Fase 2: el kirchnerismo exige controles en comercios gastronómicos

En el primer día de la Fase 2 en la ciudad, el Frente de Todos denunció la "falta de gestión y la absoluta ausencia de controles" del Ejecutivo local en el marco de la pandemia del Covid-19 en el distrito de General Pueyrredon.

Por Redacción

lunes 31 de mayo, 2021

"El 31 de mayo abrimos sí o sí", así habían anticipado los gastronómicos de Mar del Plata la rebelión que empezó este lunes al finalizar el confinamiento estricto decretado por el Presidente Alberto Fernández. Pese a que la ciudad entró en Fase 2, donde sólo está permitida la atención al aire libre o bajo la modalidad de delivery y take away, los comerciantes estimaron que un 90% de los locales trabajará con un 30% de aforo en el interior.

El concejal del Frente de Todos, Roberto Páez, criticó con dureza al intendente Guillermo Montenegro por su "falta de gestión y la absoluta ausencia de controles" en el marco de la pandemia del Covid -19 en el distrito de General Pueyrredon.

En estos últimos meses el intendente Montenegro no llevó adelante ninguna política pública para ayudar a los sectores más afectados por las restricciones. El gobierno provincial y nacional si puso en marcha a través de Fernanda Raverta los IFE y los ATP que sirvieron mucho para mantener los puestos de trabajo. Montenegro se hace la víctima y no gestiona, no hace nada, no genera políticas públicas sostenibles en el tiempo”, dijo el edil opositor.

En ese sentido, fue categórico al señalar que "el Departamento Ejecutivo no toma decisiones y solo trata de sacar ventajas de las políticas implementadas por el gobierno provincial y nacional".

“Por ejemplo las calles en los barrios más alejados del centro están en un estado calamitoso y esto no es culpa de Axel Kicillof, es culpa suya. El día que el intendente Montenegro deje de victimizarse y empiece a gestionar y entienda que ese es el camino, se empezaran a hacer mejor las cosas en Mar del Plata, por ahora la ciudad sigue siendo una ciudad postergada, una ciudad donde realmente no se toman decisiones, una ciudad que está tratando de sacar ventajas de las políticas provinciales y nacionales”.

Páez analizó la situación pandémica en el Partido de General Pueyrredon y responsabilizó al gobierno municipal por la falta de controles en el marco de la restrictiva Fase 2.

“Analizando la situación en los últimos días en nuestra ciudad, observamos una aceleración de casos y entendemos que esto mucho tiene que ver con la total y absoluta falta de controles por parte del intendente Guillermo Montenegro, algo que nosotros venimos denunciando públicamente hace tiempo. Por ejemplo, no se controlaron los colectivos, no se controlaron los protocolos de los distintos lugares y muchos actuaban como si el virus no existiera", afirmó.

Y remarcó: "Tampoco hubo controles en los diferentes accesos a la ciudad ni hubo controles de circulación. A mí juicio hay negligencia del Intendente y de todo su equipo. Nosotros no queremos la antinomia salud - trabajo, pero me parece que hoy no están dadas las condiciones para mantener todo abierto tal cual se venía haciendo, me parece que hay horarios que se deben respetar. No estamos en contra del trabajo, de los emprendimientos gastronómicos, pero también es cierto que tenemos la obligación, a través de nuestros gobiernos provinciales y nacionales, de cuidar la salud de toda la población”.

Por último, el edil hizo hincapié en las fiestas clandestinas y anunció que desde el bloque del Frente de Todos presentaron un proyecto en el Concejo Deliberante para conocer con detalles lo actuado y el monto recaudado por las multas aplicadas.

“Sabemos que hay muchas fiestas clandestinas en la ciudad, son muchas más de las 700 que se pudieron desactivar, ahora si hay un sistema para penalizar esto que claramente es un delito, un importante generador de contagio para la comunidad, nosotros como bloque el viernes pasado ingresamos un proyecto para que nos informen cuánto es lo recaudado por multas”, sentenció.

Por su parte, el exconcejal Mario Rodríguez consideró que "la actitud del Municipio y sus funcionarios debe cambiar. Demasiadas negaciones, múltiples desinteligencias y hasta expresiones desafortunadas y errores de gestión nos llevaron hasta acá. Lo peor que podemos hacer es, encima, sumar agravios a quienes expresan una opinión, como los arriba nombrados, basada en un profundo conocimiento del tema en cuestión".

"Por ello, sostenemos que el intendente Municipal debe llamar a la reflexión a sus funcionarios y voceros, constituídos en opinólogos y, a veces, en destratadores seriales, a fin de recuperar o constituir un ámbito amable dónde se puedan expresar estas y otras opiniones o miradas, a fin de consensuar acciones que permitan planificar un horizonte de certidumbre que mitigue la lógica angustia de nuestros vecinos", afirmó el dirigente radical, cercano al embajador en España, Ricardo Alfonsín.

"Días atrás coincidimos con otros sectores en la común preocupación de cuidar la salud de la gente, la economía de comercios y empresas y los puestos de trabajo, pero también alertamos que era necesario acentuar las campañas de prevención y concientización acerca de los cuidados personales, solicitando un mayor control del estado en el transporte público, las reuniones sociales y la nocturnidad", señaló.

"Ahora, que se viene intensificando la campaña de vacunación, y se ha logrado avanzar en la llegada de millones de vacunas y hasta en la fabricación de la Sputnik en nuestro país, es nuestra obligación tender puentes que tiendan a transitar, con diálogo, respeto y los mayores consensos posibles, los enormes desafíos que tenemos por delante como sociedad", sentenció Rodríguez.

Comentarios