Comenzó el juicio a tres hombres acusados de transportar casi 400 kilos de cocaína

Los sujetos fueron detenidos luego de una persecución, primero motorizada y luego de a pie, en caminos rurales del centro de la provincia de Buenos Aires. Ya declararon 5 testigos

Por Redacción

viernes 5 de noviembre, 2021

Con la presencia remota del presidente del Tribunal Oral Federal de Mar del Plata, Nicolás Toselli, comenzó el debate donde se juzga a tres hombres por transportar  378 kilos de cocaína.

En la sala de audiencias estuvieron los representantes del Ministerio Público Fiscal, encabezados por el fiscal general Juan Manuel Pettigiani, y el juez Roberto Falcone, acompañado por los secretarios de la dependencia. Desde la virtualidad también participaron el tercer integrante del tribunal, Fernando Machado Pelloni, las defensas y los acusados.

Tras la lectura de la teoría del caso a cargo del fiscal, los imputados Ramón Méndez Peralta, Fabián Angel Rojas y Enzo Eduardo Gareca se negaron a declarar, al menos en esta primera instancia.

Luego comenzó la producción de la prueba, para lo cual se escuchó en primer lugar a Carlos Germán Ludueña, quien al momento del procedimiento, el 12 de agosto de 2018, era jefe de la patrulla rural de Las Flores.

Ese domingo, de acuerdo a su relato, recibió un llamado de sus colegas de General Belgrano, quienes dieron aviso de la persecución de una camioneta Fiat Toro gris, que se había dado a la fuga luego de la interceptación de dos mujeres policías de la Estación de Policía Comunal de Pila que advirtieron su alta velocidad pese al mal estado de los caminos, luego de varios días de lluvia. Poco tiempo después, personal de guardia del Destacamento Rosas le comunicó que el vehículo había sido identificado y se encontraba dentro de la estancia La Castorina, mientras que las personas a bordo habían sido detenidas, siempre de acuerdo al relato del testigo.

Contó que, cuando llegó al predio rural, tuvo la orden de registrar el contenido de la carga de la camioneta, luego de que el chofer del rodado dijera de manera espontánea a los policías presentes que el cargamento era de droga. Al abrir la caja de la camioneta, tapada con una lona, tomó uno de los bultos que estaban más a mano y lo abrió: “Eran los panes famosos que vemos por la televisión; nunca habíamos tenido ante la vista algo así”, relató el policía con 25 años de servicio.

Al cortar uno de los panes con un cuchillo, se encontró con un polvo blanco cristalino, sobre el cual los reactivos químicos confirmaron que se trataba de clorhidrato de cocaína. Al comunicar las novedades al Juzgado Federal de Azul, le informaron que la Policía Federal Argentina tomaría el caso ante la magnitud de la maniobra.

El fiscal lo consultó sobre cómo creía que llegaría esa cantidad de estupefacientes a los campos bonaerenses, ante lo cual el testigo señaló en primer lugar que se trata de una zona que no es transitada por vehículos, más allá de la gente que trabaja o vive en los alrededores. Luego, reparó en el nombre que la fuerza policial puso al operativo: “Bandera blanca”, en alusión a la bandera encontrada a bordo de la camioneta donde se transportaba la droga. “Posiblemente haya venido en avioneta. Por un trasbordo de vehículo a vehículo, o de esa forma, otra manera no hay”, sostuvo en la sala de audiencias.

También declararon Nora Mengarelli –actual comisaria de la Policía Federal Argentina y entonces segunda jefa de la PFA en la Delegación Azul- y Leandro Barragán, integrante de la misma fuerza. Ambos acudieron hasta el destacamento policial de Rosas, donde habían sido trasladados los detenidos y la camioneta, que fue cerrada y resguardada con fajas y conducida por un efectivo junto a un testigo del procedimiento. Ese traslado debió hacerse, según el relato de Ludueña, porque el mal estado del camino que conecta el destacamento de Rosas con La Castorina hacía imposible el transito de más vehículos por las lagunas que se forman sobre él. De hecho, refirió que se trata de una calle de “tierra muy arenosa” y que cuenta en el trayecto de los diez o doce kilómetros que hay entre un lugar y otro con “diez cortadas”, es decir, diez lugares donde el agua de los laterales toma el camino.

Los dos efectivos de la PFA relataron que acudieron por orden del Juzgado de Azul, quitaron –con la presencia de dos testigos que también declararon este viernes en el juicio- el franjado de la camioneta, y una a una bajaron las bolsas con estupefacientes que se encontraban en la cabina del vehículo y en la caja trasera: refirieron que algunos bultos tenían la imagen de un reloj, otros la inscripción HD, y que había bolsas que referían a soja con origen en Bolivia. Ambos dijeron ante el TOF que nunca habían participado de un secuestro de esta magnitud.

La próxima audiencia está prevista para el viernes 19 a las 10, para avanzar con la producción de la prueba.

Comentarios