Vacunatorio Vip: desde el Concejo Deliberante impulsan repudio contra las “prácticas de privilegio”

Desde el interbloque de concejales de Juntos por el Cambio cuestionaron el gobierno nacional. Se conocieron detalles del caso del titular del multimedios La Capital, Florencio Aldrey Iglesias.

Por Redacción

lunes 22 de febrero, 2021

Por Carlos Walker 

Crece el escándalo. Ginés González García montó un vacunatorio exclusivo en el Ministerio de Salud de la Nación. La inoculación “vip” salió a la luz a partir de la confesión radial del periodista Horacio Verbitsky. Este hecho le valió el pedido de renuncia del presidente Alberto Fernández al ministro y el nombramiento de Carla Vizzotti como nueva titular de la cartera sanitaria.

Además, por haberse vacunado allí, el mandatario nacional decidió bajar al diputado Eduardo Valdés y al senador Jorge Taiana de la comitiva que viaja a México.

De todos modos, no fueron políticos los únicos que se vacunaron allí. Sumado a ellos, en el vacunatorio vip que montó Ginés además se vacunó el empresario Florencio Aldrey Iglesias, según reveló el diario Clarín. Este último es el dueño del diario La Capital de Mar del Plata, el Paseo Hermitage, los hoteles Hermitate y Provincial, y el shopping “Aldrey” en la zona de la vieja terminal de micros. Sus familiares, Dolores Noya y Lourdes Noya, también recibieron la Sputnik V con este privilegio.

REPUDIO EN EL CONCEJO DELIBERANTE MARPLATENSE

Este lunes, el interbloque de concejales de Juntos por el Cambio presentó una batería de proyectos repudiando las “prácticas de privilegio” utilizadas por el extitular del Ministerio de Salud de la Nación en el plan de vacunación contra el coronavirus en la Argentina.

En ese sentido, la presidenta del bloque de ediles de la Coalición Cívica, Angélica González, consideró que “resulta inaceptable, desde cualquier enfoque humano o político, el egoísmo e irresponsabilidad en el accionar demostrado por el Dr. Ginés González García al disponer de vacunas adquiridas por el País (es decir por todo su pueblo), para que sean aplicadas a sus amigos, familiares, compañeros políticos, personalidades allegadas, acólitos, etc. Dicho acto es además una apropiación indebida de una porción de un bien público común, como lo es el lote de vacunas adquiridas por la Argentina”.

A su vez, la edil de Elisa Carrió manifestó que “teniendo en mira del contexto humano y de pandemia en el que se desarrolló la deplorable actitud del Dr. González García, torna su actuar como ‘calamitoso’, en el sentido en que el Derecho Penal califica a las acciones disvaliosas que se dan en el aprovechamiento de una situación, en un entorno de peligro, necesidad o urgencia”.

Y resaltó que “en razón del rol político/ institucional que detentaba el Dr. González García al momento de su obrar mezquino, Ministro de Salud, o sea principal autoridad sanitaria del país, debió haber dado el ejemplo moral y médico/ sanitario, marcando y diagramando con el rigor de los métodos científicos que rigen la materia, el marco para la vacunación, con prioridad en la ciudadanía con mayor grado de vulnerabilidad”.

“Las prácticas de privilegio empleadas por el titular del Ministerio de Salud de la Nación, Dr. Ginés González García, consistentes en dar prerrogativa para la vacunación contra la Covid-19 a personas determinadas por su sólo arbitrio personal, no conforme métodos sanitarios de rigor científico en la materia, y en contradicción con el Plan Estratégico de Vacunación contra la Covid-19. Así como la desprolijidad, falta de transparencia, marchas y contramarchas y carencia de precisión, tanto en el manejo sanitario de la pandemia en general como del plan de vacunación en particular”, dijo González.

Destacó que “el exministro tuvo como norte no un plan pensando para la ciudadanía vulnerable, sino la búsqueda de la ventaja personal y de sus allegados. La ‘élite’ arbitrariamente determinada para la vacunación por el Dr. González García, sólo obedeció a criterios personales, orientado fundamentalmente para beneficio exclusivo de familiares propios, amigos, allegados, adherentes y compañeros políticos”.

“Los hechos derivados del criterio elitista concebido por el ex ministro, lejos están -por cierto-, del discurso inclusivo, de la tutela de los más desprotegidos, de la ampliación y pleno ejercicio de los derechos, de pensar primero en el otro. Evidentemente existe en el Dr. González García una dualidad, una doble vara, en la que el obrar va por el lado de la elite y el privilegio, y el discurso se transforma en una simple declamación vacía”, sostuvo.

