Tras un largo silencio, concejales del Frente de Todos respaldaron la clausura del Tiki bar

Roberto “Chucho” Páez respaldó el operativo del Reba en el bar de Alem. Criticó al intendente Guillermo Montenegro.

Por Redacción

jueves 10 de diciembre, 2020

Por Carlos Walker

Durante el pasado fin de semana, agentes de la Dirección Provincial de Registro y Control de la Comercialización de Bebidas Alcohólicas provincial (ReBa) clausuró “Tiki Bar”, un local ubicado en la zona de la calle Alem.

Según el acta labrada en el procedimiento, los agentes del registro provincial, dependiente del Ministerio de Seguridad bonaerense, establecieron que el local incumplía el artículo 5 de la ley 14.050, promulgada en 2009, que establece que los bares de ese tipo “no podrán vender, expender o suministrar a cualquier título bebidas alcohólicas en vasos, copas o similar, que superen los trescientos cincuenta (350) mililitros de capacidad”.

Frente a ello, el propietario del local, Matías Merlo, difundió imágenes del operativo a través de sus redes sociales y señaló: “Tenemos diez años intachables, diez años sin ninguna clausura ni multa y hoy nos clausuran por vender cerveza en vasos de 500 centímetros cúbicos, cuando lo permitido es de 350. Con estas ganas voy a abrir el bar la semana que viene teniéndolo clausurado. Gracias Mar del Plata, gracias Reba por entender la situación y el año”.

"La verdad, desconocía el reglamento de que el bar no puede vender pintas de cerveza de medio litro. Pero después de tantos años de trabajo sin ningún problema fue absurdo el operativo en pleno fin de semana largo, con el local lleno. Vinieron un montón de policías que incautaron una pinta y agarraron a un grupo de clientes de una mesa a los que tomaron como testigos", añadió el comerciante.

Enterado de la situación, el intendente Guillermo Montenegro consideró “desmedida” la decisión de la Provincia y remarcó a través de su cuenta de Twitter que el operativo policial que derivó en la clausura de “Tiki Bar” no fue llevado a cabo por el Municipio.

"Sé que en Tiki cumplen con todos los protocolos necesarios para trabajar, y es por esto que vamos a arbitrar las medidas para que los controles, incluso en estos casos que no son del Municipio, sean justos y contemplen este contexto tan particular. Más aun en un año tan difícil en el que es imprescindible que acompañemos a los trabajadores y los sectores productivos de nuestra ciudad", aseguró el intendente.

Tras la difusión del caso, además de Montenegro se expresó al respecto el secretario de Gobierno, Santiago Bonifatti, quien señaló: "Nosotros no clausuramos por las medidas de los vasos; cuando lo hacemos es, o bien por la capacidad del local, cuando se encuentra superada, por obstrucción de las salidas de emergencias, falta de matafuegos, falta de habilitación municipal".

"Todos los protocolos sanitarios se cumplían en el establecimiento. Consideramos desmedida la clausura por el tamaño de un vaso de cerveza. Esa normativa en la que se basan queda obsoleta en un contexto como este, donde recuperar el trabajo y propiciar el movimiento de la economía local es fundamental luego de un año muy difícil para todos los trabajadores y sectores productivos de nuestra ciudad", aseguró.

"Queremos pautas justas de control para todos. Somos muy estrictos con los controles para cuidar la salud y la seguridad de los marplatenses, pero este tipo de clausuras no tienen sentido y afectan a un sector muy castigado por la cuarentena", puntualizó.

Fernando Muro, secretario de Desarrollo Productivo del municipio, tildó de "mediocridad" el accionar de "ciertos funcionarios provinciales que necesitan 10 patrulleros para clausurar un local". Y en su cuenta de Twitter amplió en los conceptos: "Sigamos los marplatenses defendiendo nuestro trabajo", pidió.

Este jueves, la comisión de Hacienda del Concejo Deliberante recibió al secretario de Seguridad del municipio, Horacio “Toto” García, para que brinde detalles del presupuesto municipal 2021.

En el encuentro, el bloque de concejales del Frente de Todos fijó postura sobre la clausura del bar de Alem y cuestionó las declaraciones del intendente Montenegro.

No nos gustaron algunas aseveraciones del jefe político de la ciudad, hizo público un punto de vista, cuando los funcionarios aplicaron la ley”, afirmó el edil del Frente de Todos, Roberto “Chucho” Páez.

En ese sentido, consideró que “me parece que no es buen ejemplo que un funcionario, como el intendente municipal, haga algunas aseveraciones en ese sentido, cuando personal policial o del Reba, llevaron adelante distintos operativos e interpretaron una normativa”. “No hay que hacer hincapié en lo que no es legal. No parece que sea un buen ejemplo”, sentenció Páez.

Una posición crítica también mostró otro marplatense, que fue concejal y actualmente cumple funciones en el Ministerio de Seguridad provincial. Daniel Sosa dijo que "el intendente Guillermo Montenegro, muestra la peor cara de un político que es moverse de acuerdo al humor social, realizando posteos demagógicos, pensando que es candidato y no que gobierna una de las ciudades más importantes del país", en una nota que llegó a esta redacción.

"Ahora sale a cuestionar la clausura de un bar, haciéndose eco del reclamo de los dueños. La ley 14.050 fue sancionada en el año 2009. En ese entonces los bares y confiterías bailables fomentaban el consumo de alcohol en grandes cantidades con promociones de canilla libre. Los agentes del Reba no pueden hacerse los distraídos cuando observan infracciones”, subrayó.

Tras esas declaraciones del funcionario de Sergio Berni, el concejal oficialista, Agustín Neme, afirmó que "tratan de 'demagogo' a un Intendente por defender a un laburante ante una medida ridícula del gobierno provincial. Demagogia es clausurar un bar con 20 patrulleros por las medidas de los vasos".

Por su parte, un diputado provincial de Juntos por el Cambio presentó un proyecto de ley en la Cámara de Diputados provincial en el cual propone modificar la ley 14.050 que regula la actividad de bares, restaurantes y cervecerías.

“Esperamos que el proyecto sea tratado rápidamente para que arbitrariedades como las que sucedieron el fin de semana en Mar del Plata no se repitan. Es inexplicable que, respaldados con ridículas regulaciones como esta prohibición de vender en vasos de 500cc, clausuren comercios después de haber tenido al sector gastronómico cerrado durante 8 meses. Es tan absurda la ley que termina siendo una excusa para el cobro de coimas", recalcó Luciano Bugallo, autor de la propuesta.

Comentarios