Covid y educación: consecuencias

Por Mercedes Giuffré

domingo 4 de abril, 2021

La pandemia de COVID-19 ha creado la mayor interrupción de los sistemas educativos de la historia, afectando a casi 1.600 millones de alumnos en más de 190 países y en todos los continentes. El cierre de escuelas y otros espacios de aprendizaje ha afectado al 94% de la población estudiantil del mundo, y hasta el 99% en en los países de renta baja y media-baja.

El bloqueo global de las instituciones educativas está causando una interrupción importante (y probablemente desigual) en el aprendizaje de los estudiantes; interrupciones en las evaluaciones internas; y la cancelación de las evaluaciones públicas por calificaciones o su sustitución por una alternativa inferior.

La pandemia de COVID-19 es ante todo una crisis de salud. Muchos países han decidido cerrar escuelas, colegios y universidades. La crisis materializa el dilema que enfrentan los legisladores entre cerrar las escuelas (reducir el contacto y salvar vidas) y mantenerlas abiertas (permitir que los trabajadores trabajen y mantener el ritmo de la economía). Muchas familias de todo el mundo sienten la grave interrupción a corto plazo: la educación en el hogar no solo es un impacto masivo para la productividad de los padres, sino también para la vida social y el aprendizaje de los niños. La enseñanza se está moviendo en línea, a una escala no probada y sin precedentes. Las evaluaciones de los estudiantes también se están moviendo en línea, con mucho ensayo y error e incertidumbre para todos. Muchas evaluaciones simplemente se cancelaron. Es importante destacar que estas interrupciones no serán solo un problema a corto plazo, más aún, se desconoce el plazo.

La crisis está exacerbando las disparidades educativas preexistentes al reducir las oportunidades para muchos de los niños, jóvenes y adultos más vulnerables: los que viven en zonas pobres o rurales, las niñas, los refugiados, las personas con discapacidad y personas desplazadas por la fuerza, de continuar con su aprendizaje. Las pérdidas de aprendizaje también amenazan con extenderse más allá de esta generación y borrar décadas de progreso, sobre todo en lo que respecta al acceso de niños y de mujeres jóvenes. Unos 23,8 millones más de niños y jóvenes (desde preescolar hasta la enseñanza superior) podrían abandonar o no tener acceso a la escuela en 2021, debido al impacto económico de la pandemia en sus familias. Asimismo, la interrupción de la educación ha tenido y seguirá teniendo efectos sustanciales más allá de la educación. El cierre de los centros educativos de instituciones educativas dificultan la prestación de servicios esenciales para los niños y las comunidades, incluyendo el acceso a alimentos nutritivos; afectan a la la capacidad de muchos padres para trabajar, y aumentan los riesgos de violencia contra las mujeres y las niñas.

La única posibilidad ha sido que los estudiantes continúen su educación en casa, con la esperanza de no perder demasiado. Las familias son fundamentales para la educación y hay un consenso generalizado de su rol en el aprendizaje del niño. La expansión actual a escala mundial de la educación en el hogar podría, en un principio, considerarse bastante positiva, pero no es probable que sea efectiva. Por lo general, esta función se ve como un complemento a la información de la escuela. Los padres complementan el aprendizaje de matemáticas de un niño practicando el conteo o destacando problemas matemáticos simples en la vida diaria; o comparten lecciones de historia con documentales en TV. Ahora bien, ser el principal impulsor del aprendizaje, incluso con los materiales en línea, es una cuestión diferente; y aunque muchos padres de todo el mundo educan con éxito a sus hijos en casa, parece poco probable que esto se generalice en toda la población.

Entonces, aunque la educación en el hogar global seguramente producirá algunos momentos de inspiración, algunos momentos de enojo, algunos momentos divertidos y algunos momentos de frustración, parece muy poco probable que, en promedio, reemplace el aprendizaje perdido en la escuela. Pero el punto más importante es este: probablemente habrá disparidades sustanciales entre las familias en la medida en que pueden ayudar a sus hijos a aprender.

