Efecto Tiki: siguen los cruces entre la Provincia y el Municipio por los vasos de cerveza

Desde la Provincia salieron a criticar la posición ejercida por las autoridades locales que analizaron la clausura del reconocido bar como algo "desmedido". Concejales, funcionarios y empresarios salieron a cuestionar la decisión del REBA provincia, al tiempo que ya avanza un proyecto de Ley. Todos los detalles de un caso que fue noticia nacional.

Por Redacción

jueves 10 de diciembre, 2020

Por Marcelo Marcel

La clausura al Tiki-bar de la zona de Alem disparó una serie de cuestionamientos que valen resaltar, cuando Mar del Plata se posiciona para recibir en la temporada a miles de turistas con los protocolos aprobados por los gobiernos nacional y provincial, y desde donde el municipio local pudo avanzar con los sectores productivos. El balance del fin de semana largo fue muy bueno: más de 125 mil personas llegaron, que dejaron casi $700 millones. Un balsamo necesario para un distrito que quiere recuperarse de los moretones que va dejando la pandemia.

A pocas horas de conocido el hecho -viralizado por su dueño- fue el intendente Guillermo Montenegro quien salió al cruce del accionar del REBA provincia y consideró "desmedida" la decisión de un grupo de funcionarios de un organismo bonaerense de clausurar el bar.

Montenegro explicó a través de su cuenta de Twitter que el operativo policial que derivó en la clausura de "Tiki Bar", ubicado en la zona de la calle Alem, no fue realizado por el Municipio, sino por agentes de la Dirección Provincial de Registro y Control de la Comercialización de Bebidas Alcohólicas provincial (ReBa), y calificó como "desmedida la sanción".

"Sé que en Tiki cumplen con todos los protocolos necesarios para trabajar, y es por esto que vamos a arbitrar las medidas para que los controles, incluso en estos casos que no son del Municipio, sean justos y contemplen este contexto tan particular. Más aun en un año tan difícil en el que es imprescindible que acompañemos a los trabajadores y los sectores productivos de nuestra ciudad", aseguró el intendente.

La clausura del local se produjo minutos después de la 1 del domingo, y el propietario del local, Matías Merlo, difundió el hecho a través de sus redes sociales, con imágenes del operativo.

"Tenemos diez años intachables, diez años sin ninguna clausura ni multa y hoy nos clausuran por vender cerveza en vasos de 500 centímetros cúbicos, cuando lo permitido es de 350. Con estas ganas voy a abrir el bar la semana que viene teniéndolo clausurado. Gracias Mar del Plata, gracias Reba por entender la situación y el año", señaló.

Merlo agregó: "La verdad, desconocía el reglamento de que el bar no puede vender pintas de cerveza de medio litro. Pero después de tantos años de trabajo sin ningún problema fue absurdo el operativo en pleno fin de semana largo, con el local lleno. Vinieron un montón de policías que incautaron una pinta y agarraron a un grupo de clientes de una mesa a los que tomaron como testigos".

Según el acta labrada en el procedimiento, los agentes del registro provincial, dependiente del Ministerio de Seguridad bonaerense, establecieron que el local incumplía el artículo 5 de la ley 14.050, promulgada en 2009, que establece que los bares de ese tipo "no podrán vender, expender, o suministrar a cualquier título bebidas alcohólicas en vasos, copas o similar, que superen los trescientos cincuenta (350) mililitros de capacidad".

Tras la difusión del caso, además de Montenegro se expresó al respecto el secretario de Gobierno marplatense, Santiago Bonifatti, quien señaló: "Nosotros no clausuramos por las medidas de los vasos; cuando lo hacemos es, o bien por la capacidad del local, cuando se encuentra superada, por obstrucción de las salidas de emergencias, falta de matafuegos, falta de habilitación municipal".

Informó además que la comuna realizará gestiones "para evitar que estas situaciones se vuelvan a repetir, incluso aunque no se trate de inspecciones del Municipio".

"Queremos pautas justas de control para todos. Somos muy estrictos con los controles para cuidar la salud y la seguridad de los marplatenses, pero este tipo de clausuras no tienen sentido y afectan a un sector muy castigado por la cuarentena", puntualizó.

Lejos de quedar en el olvido el tema, un diputado provincial de Juntos por el Cambio presentó un proyecto de ley en la Cámara de Diputados provincial en el cual propone modificar la ley 14.050 que regula la actividad de bares, restaurantes y cervecerías.

“Esperamos que el proyecto sea tratado rápidamente para que arbitrariedades como las que sucedieron el fin de semana en Mar del Plata no se repitan. Es inexplicable que, respaldados con ridículas regulaciones como esta prohibición de vender en vasos de 500cc, clausuren comercios después de haber tenido al sector gastronómico cerrado durante 8 meses. Es tan absurda la ley que termina siendo una excusa para el cobro de coimas", recalcó Luciano Bugallo, autor de la propuesta.

En las últimas horas, en el ámbito político local salieron a respaldar la decisión del jefe comunal de marcar una diferenciación a la hora de explicar que el municipio no había tenido relación en la clausura del mencionado bar.

Fernando Muro, secretario de la Producción, una pieza clave en el debate y el armado de los protocolos con los sectores, tildó de "mediocridad" el accionar de "ciertos funcionarios provinciales que necesitan 10 patrulleros para clausurar un local". Y en su cuenta de Twitter amplió en los conceptos: "Sigamos los marplatenses defendiendo nuestro trabajo", pidió.

Una posición bien crítica mostró otro marplatense, que fue concejal y actualmente cumple funciones en el Ministerio de Seguridad de Sergio Berni. Daniel Sosa dijo que "el intendente Guillermo Montenegro, muestra la peor cara de un político que es moverse de acuerdo al humor social, realizando posteos demagógicos, pensando que es candidato y no que gobierna una de las ciudades más importantes del país", en una nota que llegó a esta redacción.

"Ahora sale a cuestionar la clausura de un bar, haciéndose eco del reclamo de los dueños. La ley 14.050 fue sancionada en el año 2009. En ese entonces los bares y confiterías bailables fomentaban el consumo de alcohol en grandes cantidades con promociones de canilla libre. Los agentes del Reba no pueden hacerse los distraídos cuando observan infracciones", dijo.

Inmediatamente, desde el Honorable Concejo Deliberante salieron a responderle a Sosa. Quien lo hizo fue edil de Vamos Juntos Agustín Neme quien afirmó que "tratan de "demagogo" a un Intendente por defender a un laburante ante una medida ridícula del gobierno provincial. Demagogia es clausurar un bar con 20 patrulleros por las medidas de los vasos".

Desde los sectores productivos se sumaron en el respaldo del comercio clausurado. Un empresario vinculado con el esparcimiento y la nocturnidad, como Juan Rodríguez, apuntó a la política, y la legisladora Catalina Buitrago que viene del espacio del ex ministro Joaquín De la Torre referenció la necesidad de "no poner palos en la rueda" a los trabajadores a partir de hacerse eco de una nota de un medio nacional que reflejó la situación en Mar del Plata.

Otra posición que tomó trascendencia en las últimas horas fue la de la empresaria Florencia Miconi, actual vicepresidenta de la Cámara de Desarrolladores Inmobiliarios quien se solidarizó con el comerciante y  pidió que este tipo de hechos no se repitan en el verano.

No se quedó atrás para comparar un caso con otro por el que viene dando visibilización la abogada y ex asesora del Ministerio de Seguridad Florencia Arietto, quien puntualizó sobre la situación poco común de "enviar 6 patrulleros de la Bonaerense" a un bar en el sector comercial de Alem.

Comentarios