Segunda vez en Dubai: el futuro es realidad

Por Mercedes Giuffré

domingo 10 de julio, 2022

Dubái, con sus 3840 km², tiene solo un frente costero limitado. Es por ello que, desde 2001, el pequeño Emirato se ha lanzado en un faraónico proyecto turístico para aumentar la superficie de sus costas, construyendo las islas artificiales más importantes del mundo, las Islas Palms. Situada en el Golfo Pérsico, es capital del emirato de Dubái , y cuenta con más de tres millones de habitantes. El gobernante de Dubái, el jeque Mohammed Bin Rashid Al Maktoum, también es vicepresidente y primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos.

Es el segundo emirato más grande de la federación después del Emirato de Abu Dhabi. Limita al oeste con el Emirato de Abu Dabi y al este con Sharjah. - Es considerada la capital económica de los Emiratos Árabes Unidos y se caracteriza por una economía libre y vibrante.

En esta segunda visita mía a Dubai podría decirse que “Indulgente, glamoroso y progresista” son las palabras que mejor describen al Emirato. Esta ciudad de los Emiratos Árabes Unidos es un destino de lujo para viajeros de ocio y de negocios. Albergó la Expo Internacional durante parte de 2021 y hasta el 31 de marzo de 2022, que fue el motivo de mi viaje. He visitado otras expos, en China, Corea Japón, pero me atrevo a decir que esta superó a todas las demas. Caleidoscopio de países, culturas, arte, técnica, la Expo Dubai, será muy difícil de superar para Japón, próxima sede.
Dubái combina una metrópolis moderna con una sensibilidad atemporal y un delicado toque árabe. Es la meca de la gastronomía, las compras, los negocios internacionales y la vida nocturna, en ella el visitante puede también dejarse llevar por su lado aventurero y participar en excursiones como safaris por el desierto, paseos en globo aerostático y surf en la arena. También disfrutar de las playas, los balnearios, los parques acuáticos y los famosos campos de golf. Ya sea contemplando con asombro el icono de Oriente Medio: el altísimo Burj Khalifa, descansando en el mundialmente famoso Buddha Bar saboreando de bebidas nocturnas, o paseando por el caótico mercado de camellos o el zoco del oro e interactuando con los comerciantes, ¡hay tantas facetas únicas de la cultura de Dubai para experimentar!

Dubai es una ciudad futurista. En la encrucijada de continentes, se encuentra entre las cálidas dunas del desierto y las aguas cristalinas del Golfo. No podemos describir Dubai sin mencionar su horizonte. Las cimas de los rascacielos forman el panorama moderno de la ciudad. - Dubai es una ciudad segura, muy segura. Ciertamente mucho más segura que muchas otras ciudades del mundo. El robo no existe (o casi) en Dubai y en otros lugares de los Emiratos Árabes Unidos.

El atractivo de la Ciudad-Emirato es de hecho el resultado de una política de autopromoción Esto sucede por la construcción de edificios faraónicos, según su dicho "siempre más alto, más grande, más extraordinario" con el objetivo de construir una imagen positiva de una ciudad y un país. Conocida por sus altísimos rascacielos y sus playas de arena blanca, Dubái tiene una belleza hipnótica. Elevándose resplandeciente de las llanuras desérticas, la yuxtaposición entre el poder de la naturaleza y el poder de la tecnología no podría ser más potente. Este es nuestro homenaje a una de las ciudades más icónicas del mundo.

Ciudad de cristal y acero
Hace solo unas décadas, cuando Dubái era solo un tranquilo pueblo de pescadores al borde del Golfo Arábigo, pocas personas podrían haber imaginado que se convertiría en el hogar de uno de los edificios más altos del mundo. Pero, desde que se inauguró el Burj Khalifa de 828 m de altura en 2010, el horizonte de la ciudad ha visto cómo cada vez más estructuras dramáticas dejan su huella, desde la retorcida Torre Cayan en el puerto deportivo de Dubái hasta los puntos gemelos de las Torres Emirates en el distrito financiero. - Apenas unos meses antes de la inauguración del reluciente Burj Khalifa de 7 *, otro edificio reconocible al instante, el hotel Burj Al Arab, ya comenzó a recibir a los huéspedes con su lujo sin igual. Diseñado cual vela de un barco, su impresionante diseño moderno se hace eco de las tradicionales embarcaciones “dhows” que una vez se deslizaron por el Golfo llevando mercancías a tierras lejanas.