Para finalizar, González dijo que “resulta inaceptable que un Ministro de un gobierno democrático, utilice en el ejercicio de su función criterios que repugnan los valores y principios republicanos y populares esenciales a ese sistema, empleando en cambio pautas más propias de concepciones oligárquicas (sino monárquicas) y aristocráticas”.

“Disponer de un ‘vacunatorio vip’ en el propio Ministerio para uso discrecional del Ministro al dispensar las 3000 vacunas ‘Sputnk V’ reservadas para sí, pero adquiridas por todo el pueblo argentino a través de su gobierno, no se compadece con prácticas democráticas y populares. Tan discordante actuar del Dr. González García, se da además como triste corolario de una opaca y deslucida gestión, más rica en errores e inconsistencias que en aciertos”, sentenció la edil de Lilita Carrió.

EL CASO ALDREY IGLESIAS

Según reconstruyó el diario Clarín, “Florencio Aldrey Iglesias debía vacunarse entre las 11 y las 12. Así le habían confirmado. Arriba de los 80 años, el empresario marplatense hacía tiempo que no salía de su hotel en el que se recluyó durante toda la pandemia y por el que, en la vieja normalidad, desfilaba buena parte del poder. Ni siquiera pudo viajar a Buenos Aires, a mediados del año pasado, para despedir a su mujer, que no pudo superar el Covid”.

En ese contexto, se detalló que “Aldrey Iglesias -el fin de semana se puso a disposición del ministro echado-, uno de los diez vacunados el jueves en el vacunatorio VIP del Ministerio de Salud tras un operativo revelado por Clarín y anticipado por Horacio Verbitsky, otro de los beneficiados, llegó por la entrada de la calle Lima. Y prefirió subir al segundo piso por escalares, para acotar el margen de contagio del ascensor. Convocado por el secretario privado de Ginés González García, de viaje por Entre Ríos, veinticuatro horas antes del fin de su carrera en la administración pública”.

A continuación, se remarcó que “la entrada de Aldrey Iglesias, al igual que cuatro de sus familiares, un par de amigos del ministro, Verbitsky y los legisladores Eduardo Valdés y Jorge Taiana, fue mucho menos secreta que la de los cuatro especialistas y directivos del Hospital Posadas a los que convocaron para la aplicación de las diez dosis de la vacuna Sputnik V”.

Además, se puntualizó que “no sabían, según reconstruyó este diario, a quiénes inocularían. Sí que su entrada al ministerio debía ser lo más secreta posible. ‘Ultra secreta’ confiaron. Viajaron desde el Posadas en una camioneta Toyota Hilux particular, y no en las que se suelen mover, identificadas por el hospital. Los esperaron en la cochera privada del ministro. Y subieron al segundo piso por el ascensor todavía reservado en esas horas para González García”.

A los diez privilegiados a vacunarse los hicieron pasar, de a tandas, a una oficina. A la espera de pasar a otro salón, el vacunatorio VIP, para que les aplicaran la vacuna. Según precisaron, no se cruzaron entre ellos. Les entregaron la libreta con la constancia de la administración de la primera dosis, y les confirmaron la fecha para la segunda”, se subrayó en el artículo del diario Clarín, firmado por el periodista Federico Mayol.

Por su parte, el diario Perfil señaló que “que Aldrey Iglesias y su familia integren la lista de quienes accedieron sin turno y por contactos estrechos con el poder a la vacuna contra el coronavirus mientras por ejemplo la mitad de los trabajadores del Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez no se ha logrado inmunizar revela que existe algo más que un vacunatorio VIP para los amigos del ahora ex ministro de Salud, Ginés González García, donde se fortalecieron las defensas para luchar contra la derecha, el neoliberalismo y el lawfare figuras como Horacio Verbitsky, Eduardo Valdes o Jorge Taiana. Porque El Gallego está muy lejos de comulgar con el kirchnerismo y así y todo tuvo sus dosis. ¿Sabrían en el gobierno nacional y popular que Aldrey Iglesias siempre apoyó en su tierra natal nada menos que a Manuel Fraga Iribarne, ministro del dictador Francisco Franco y fundador del Partido Popular de España? ¿Estarían al tanto en el Ministerio de que le estaban dando una vacuna crucial para el personal sanitario a un empresario que desde sus medios se opuso a la legalización del aborto, una medida central de salud pública?”.

