Multan con 2 millones de pesos a cervecería por violar protocolos

Se trata del local comercial de la firma Ogham, ubicado en la calle Alem, cuyo video se viralizó y se transformó en una mala imagen para la ciudad en el marco de la Fase 2 del aislamiento. En el fallo, además, se dictó la clausura por un plazo de 30 días.

Por Redacción

viernes 9 de julio, 2021

Tal como informó El Marplatense, un bar de la zona de Alem fue clausurado por llevar adelante una fiesta clandestina, que quedó registrada en un video grabado por los mismos participantes. En las imágenes, se pudo ver a los jóvenes sin distanciamiento ni uso de barbijo.

A raíz de ello, se llevó adelante un operativo del área de Inspección General, a cargo de Marcelo Cardoso, que finalizó con la clausura del local por incumplir con los protocolos. Este hecho tomó trascendencia Nacional, con lo cual desde la cadena de cervecerías salieron a pedir disculpas públicas.

El propio intendente Guillermo Montenegro mostró públicamente su desagrado al ver el video que se viralizó durante ese fin de semana del pasado 13 de junio.

“Obviamente que me da mucha bronca. Se clausuró el lugar, se inició una investigación judicial y se le van a aplicar las multas que corresponden, no solamente a los organizadores, sino a la gente que estaba” en el lugar, expresó el jefe comunal en ese momento.

Este jueves, en una documentación a la que tuvo acceso El Marplatense, el Juzgado de Faltas municipal hizo efectiva la multa a Ogham, de la calle Alem, por un monto de 2 millones de pesos. Además, se detalla, hace efectiva una clausura de 30 días y, en caso de reiteración de contravención, "la clausura será definitiva"

En uno de los párrafos del fallo, el Juez quiso resaltar que "lo verificado implica un claro menosprecio a las reglamentaciones dictadas en ejercicio del poder de policía y tendientes a tutelar valores públicos como la salubridad, higiene y seguridad", argumentó.

Tal como lo adelantó de manera exclusiva este portal de noticias, el Municipio ya tomó una medida similar con otro establecimiento por incumplir los protocolos sanitarios. Se trató del resto-bar Yago, ubicado a metros de la concurrida calle Güemes.

Fue así como, tras el operativo de Inspección General, el Juez de Faltas Pedro López Martucci, le aplicó una multa de $ 1.200.000 al mencionado reducto "por incumplir con el protocolo y el cierre de horario".

En el documento, el juez de Faltas sostuvo que "las actividades que conllevan a la circulación de personas especialmente en espacios cerrados, como el caso que nos ocupa, sin respetar los protocolos de funcionamiento, ni horarios, ni medidas de distanciamiento implican un alto riesgo de transmisión de virus".

Comentarios