A los pies de las estructuras que perforan el cielo, Dubai está salpicado de una serie de espacios urbanos elegantes que exploran el lado creativo de la ciudad; desde las inspiradoras instalaciones de arte público y los estudios del distrito de diseño de Dubái hasta las galerías de arte llenas de luz y los animados cafés de la avenida Alserkal, y los muros de Dubái llenos de arte callejero.

Pero no todo es vidrio y acero y arquitectura moderna. Las fachadas tradicionales de un Dubái anterior resplandecen en su propia belleza atmosférica. Como el Museo de Dubai, ubicado en el Fuerte Al Fahidi del siglo XVIII, que ofrece una visión fascinante de la vida de las personas que han llamado hogar al desierto durante los últimos cuatro milenios. Al lado, los restos conservados de una sección del antiguo Muro de Dubái invitan a los visitantes a contemplar una versión de la ciudad del siglo XIX. Mientras tanto, un paseo por el laberinto de callejuelas sinuosas que conforman el distrito histórico circundante revela casas de color arena con torres eólicas, una forma centenaria de mantener frescos los interiores durante los abrasadores meses de verano de la ciudad.

Por otra parte, la zona residencial que alguna vez fue codiciada entre los jeques gobernantes, Shindagha, está siendo amorosamente restaurada a su antigua gloria. Además de preservar gran parte del legado cultural de la ciudad, su ubicación en Dubai Creek significa que los hermosos edificios en tonos coral complementan maravillosamente las resplandecientes aguas azules del Golfo. Como precisamente, Dubái está rodeada por las resplandecientes aguas del Golfo, esto ayuda a darle a la ciudad esos cielos inmensos y una increíble sensación de luz. El agua también es un medio de transporte clave, ya sea navegando a lo largo de la costa o atravesando Dubai Creek en una tradicional embarcación de madera.

El mar también ha ayudado a Dubai a cobrar vida, a pesar de estar rodeada de ondulantes dunas de arena, lo que desempeña un papel fundamental en el sostenimiento de la flora y la fauna de la zona. Desde los cuidados jardines y el lago navegable de Safa Park, donde las altísimas palmeras brindan una agradable sombra, hasta las majestuosas garzas y los flamencos de color rosa salmón que migran cada año para vadear los humedales del Santuario de Vida Silvestre, Ras al Khor. Luego está la creatividad hortícola de Dubai Miracle Garden y sus 250 millones de plantas que han sido cuidadas cuidadosamente para crear un mar de coloridos macizos de flores y senderos. Dubai es una ciudad extraordinaria y un testimonio de cómo el hombre y la naturaleza pueden trabajar juntos tan armoniosamente para crear un destino verdaderamente único e icónico. Los caballos merecen un espacio aparte. Los dubaitíes, amantes del polo y de las carreras de caballos, no escatiman en gastos para su cuidado. Muchos argentinos trabajan en Dubai, en áreas vinculadas al cuidado de estos nobles animales. Veterinarios, entrenadores, puesteros, viven y trabajan allí en temas vinculados a la atención equina.

En Dubái, donde los bloques de pisos parecen surgir casi de la noche a la mañana, los residentes se han vuelto expertos en apartar la vista de las obras de construcción. Pero existe un proyecto de construcción ha llamado la atención de todos: el Museo del Futuro, que se cierne sobre el sistema de metro elevado y sin conductor de la ciudad en el borde del distrito financiero.

El marco del museo, que consta de 2400 elementos de acero que se cruzan en diagonal, se completó en noviembre de 2018; los paneles de la fachada ahora ya están terminados, abrió el 22 de febrero de 2022, momento trascendental para Dubái, ya que albergó la Exposición Universal a partir de 2021. El mundo arquitectónico define la forma futurista del museo como un toro con un vacío elíptico, pero un ojo gigantesco y alargado, podría ser un punto de referencia más accesible. Lath Carlson, director ejecutivo del Museo del Futuro, prefiere también compararlo con un ojo gigentesco y ciclópeo.

