La Justicia busca al rugbier acusado de golpear y amenazar a un grupo de amigos en Mar del Plata

Se trata de Felipe Máscolo, quien juega como wing en el Buenos Aires Cricket & Rugby Club. Todavía no pudo ser encontrado y notificado de la acusación en su contra: testigos lo señalan persiguiendo a las víctimas al volante de una camioneta.

Por Redacción

martes 26 de enero, 2021

La Justicia de Mar del Plata busca a un jugador de rugby que forma parte del plantel de la primera división de un club de la URBA acusado de participar la agresión a un grupo de doce amigos que denunciaron que unos 20 jóvenes los golpearon a la salida del boliche La Caseta.

Luego los persiguieron por las calles de la ciudad a bordo de una camioneta cuando trataban de alejarse de los disturbios.

El deportista acusado es Felipe Máscolo, de 23 años, quien se desempeña como wing en el Buenos Aires Cricket & Rugby Club (B.A.C.R.C.). 12 testigos ya declararon en la causa, doce denunciantes con cuatro heridos: uno de ellos perdió varios dientes.

De acuerdo a la denuncia que las víctimas realizaron el jueves pasado por la mañana, todo comenzó minutos antes de la 1 de ese día, en el local bailable ubicado a la altura del kilómetro 14 de la ruta 11, en el acceso al barrio Alfar. Allí, cuando la disco ya estaba por cerrar, se produjo una discusión que derivó en corridas y golpes de puños.

Según contaron los denunciantes, entre los cuales figura el hijo de un funcionario judicial de la fiscalía descentralizada de Ezeiza, quisieron evitar la gresca e intentaron irse del lugar sin que la situación pasara a mayores. Se dispersaron como pudieron: algunos se subieron a un remís, otros a autos particulares y los restantes se tomaron un colectivo de línea 221.

Sin embargo, la situación no finalizó allí. En su relato a la policía, contaron que dos de los 20 agresores -señalaron a Máscolo y a otro sujeto- los persiguieron a bordo de una camioneta Renault Kangoo: Máscolo estaba al volante. Ambos alcanzaron al colectivo y le cruzaron el vehículo para interrumpir su marcha. Luego se subieron al transporte público con intenciones de retomar el enfrentamiento. Pero en ese momento intercedió el chofer del ómnibus y los hizo retirarse, informaron fuentes policiales a Infobae.

Los denunciantes aseguraron que tras ello Máscolo continuó persiguiéndolos con su vehículo durante varias cuadras hasta que se cruzaron con un patrullero. Las víctimas aprovecharon la presencia policial y se bajaron del colectivo. Les contaron lo sucedido a los policías, que fueron tras la camioneta pero no lograron detenerla.

El grupo de amigos se dirigió a la Comisaria 1°, donde no les recibieron la denuncia “por no corresponder jurisdicción” y les dijeron que tenían que regresar a Playa Serena -el lugar donde habían comenzado los incidentes- para hacer allí la presentación.

Por las agresiones, cuatro jóvenes sufrieron lesiones de distinta consideración. Uno de ellos perdió piezas dentarias. Al efectuar la denuncia en Tribunales apuntaron contra Máscolo. Dijeron que lo habían reconocido previamente en el boliche. También presentaron la patente de la camioneta involucrada. Así, posteriormente se conoció que ese vehículo está registrado a nombre del padre del rugbier.

El hecho ocurrió solo dos días después del ataque a Matías Montín, también en Playa Grande. En este caso fue en el boliche Ananá, donde el joven de 20 años fue brutalmente herido tras recibir un botellazo en la cabeza, luego de una pelea entre dos grupos que se encontraban en el lugar. Montín fue dado de alta en el Hospital Privado de Comunidad (HPC). En tanto, los tres acusados del hecho se encuentra en libertad por decisión del juez de garantías del caso.

Fuente: Infobae

Comentarios