31° C
Clear
Clear

Pacto Fiscal en el Concejo: entre la asistencia y la “extorsión”

La adherencia a la medida que impulsa el Gobierno de María Eugenia Vidal despierta miradas antagónicas entre la oposición y el oficialismo. El Marplatense recogió la mirada de distintos ediles para conocer el alcance y el impacto que tendrá la ley en Mar del Plata.

Por Redaccion

sábado 27 de enero, 2018

La adherencia del Municipio de General Pueyrredon al Pacto Fiscal que impulsa el Gobierno de María Eugenia Vidal a lo largo del territorio bonaerense despierta miradas antagónicas entre el oficialismo y oposición, que contraponen el “mayor auxilio económico” que percibiría la administración local con la “pérdida de autonomía” que podría sufrir la gestión de Carlos Arroyo.

El objetivo del Gobierno municipal es claro: la recepción de fondos provinciales y nacionales, en concepto de ayudas financieras extraordinarias, para hacer frente a obras y cumplir con obligaciones básicas como el pago de sueldos. Pero, para ello, el Intendente debe cumplir con diversos requisitos para garantizar una mayor eficiencia en sus gastos y recursos.

Tenemos que adherir al Pacto Fiscal. En realidad, no tenemos otra salida. Porque si no adherimos al Pacto Fiscal no vamos a tener la ayuda ni de Nación y Provincia para hacer las grandes obras de infraestructura que necesitamos”, le había explicado a El Marplatense el jefe comunal, al remarcar la “importancia” de esta ley para su Gobierno.

Después de la sesión especial que se desarrolló durante la tarde del viernes en el Concejo Deliberante, en la que se definió la aprobación al Pacto Fiscal, este medio recogió la mirada de los principales bloques políticos y consultó por el impacto que tendrá en Mar del Plata.

CAMBIEMOS: “NO SÓLO ES AUXILIO ECONÓMICO, AYUDA A ACOMODAR LAS CUENTAS”

El concejal de CREAR, Alejandro Carrancio, destacó como el principal punto a favor que la ley sancionada por el cuerpo legislativo propone como objetivo “ordenar, sanear y transparentar” la situación económica financiera de cada administración municipal.

“Para la ciudad esto es bastante importante no sólo en cuanto a la ayuda económico sino por las pautas que se marcan para que Mar del Plata pueda acomodar sus cuentas de una vez”, sostuvo el edil.

Además de recordar la llegada de 110 millones de pesos que serán destinados para gastos corrientes, en una primera instancia, y otra parte para la realización de obras, el presidente de la comisión de Hacienda puntualizó en las distintas “metas” que deberá cumplir la gestión de Arroyo al adecuarse a esta norma.

“La ley implica comprometerse a no incrementar el gasto en más de un 10 por ciento de los recursos que tiene; disminuir una serie de tasas armonizando y homogeneizando las alícuotas para que puedan converger todas en un mismo valor y no tengan tarifas tan disimiles; que la planta municipal esté acorde a una fórmula basada en el aumento poblacional, y que seis meses antes de que el Intendente termine su mandato no se incrementen los gastos”, enumeró.

En la misma sintonía, el concejal del PRO, Guillermo Volponi, remarcó que “es vital para todos los marplatenses contar con los instrumentos necesarios para poder dar respuesta a las demandas más urgentes de la gente” y, ante ello, consideró que el Pacto Fiscal “es una vía más que válida para lograrlo”.

“En el mismo sentido que lo hace el Gobierno provincial, desde nuestra banca venimos trabajando fuertemente por mejorar las condiciones estructurales de la ciudad, y por generar fuentes de recursos genuinos para contribuir con el equilibrio de la gestión de gobierno local”, garantizó.

UNIDAD CIUDADANA: “NO SE PUEDEN ORDENAR LAS CUENTAS A CUALQUIER COSTO”

Si bien diputados del mismo bloque votaron a favor de la medida en el Congreso, los concejales que representan a la fuerza en la ciudad manifestaron su “rechazo” a la adhesión de la ley al denunciar que “atenta directamente contra la autonomía municipal”.