Las diferencias clave incluyen la cantidad de tiempo disponible para dedicar a la enseñanza, las habilidades no cognitivas de los padres, los recursos (por ejemplo, no todos poseen el kit de Wifi para acceder al mejor material en línea) y también la suma de conocimiento: es difícil ayudar a un hijo a aprender algo que los padres pueden no comprender. En consecuencia, este episodio conducirá a un aumento de la desigualdad en el crecimiento del capital humano para las cohortes afectadas.

A medida que aumentan las presiones fiscales y la ayuda al desarrollo, la financiación de la educación también podría enfrentarse a grandes retos, exacerbando los enormes déficits de financiación de la educación anteriores a COVID-19. Para los países de renta baja y media-baja, por ejemplo, esta brecha había alcanzado la asombrosa cifra de 148.000 millones de dólares anuales y ahora podría aumentar hasta un tercio. Por otra parte, esta crisis ha estimulado la innovación dentro del sector educativo. Hemos visto enfoques innovadores en apoyo de la continuidad de la educación y la formación: Internet, radio y la televisión e inclusive distribución de tareas impresas para llevar a casa.

Esto es cierto para los niños y jóvenes afectados por la falta de recursos o de un entorno propicio para acceder al aprendizaje. Es para los profesionales de la enseñanza y su necesidad de una mejor formación en nuevos métodos de enseñanza, así como de apoyo. Por último, pero no por ello menos importante, la comunidad educativa en general, incluidas las comunidades locales, es de quienes depende la continuidad de la educación durante crisis y que son clave para reconstruir mejor.

El cierre de escuelas, colegios y universidades no solo interrumpe la enseñanza para estudiantes de todo el mundo; el cierre también coincide con un período clave de evaluación y muchos exámenes se han pospuesto o cancelado. Quizás se piense que las evaluaciones internas son menos importantes y muchas simplemente se han cancelado. Pero su objetivo es brindar información sobre el progreso del niño a las familias y los docentes. La pérdida de esta información retrasa el reconocimiento tanto del potencial como de las dificultades de aprendizaje y puede tener consecuencias perjudiciales a largo plazo para el niño. Como resultado de esto, algunos estudiantes carecieron de los conocimientos necesarios para realizar con éxito, las pruebas de evaluación. Estos efectos son más evidentes para los estudiantes de entornos desfavorecidos.

El bloqueo global de las instituciones educativas va a causar una interrupción importante (y probablemente desigual) en el aprendizaje de los estudiantes; interrupciones en las evaluaciones internas; y la cancelación de las evaluaciones públicas por calificaciones o su sustitución por una alternativa inferior. ¿Qué se puede hacer para mitigar estos impactos negativos? Las escuelas necesitan recursos para reconstruir los daños ocasionados por la pérdida de aprendizaje, una vez que vuelvan a abrir. Cómo se utilizan estos recursos y cómo dirigirse a los niños que resultaron especialmente afectados, es una cuestión abierta. Dada la evidencia de la importancia de las evaluaciones para el aprendizaje, las escuelas también deberían considerar posponer las evaluaciones internas en lugar de omitirlas.

Para los nuevos graduados, las políticas públicas deberían apoyar su ingreso al mercado laboral para evitar períodos de desempleo más prolongados.
Sigue existiendo el riesgo de una espiral descendente, en un círculo de retroalimentación negativa de pérdida de aprendizaje y exclusión. Sin embargo, toda espiral negativa de agravamiento de las circunstancias socioeconómicas sugiere la evolución inversa hacia una espiral positiva, que llevaría al futuro de la educación que deseamos: un cambio inclusivo en la prestación de la educación, que libere el potencial de los individuos y de la realización colectiva, a través de la inversión en educación.

Afortunadamente existe un impulso ilimitado, y recursos sin explotar, con los que podemos contar para la restauración, no sólo de de los servicios esenciales de la educación, sino de sus aspiraciones fundamentales. Es responsabilidad de los gobiernos, los docentes, los padres, y la comunidad internacional, mantenerse fieles a los principios y llevar a cabo reformas para que, no sólo los niños y los jóvenes recuperen su futuro prometido, sino que todos los los actores de la educación encuentren su papel para hacerlo realidad.

Mag. Mercedes S. Giuffré
mgiuffre@mdp.edu.ar

Comentarios