"Me dio mucha vergüenza decirle a mis nietos que no pude conseguir justicia para su papá"

Declaró Mónica Jenkins, madre de Francisco Murcia, uno de lo jóvenes atropellados por una camioneta en las inmediaciones de Constitución e Ingenieros el 31 de octubre del 2018.

Por Redacción

jueves 5 de mayo, 2022

Familiares de Francisco Murcia y Pablo Pereira se manifestaron en la puerta de tribunales a días de la decisión del jurado de declarar "no culpable" al acusado de atropellar y matar a los dos motociclistas.

"El 19 de mayo se va a ser el juicio por cesura. Ya que salió así, que mínimamente tomen una medida de seguridad para que esta persona no se vaya a la casa con el riesgo de agarrarse otro brote. Porque si se agarró uno por fumarse un porro, nadie dice que no se pueda agarrar otro brote y salga a asesinar a más gente, que no destruya más familias", declaró Mónica Jenkins, madre de Francisco Murcia.

"Después del juicio hay gente de adentro de la clínica que estaban internados con él que dijeron que no estaba en el área en la parte de psiquiatría, sino en la parte de adicciones, que incluso tuvo una novia y que tenía una vida totalmente normal. O sea, es mentira que estaba solo en un rincón, es mentira que daba vueltas atrás de un teléfono. Él hacía una vida normal, jugaba al truco, iban todos los días los familiares a visitarlo, salía, o sea que mínimamente le pongan una medida de seguridad en el Borda o en algún psiquiátrico que sea estatal", continuó.

Respecto a la decisión del jurado de declararlo "No culpable" aseveró: "Se dejó engañar, hubo un montón de testigos que eran todos amigos de quienes los atropelló, que obviamente tienen prohibido atestiguar en contra, la familia y después los psiquiatras que repitieron como loros todos los mismo, estaban con un libreto. Eso es lo que pienso y el jurado se dejó convencer".

Además, aseguró que "ellos lo que dicen es que él nunca había ido a un psicólogo, ni al psiquiatra, no tuvo ningún tratamiento, él estaba totalmente sano, tenía una vida normal y de repente se fumó un porro y le agarró un brote psicótico. En estos cuatro años que pasaron no se volvió a agarrar un brote psicótico, fue el único en su vida".

En cuanto si hay otra instancia para recurrir, manifestó que "lo único que queda es el juicio de cesura y yo trataré de hacerles un juicio por falso testimonio a la gente que dijo cosas que no son".

"La cesura es un juicio donde van a decidir qué medida de seguridad toman. Si el chico se va a su casa con su mamá, de donde salió hecho un loco a matar gente o si lo internan en una clínica psiquiátrica o en la misma que está que es como un spa", agregó.

Sobre la posibilidad de que vuelva a ser internado, dijo: "Que sea en otro psiquiátrico, esta clínica es un spa donde juegan, salen a pasear, hacen actividades totalmente normales y él está con adictos, con chicos totalmente normales, no están locos. Son chicos que tuvieron la desgracia  de caer en una adicción o están deprimidos, no me parece un lugar para que esté un psicópata".

En referencia a la participación en el juicio, enunció que el hombre "no declaró, estaba en la sala tambaleándose poniendo cara de me da lástima. Después salía, se le cruzó a mi ex marido por el frente abrazando a una chica, cagándose de risa como si no hubiese hecho nada. Fue todo un acting espantoso".

Por último, detalló como fueron sus días después de la decisión del jurado: "fue espantoso, me dio mucha vergüenza llegar a mi casa, enfrentar a mis nietos que viven conmigo desde que Fran falleció y decirles que no pude conseguir justicia para su papá, fue muy duro. Yo pensé que después del juicio, incluso había dicho, si apelan, si se va a la casa, a mi no me importaba, yo lo que quiero es que digan que fue culpable de matar a mi hijo y fue lo que no conseguí".

Comentarios