I want to ride my bicycle

por Fernando Poó

domingo 5 de junio, 2022

La canción de Queen refleja la alegría de andar en bicicleta. Es una letra juguetona y divertida que opone la bicicleta a las obligaciones, a cosas serias como confabular o ir a la guerra. Pienso en mí y en mis amigos andando en bicicleta cuando éramos niños o adolescentes. Esa es la sensación que evoca la canción. La bicicleta como algo gozoso. La serie Stranger Things se nutre de los universos creados en películas como ET, Los Goonies, o It y pone en escena a las bicicletas como protagonistas de la infancia y de la adolescencia que comienza. Al igual que en las películas, las bicicletas acompañan, comunican, salvan. Sin embargo, al ingresar al mundo adulto las bicicletas desaparecen. Su lugar lo ocupan los autos. Algunos años atrás, en el programa de la BBC, Top Gear, se burlaban de los adultos que andaban en bicicleta. Realizaron un video en que se ven abogados, médicos y bomberos jugando en una plaza, chapoteando en charcos, saltando en una rayuela, girando en una calesita, divertidos, sonrientes, poco serios. El video termina con un hombre en traje que se cae cuando quiere frenar su bicicleta y una voz en off dice: “dejás de jugar con juguetes de niños cuando crecés, entonces, por qué usar una bicicleta, comportate de acuerdo con tu edad y comprate un auto”. La televisión y el cine crean los mitos de esta época. Sin embargo, algunas personas, buscan narraciones alternativas.

Leszek Sibilski es uno de ellos. Es doctor en Sociología, ex miembro del equipo olímpico de ciclismo de Polonia, miembro del grupo de expertos que trabajó en la redacción de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, y el artífice de la declaración del 3 de junio como el Día Mundial de la Bicicleta. Sibilski escribió en el año 2015 un artículo que fue publicado por el Banco Mundial con el título El ciclismo es cosa de todos. El enfoque del artículo es, sobre todo, económico. En pocas líneas Sibilski destaca el rol de la bicicleta en la economía mundial y su potencial de desarrollo. Algunas de los datos que compartió indicaban que “(…) durante muchos años, el mundo ha producido más de 100 millones de bicicletas al año. En comparación, la producción de automóviles oscila en torno a los 60 millones de unidades al año.” Además, señalaba que “(…) sólo en Europa, 655.000 personas son directamente empleadas en la producción de bicicletas, los servicios, el turismo y demás facetas de la industria. Más trabajos que en el sector minero y extractivo y casi el doble que en la industria del acero.” Por otro lado, indicaba que la bicicleta impacta en la economía de manera indirecta al mejorar los indicadores de salud. Por ejemplo, “(…) el valor de la contribución del uso de la bicicleta en Europa ha sido estimado entre 143 y 155 billones de euros anuales, el 80 por ciento del cual proviene de la reducción de la mortalidad por sí sola.”

Al año siguiente Sibilski escribió otra publicación cuyo título fue ¿Por qué no hay un Día Mundial de la Bicicleta? Este trabajo tuvo gran repercusión. Sibilski aprovecho la ocasión para comenzar a trabajar para conseguirlo. El proceso incluyó contactar a la iniciativa Sustainable Mobility for all (Movilidad Sostenible para Todos) del Banco Mundial. El objetivo de esta iniciativa es lograr cambios en el sector del transporte para cumplir con los Objetivos del Desarrollo Sostenible. Con su apoyo, Sibilski se acercó a distintos países miembros de las Naciones Unidas que promovieran la movilidad sostenible como política integral. El 12 de abril de 2018, con el voto positivo de 56 países, más Turmekistán que presentó la iniciativa, se adoptó la resolución A/Res/72/272 de la Asamblea General de las Naciones Unidas. A partir de entonces, el 3 de junio de cada año es el Día Mundial de la Bicicleta.

El video burlón de Top Gear puede ser interpretado como un homenaje a la bicicleta, al revés de lo que pretendían sus creadores. Es raro ver caras gozosas en el tránsito de cualquier ciudad. Es raro ver personas riendo en sus autos en las horas pico. Es raro que un conductor juegue mientras espera que el semáforo se ponga en verde. A veces parece que la época desespera de felicidad. ¿Qué tal si andamos en bicicleta?

Comentarios