“El pacto fiscal de Cambiemos es extorsivo, ya que si los municipios no adhieren la Provincia los castiga: no les permite contraer deuda o asistencia financiera, y si adhieren, pero no cumplen las metas también son castigados“, explicaron, a través de un comunicado.

El kirchnerismo tildó de “lamentable” que “los intendentes se conviertan en gerentes de Cambiemos y tengan la obligación de cumplir metas para satisfacer a la gobernadora”. “Estamos completamente de acuerdo en que las cuentas de nuestro municipio estén en orden. Pero ese orden no puede ser a cualquier costo”, aclararon.

ACCIÓN MARPLATENSE: “NO HACE FALTA UN PACTO PARA ACHICAR”

El bloque que preside Claudia Rodríguez se mostró como otra de las voces más críticas al Pacto Fiscal al advertir que esta medida “es un blanqueo de que ya no se va a gobernar en Mar del Plata”. “La ciudad se encuentra intervenida”, afirmó la concejal.

“No podemos votar la adhesión a esta Ley, ya que implicaría sacrificar los principios que han inspirado a Acción Marplatense desde su fundación: un Estado que mejora la calidad de la inversión pública y la búsqueda de una ciudad más justa e igualitaria”, señaló, y agregó: “Desde el gobierno de Cambiemos se busca demonizar la inversión pública, cuando el verdadero problema es cómo se invierte y en qué, no el hecho de que el estado invierta, en el marco de un Programa de ciudad”.

En este sentido, Rodríguez consideró que “los problemas más importantes que tiene la ciudad tienen su origen en la falta de inversiones por parte del Estado Municipal”. “Lo vemos en la basura, las luminarias, los centros de salud. Estamos peor que antes, sin servicios y con un déficit 5 veces peor”, aseveró.

Por su parte, Santiago Bonifatti coincidió en que la Ley de Responsabilidad Fiscal tiene un carácter “extorsivo”.  “No viene acompañada de un aumento de la coparticipación provincial de impuestos, y la mayoría de los municipios depende de esa ayuda para poder hacer frente a sus obligaciones mensualmente”, explicó.

“La ley intenta reemplazar un organismo de la Constitución como es el Tribunal de Cuentas de la Provincia, que ya nos audita y que además, cuando tiene elementos suficientes, sanciona económicamente y además puede denunciar en la Justicia si es necesario”, cuestionó.

El edil también apuntó críticas por entender que el Pacto Fiscal poner a los intendentes en un “lugar de sospecha”. “Con esto, no se podrían brindar nuevos servicios si el municipio quisiera, y eso aleja la gestión de gobierno local de las necesidades de la ciudad”, ejemplificó.

“Cuando uno ve el tratamiento que se le ha dado a la Ley de Responsabilidad Fiscal solo se entiende en la urgencia que tiene el intendente en que se apruebe para pedir ayuda para pagar los sueldos y podemos decir que no hay mucha libertad a la hora de adherir o no bajo estas circunstancias”, concluyó.

1PAÍS: “DAMOS EL APOYO CUANDO EL INTENDENTE LO NECESITA”

Desde la fuerza que tiene como principal exponente a nivel local a Arial Ciano se mostraron a favor de la adhesión para respaldar a la gestión de Carlos Arroyo, aunque también reconocieron que hay “detalles” en los que están en “absoluto desacuerdo”.

“Lo que consideramos es que tenemos que trabajar todos juntos por la ciudad y que hay que apoyar cuando realmente el Intendente lo necesita. Somos una oposición constructiva“, aclaró Mercedes Morro, concejal de 1País.

Asimismo, la referente del bloque adelantó que se elevó otro proyecto paralelo para que la Provincia de Buenos Aires pueda contemplar a Mar del Plata con “los mismos derechos y condiciones del conurbano”. “Mar del Plata es una ciudad de crecimiento, tiene más de 40 villas en emergencia, y queremos que se nos de el mismo trato”, insistió.

Comentarios