Gastronómicos: "Estamos en el fondo del pozo y deciden tirar paladas de tierra para liquidarnos"

Así se refirió el empresario marplatense, Leonardo Flotta, sobre el DNU que implica el confinamiento estricto hasta el 30 de mayo. Además aclaró que también abrirá las puertas de sus comercios, a pesar de la posibilidad de prolongarse el decreto.

Por Redacción

viernes 28 de mayo, 2021

Leonardo Flotta no se calla. El empresario de la gastronomía y el entretenimiento marplatense se expresó cada vez que se le ha impedido abrir las puertas de sus comercios. Hasta el momento acató el confinamiento estricto, pero como el resto de los empresarios de sus rubros y casi todos los comerciantes de la ciudad, reabrirá su actividad el próximo lunes aunque se mantengan las actuales medidas nacionales.

"La situación económica cada vez se agrava más y uno se empieza sentir desvalorado, desprotegido. Ya es momento de no enojarse más, darse cuenta en el lugar que estamos y no es el mejor para llevar adelante un comercio o una empresa. Hay que empezar a luchar con nuestras herramientas para sobrevivir", explicó Flotta.

"Nos sentimos en el fondo del pozo y deciden tirar paladas de tierra para liquidarnos, pero no lo vamos a permitir. Vamos a tomar decisiones que nos hagan salir adelante para sobrevivir", indicó el empresario.

Asimismo, Flotta subrayó que "acá hay una pandemia, pero dos maneras de pasarla. Hay un sector que en la parte económica no se ha visto afectada como el Estado y los que viven de él. Y a nosotros, que no podemos salir a trabajar. Tampoco que nos vean como delincuentes cuando no tenemos alternativa. Hoy se creó una imagen del comerciantes, el empresario y al cartonero como un zombie que anda contaminando y matando gente por la calle. No son asesinos, son gente que no le queda otra que trabajar, que aprendió que con protocolos se podía hacer y lo hemos comprobado. Que entiendan que si no trabajamos no podemos subsistir. Tenemos que trabajar y rebelarnos".

"Estamos acorralados. El Gobierno nos indica que nos metamos abajo del agua porque en la superficie hay un virus. ¿Cuánto aguantás abajo del agua? Hay que salir a respirar. Hace 15 meses que trabajamos de manera esporádica, con horarios restringidos, con capacidades limitadas y demás. ¿Qué pasaría si a todos los que esta pandemia no les afectó económicamente, ahora se da vuelta? Que sean ellos los que tienen durante 15 meses ingresos del 30 o 50 por ciento. Eso sería justo", manifestó en conversación con el programa Hora 12 que se emite por CNN Radio Mar del Plata (FM 88.3).

Y continuó: "Encima no han invertido. Hace 15 meses que veo que el Hospital Regional está igual. Estamos peor, en el medio de la peor pandemia de la historia".

En Tucumán ocurrió que algunos comerciantes que abrieron sus puertas han sido detenidos por no respetar el DNU vigente, y en Mar del Plata se alerta sobre esa posibilidad.

"Eso es la política barata, ordinaria y decadente de algunos que quieren subir un escalón. Son políticos que no piensan en el pueblo, no piensan en el país, solamente piensan en ellos. Es algo desagradable. ¿Cómo voy a ir preso por trabajar? Sería una locura. Yo veo a piqueteros cortando la calle y no pasa nada. ¿Cómo voy a ir preso si hay fiestas clandestinas por todos lados? Es imposible que vaya preso. Podrán venir, intimarme a que tengo que cerrar, pero no preso", exclamó Flotta, quien también criticó al presidente del bloque de concejales del Frente de Todos, Marcos Gutiérrez, por filmar a marplatenses que realizan actividad física en la zona costera, durante esta semana, en el marco del nuevo confinamiento. "Es el mismo concejal que hace pocos días pedía a los gritos que se habilitara la costa para poder correr y  caminar. No entiendo", lanzó.

Respecto a la situación de sus empleados, confesó que "los trabajadores de mis comercios están más decididos que yo en abrir las puertas. Ellos son los que más me empujan a hacerlo. Los gastronómicos viven de la propina. Tiene un sueldo, pero que es el 30% de su ingreso y el resto es propina".

Por último, Leonardo Flotta argumentó que "lo sanitario es un problema que se tiene que ocupar el Estado, donde millones de argentinos deberían estar vacunados, los hospitales deberían estar rebalsados de equipamiento. Eso escapa a nosotros. Nuestra tarea es trabajar con los protocolos y lo hemos hecho".

 

 

Comentarios