El estudio de arquitectura local Killa Design, que ganó el concurso de diseño para el museo en 2015, ideó la forma. Según el arquitecto, la parte sólida de la estructura representa el conocimiento que tenemos hoy. El vacío representa todo lo que aún no conocemos, en otras palabras, el futuro. No es solo el perfil inusual lo que distingue al edificio de los cientos de otros sitios de construcción en todo el emirato. A medida que cada panel de la fachada se fija en su lugar, se ve más de la caligrafía árabe que adornará el exterior del museo de 78 m de altura. Los directores del museo aún no han revelado lo que dicen las palabras, pero se sabe que son frases de poesía escritas por el gobernante de Dubái, el jeque Mohammed Bin Rashid Al Maktoum, quien también es vicepresidente y primer ministro de los Emiratos Árabes Unidos (UAE). Las escrituras cursivas se duplican como las ventanas del museo.

Durante el día, arrojan una luz moteada por todo el interior sin columnas; por la noche, están iluminadas con un efecto dramático por 14 kilómetros de luces LED. Juntas, la caligrafía y la forma poco convencional del edificio han hecho de este uno de los proyectos de construcción más complejos jamás intentados.El edificio hubiera sido una tarea imposible sin la ayuda de tecnologías nuevas y sofisticadas

Dubái no es ajeno a la nueva construcción. Luego vinieron los diseños de la estructura de acero, conocida como diagrid porque está hecha de vigas que se cruzan en diagonal, y la fachada liviana. Estos se eligieron sobre una estructura de acero o de hormigón como la solución más práctica para un edificio de esta forma y complejidad. Con infinitas permutaciones posibles para la diagrid, el Buro Happold escribió su propio algoritmo de crecimiento para llegar a la disposición óptima.

Desde el principio, se determinó que el Museo del Futuro aspiraría a una calificación LEED Platino o sea Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental). El edificio está equipado con soluciones avanzadas de control de edificios, sistemas de reciclaje de aguas grises y elevadores de accionamiento regenerativo, mientras que sus necesidades de energía se cubren a través de paneles solares fotovoltaicos ubicados fuera del sitio. Los visitantes pueden cargar sus vehículos eléctricos durante el recorrido por el museo y se limitará el número de plazas de aparcamiento para fomentar el uso del transporte público. El museo mismo restringirá el plástico de un solo uso-

Las exhibiciones del museo también enfatizan la sustentabilidad. Hay pisos enteros dedicados al cambio climático, así como al espacio exterior y al futuro de la atención médica y el bienestar. El museo aborda el efecto del calentamiento global en ecosistemas críticos y cómo estos podrían repararse. Examina cómo la recolección de energía solar en el espacio y la extracción de asteroides podrían utilizarse en beneficio de la humanidad, e incluso tocará el tema de la espiritualidad.

Incluso antes de abrir, al parecer, el Museo del Futuro de Dubai se ha convertido en un escaparate para el diseño de edificios de tecnología futura.
Además, los Emiratos Árabes Unidos ha implementado un sistema de visas “Golden Visa”, destinadas tambien a creadores culturales, y de residencia a largo plazo de cinco o diez años que se renueva automáticamente cuando se cumplen las condiciones para ciertas categorías que incluyen inversores, empresarios y talentos especializados. Este nuevo sistema permite a los residentes de los EAU, expatriados extranjeros y sus familias que deseen venir a trabajar, vivir y estudiar en el país, la posibilidad de disfrutar de una residencia a largo plazo sin necesidad de un patrocinador, con 100% de propiedad dentro de los emiratos, contrario a la costumbre que requiere la presencia de un socio local con una participación no inferior al 51% de los proyectos de inversión y negocios dentro del emirato. Para otorgar una residencia a personas del ámbito cultural y creativo se requiere una recomendación del Ministerio de Cultura y Juventud.

En síntesis, la experiencia de visitar Dubai por segunda vez, ha sido muy grata e innovadora. Es una caja de gratas sorpresas. Se advierte un crecimiento incesante y el posicionamiento constante del país como hub internacional de negocios y puente aéreo de distribución. Se percibe en todo, la voluntad guía de un plan maestro, un proyecto de crecimiento desarrollado por la mano experta del Jeque Al- Maktoum, que no reconoce pausas. En suma, un lugar muy especial en el mundo, a tener en cuenta como punto intermedio para otros destinos.

 

Mercedes S. Giuffré (*) Magíster en Ciencias Políticas
mgiuffre@mdp.edu.ar

Comentarios