“Hay que decir que el tipo fue coherente: se opuso a terminar con el aborto clandestino poco antes de optar por aplicarse la Sputnik V en la clandestinidad. Pero lo grave de la inmunización privilegiada de Aldrey Iglesias es que demuestra que no estamos hablando de ‘una avivada más de los progres K’ o de mala gestión de ‘funcionarios que no funcionan’ ni mucho menos de algo así como un caso de peronismo gagá protagonizado por el tándem Ginés-Horacio. Lo que vuelve a quedar expuesto es nuestro sistema de salvoconductos con el poder, lubricante del capitalismo de doble fila en el que el que tiene mejor llegada al Estado, gana y en el que un cargo en el Poder Ejecutivo, en la Justicia, en el Congreso, es un privilegio con todas las letras”, se agregó.

Al mismo tiempo, se indicó que “todo se retroalimenta en esa tierra de los ayer funcionarios que hoy son consultores, de los ex subsecretarios de tercera línea que ahora son gerentes de asuntos públicos de corporaciones, esa mugre legitimada del hoy-por-mí-mañana-por-tí del establishment que se aceita con favores sin ideología: un expediente que se acelera, una firma que aparece, un proyecto que se cajonea o –la novedad más repugnante– una vacuna escasa que se consigue fácil”.

“El tema es que esta vez todo causa más estupor porque el lugar común del sálvese quien pueda se vuelve literal: el que puede acceder a la vacuna, se salva, el que no, se muere. Entonces, los que siempre caminan los pasillos para que ese pliego de licitación se amolde un poco más a lo que puede ofrecer justo su empresa, ¿cómo no van probar a ver si un chat con un burócrata temporario les tiende un puente a la inmunidad en plena pandemia? Los que trajinan despachos para conseguir que el Estado les licúe una deuda, ¿cómo no van a pedir pasar por arriba en el sistema de salud a los simples mortales? Los que operan a todo nivel para zafar de causas judiciales, ¿cómo no van a pasar con el camión por encima a cualquiera con tal de asegurarse sus dosis? Los que hacen lobby para conseguir 5 palos de pauta oficial, ¿cómo no se van a cagar en tu abuelo que está esperando que lo atiendan en el 147 para tener un turno si la carrera es a ver quién sigue vivo?”, concluye el artículo de Perfil, rubricado por Jairo Straccia.

“SE ROBARON LA ESPERANZA Y LA SALUD DE MUCHOS ARGENTINOS”

Después del escándalo político que desató la confesión pública del periodista Horacio Verbitsky, los principales referentes de Juntos por el Cambio pidieron que el presidente Alberto Fernández asista al Congreso para brindar explicaciones sobre las vacunas “de privilegio” que se aplicaron a dirigentes ligados al oficialismo en la sede del Ministerio de Salud.

“Empezando por el Presidente, siguiendo por cada uno de sus funcionarios y funcionarias, y los responsables del Ministerio de Salud, deben dar explicaciones en el Congreso de esta estafa a la Nación”, expresó la cúpula de la coalición opositora a través de un comunicado titulado “Otra vez la inmoralidad oficialista”.

Además, los representantes del espacio exigieron al Gobierno que “informe el inventario de las vacunas, los vacunatorios habilitados y el registro de todas las personas” que fueron inoculadas.

Entendemos que esta situación es de una absoluta inmoralidad, hipocresía y apropiación de lo público, que desde el oficialismo pretenden minimizar con la sola renuncia de González García”, indicaron las autoridades de Juntos por el Cambio.

El texto fue firmado por Patricia Bullrich (Pro), Alfredo Cornejo (UCR), Maximiliano Ferraro (CC), Mario Negri (UCR), Luis Naidenoff (UCR), Juan Manuel López (CC), Cristian Ritondo (Pro), Humberto Schiavoni (Pro) y Miguel Ángel Pichetto.

“Hoy, este escándalo de corrupción en la vacunación, cuando aún faltan dosis para el personal de salud, de seguridad, docentes y los adultos mayores, nos obliga a repetir la exigencia de la publicación de datos y protocolo, que hasta ahora se ha ocultado a la ciudadanía y que permitió que se lleve adelante la aplicación de dosis a los amigos del oficialismo”, señalaron.

Con duros cuestionamientos a la gestión de la pandemia de Fernández, los referentes opositores advirtieron que es hora de que el Presidente brinde explicaciones públicas sobre las irregularidades en la campaña de vacunación.

“Es hora de que rindan cuentas y de que los vacunados en forma ilegal rindan cuenta a la Justicia por este delito. No robaron ningún bien material, se robaron la esperanza y la salud de muchos argentinos”, enfatizaron desde Pro, la UCR y la CC.

Comentarios