si tenemos en cuenta que el consumo diario esta propuesto alrededor de los 3 a 5 gramos, es evidente que la cantidad recomendada de consumo es mínima y por ende de nutrientes aportados. Estas son las cuestiones que tenemos que tener en cuenta a la hora de evaluar por qué voy a consumir determinado alimento o no y de qué forma lo voy a hacer.

La espirulina no es milagrosa ni tampoco un alimento prohibido (excepto en los casos mencionados), es un suplemento que puede colaborar con mi buen estado de salud general, por lo que si ya la consumen o desean incorporarla a la vida diaria, es bueno que sepan que no va a reemplazar nada de la alimentación, sino a complementar la misma.

Por Lic. Carolina Cordingley
Nutricionista (MP: 2060)
@lic_cordingley
(https://www.instagram.com/lic_cordingley/?hl=es-la )

Comentarios