Paulo Vilouta recordó insólita estafa en Mar del Plata

El periodista contó cómo lo engañaron cuando fue a cubrir un Torneo de Verano en esta ciudad.

Por Redacción

sábado 22 de mayo, 2021

Paulo Vilouta contó en el programa Es por ahí (América, a las 11) el disparatado robo que sufrió hace unos años en Mar del Plata, donde había ido a cubrir un torneo de verano.

Los conductores del ciclo, Guillermo Andino y Soledad Fandiño, no podían creer la insólita forma en la que el periodista había resultado estafado en su buena fe.

El relato de Vilouta, que a pesar de la pena de que haya sido estafado, por momentos resultó desopilante, tuvo como disparador un comentario de Soledad Fandiño.

"Paulo Vilouta es una persona a la que siempre le pasan cosas insólitas", dijo la conductora, y le consultó directamente al invitado: "¿Por qué tenés tantas historias así?".

“Porque se fueron dando y yo las cuento -respondió Paulo-. Tengo muchos viajes por el fútbol, entonces se generan muchas anécdotas”.

Entonces, pasó a contar lo que le sucedió hace unos años: “Vamos a transmitir a Mar del Plata por un torneo de verano. Me encuentro con una amiga. Entonces, íbamos siempre a una playa tranquila, para no estar todo el tiempo hablando de fútbol ni estar mezclados en el lío de la ciudad en plena temporada”.

Ubicada la escena donde se desarrollarían los hechos, siguió detallando: “Estábamos en un hotel en Playa Chica e Íbamos caminando, por abajo, hacia Playa Grande".

"Había un chico que vendía aritos y pulseras en una manta, un artesano -añadió-. Y yo digo 'mirá qué lindo esto, mañana compramos'. Efectivamente, un día paramos y compramos”

Para seguir con la anécdota, Vilouta recordó cómo era el valor del peso en la época en la que fue víctima de esa singular estafa. "En ese momento, cien pesos no eran como mil pesos de ahora: eran como si ahora existiera un billete de diez mil. Era plata y era difícil de cambiar (por billetes de menor valor)”.

Aclarado ese punto, el panelista de Intratables (América, a las 21.30), comentó que, efectivamente, habían comprado algunas de las artesanías que vendía el muchacho y, al momento de pagar, se dieron cuenta de que sólo tenían ese billete de alta denominación. “Vamos a pagar y decimos:`Uy, qué lío. Te conseguimos cambio`”, le ofrecieron.

Pero el artesano prefirió ir por sus propios medios a conseguir el cambio a una estación de servicio y les pidió a Vilouta y su amiga que entretanto le cuidaran la mercadería que tenía sobre la manta.

“Venía la gente y nos preguntaba el precio y nos pedían cosas -recordó Vilouta-. Se juntaban personas y nosotros ahí, con mi amiga mirando.... Yo pensé que era extraño...”.

Al cabo de un largo tiempo, una hora diez, sin tener noticias del artesano, dijo, optó por ir a buscarlo. “Mientras todos me cuestionaban, yo creí que le había pasado algo al pibe”, contó.

Lo peor estaba por llegar. De acuerdo a lo publicado en el diario Clarín, el periodista entró a la estación de servicio y preguntó: "¿Lo vieron a este chico de la mantita?". La sorpresa fue grande: "Ahí me dijeron que se llama Ariel y que no lo habían visto -evocó Paulo-. Además, me contaron andaba con muchos problemas y que tenía que viajar a Buenos Aires”. Como si hiciera falta, remató: “No vino nunca más”.

“¿Y qué hiciste con todas las cosas?”, le preguntó Guillermo Andino. “Me las guardé por si volvía -contestó Vilouta-. Pero la chica que limpiaba el hotel me pidió que 'sacara las joyas' porque ella no se haría responsable si pasaba algo. El chico no volvió y las cosas quedaron ahí".

Comentarios