Violencia de Género en General Pueyrredon, en emergencia constante

En junio se decretó la Emergencia en Violencia de Género, pero desde los sectores que trabajan para erradicarla, denuncian “una falta de instrumentación efectiva”.

Por Redacción LP

sábado 31 de diciembre, 2016

A través de la Ordenanza Municipal 22.739, decretada por el Municipio en junio de 2016, se estableció una serie de medidas a adoptar para la prevención y erradicación de la violencia de género. Según denuncia el Observatorio creado para monitorear la aplicación de esas políticas públicas, al momento no se implementó nada de lo estipulado.

Todos los sectores vinculados a la erradicación de este tipo de violencia, coinciden en manifestar su preocupación por la “falta de instrumentación efectiva” de dicha Ordenanza, centrando el planteo en varias cuestiones. Por un lado, la reducción de horas extras en la Dirección de la Mujer que impide que se pueda cumplir con la demanda. En ese sentido, María del Carmen Viñas, integrante del Observatorio, precisó a este medio que, por mes, cerca de 400 mujeres son atendidas en esa dependencia municipal.

En el caso de las denuncias recibidas por la Comisaría de la Mujer, Viñas aseguró que el número asciende a 900 mensuales, 300 más que el promedio registrado durante 2015. De esas 900 denuncias, 200 son penales. Fuentes consultadas de esa dependencia policial aseguran que esos números ubican a la ciudad en el tercer puesto provincial de recepción de ese tipo de acusaciones.

“Queda claro que la violencia no solo aumenta, sino que también es más visible, y que las mujeres se animan mucho más a denunciar”, indicó Viñas.

Al respecto, Laura Bucci, jefa de departamento de la Dirección de la Mujer, sostuvo que “es difícil poder explicar por qué se incrementó tanto la asistencia a mujeres víctimas porque la invisibilización del fenómeno hizo que no haya estadísticas previas. No podemos asegurar con rigor científico si el aumento se debe a que hay más casos o simplemente a que se denuncia más.Lo que sí sabemos es que el nivel de crueldad actual sufrió un aumento respecto a lo registrado tres o cuatro años atrás”.

Un 2017 apuntando a la prevención

Tanto Susana Mercado, directora General de la Dirección de la Mujer, como Bucci coincidieron en la importancia de confeccionar políticas integrales para brindar soluciones reales para esta problemática. Con ese objetivo, la Dirección sostiene desde hace casi tres años un grupo de reflexión para varones que ejercen la violencia, donde se les brinda asistencia psicológica a los más de setenta hombres que ya pasaron por el grupo y cuyo primer fin es que reconozcan, a través de la aceptación, que sus actos los convierten en violentos. “Esto nos hizo tener otra mirada y nos permitió recabar datos alarmantes: el 80% de los varones que pasaron por acá sufrió violencia o abandono durante su infancia“, detalló Mercado, quien conecta ese porcentaje con la imperiosa necesidad de trabajar desde temprana edad en la prevención de la violencia.

“Decir que la mayoría de los hombres violentos fueron víctimas de violencia no es justificarlos, sino reforzar la idea de que si no se trabaja la prevención a temprana edad, esto se repite“, consideró Bucci, quien aseguró que esta idea innovadora de asistir a varones violentos es apoyada por todos los sectores desde la teoría, pero a la hora de llevarla a la práctica, hay resistencia. “Es un trabajo incómodo, es cierto, pero es necesario“, confesó la Jefa de Departamento. Según contó, en un principio, hasta la psicóloga se mostró reticente a dirigir el grupo, pero actualmente, entienden que sacar al hombre del foco no era beneficioso para la sociedad, porque continúa siendo un riesgo para otras futuras víctimas.

Por todo eso, se encarará el año próximo con eje en la prevención, coordinado con las áreas municipales de Educación y de Salud, dado que, según indicó Viñas, “están en el territorio”, hecho que permitiría realizar una efectiva coordinación. Además, buscarán capacitar a todos los trabajadores municipales para “tener políticas públicas con perspectiva de género”.

“Si no hay una coordinación tomada como política de Estado con el resto de las Secretarías y áreas municipales, no vamos a lograr un objetivo ni encaminarnos hacia él”, indicó Viñas, y agregó: “Por eso, en el Observatorio buscamos que se sumen todas las partes para ver qué se está haciendo desde esos lugares que, hoy, es poco y  nada. Pedimos para 2017 una capacitación para que todos los funcionarios políticos municipales unifiquen lenguaje y sepan de qué se trata”.

Femicidios en la ciudad

En un marco nacional en el que aseguran que se comete un femicidio cada 30 horas, durante 2016, Mar del Plata fue escenario de seis brutales casos, como el de Lucía Pérez, que tomó relevancia internacional y movilizó fuertemente a todo el país, motivando incluso, un “paro de mujeres” inédito. Además de este femicidio, otras cinco mujeres fueron asesinadas.

Blanca Esteche, una mujer de 48 años que murió en enero apuñalada por su expareja luego de que este la sorprendiera junto a otro hombre en la cama, a quien también asesinó en la vivienda de Fortunato de la Plaza al 9.600.

Celeste Merlo, de 22 años, a fines de marzo fue baleada en el barrio Luis Beltrán por su novio en medio de un impás de la conflictiva relación que mantenían. El femicida se suicidó luego de dispararle y creerla muerta, aunque Celeste sobrevivió algunas horas para luego morir en el Hospital Interzonal.

María Herrera, una mujer de 81 años que murió en julio producto de una golpiza perpetrada por su esposo con quien convivía en una vivienda del barrio Belisario Roldán desde hacía 38 años. El hombre intentó “disfrazar” el crimen y aseguró que el deceso se debió a un accidente.

Lucía Pérez, la joven de 16 años cuyo escalofriante asesinato provocó la movilización de todo el país bajo el grito de “Ni una menos”. Lucía habría sido violada y empalada hasta morir por, al menos, dos sujetos en Playa Serena en octubre último.

Juana Gladys Peralta, de 86 años, cuyo cadáver fue hallado a mediados de octubre en el interior de una vivienda en Las Lilas por los flamantes propietarios, luego de adquirirla al esposo de Juana, presunto autor del crimen que, al día de hoy, aún no pudo darse con su paradero.

Valeria Britez, de 38 años, asesinada de un disparo en la cabeza por quien fuera su pareja mientras se dirigía en compañía de su hija de 15 años a un comercio cercano a su casa del barrio Belgrano.

 


 

 

Comentarios