Drogas: “En estos últimos 12 años la complejidad es la misma”

Lo adivirtió el Obispo de Mar del Plata, Monseñor Gabriel Mestre, quien insistió en la “crítica” situación que atraviesa a la ciudad con respecto al consumo problemático de estupefacientes. “Es una problemática a la que hay que darle prioridad”, enfatizó.

Por Redacción

sábado 3 de febrero, 2018

El Obispo de Mar del Plata, Monseñor Gabriel Mestre, insistió en que la ciudad se ve atravesada por una situación “muy crítica” con respecto al consumo problemático de drogas y consideró que la “complejidad” de este flagelo se ha sostenido durante la última década, por lo que reclamó que la política fije como una “prioridad” la lucha contra las adicciones.

“Desde los últimos 10 o 12 años esto es más o menos es lo mismo, desde mi visión, que no es cuantificable. Hace 6 años era párroco de Villa Gesell, y la situación de los barrios de Gesell era tan compleja como la que veo acá en Mar del Plata”, advirtió el referente de la Iglesia local, quien ratificó: “Mi sensibilidad de pastor, mirando las realidades de Mar del Plata y Villa Gesell, tienen más o menos el mismo grado de complejidad”.

En un mano a mano que mantuvo con El Marplatense, el principal exponente del Obispado remarcó que la problemática que atraviesa a la ciudad es “muy crítica” y reparó en los “daños severos” que le provoca a las personas adictas y sus familias.

Ante este escenario, Mestre mostró una “mirada positiva y esperanzadora” por los abordajes que impulsan organizaciones como Posada del Inti, con cuyas autoridades estuvo reunido en las últimas horas, en el marco de la visita que realizó a las instalaciones del Paraje San Francisco, que funciona tras un convenio acordado en conjunto con la entidad, la Municipalidad y la Iglesia.

“Que una organización como Posada del Inti lleve adelante la recuperación, inserción y renovación interior de personas que cayeron en las garras de este flagelo tan dramático es algo muy positivo”, reconoció.

En esa línea, Monseñor resaltó la metodología “interdisciplinaria” que se implementa en este hogar de asistencia residencial. “No se trata solamente de quitarle las toxinas a una persona porque eso se puede hacer fácil en forma médica, sino que hay un camino psicológico, social, vincular y espiritual, y es en esto último donde nosotros tenemos un aporte específico, porque eso ayuda a que las personas que cayeron en adicciones que encuentren un nuevo sentido en su vida”, explicó.

Mestre remarcó que “vuelven a caer” las personas que están atravesadas por las adicciones si no tienen un correcto respaldo desde el punto de vista “psicológico, familiar y espiritual”. “Al problema hay que atacarlo desde todos los lugares; toda política que ayude a erradicar este flagelo viene bien”, afirmó.

El Obispo asoció este presente con las situaciones de “pobreza, vulnerabilidad social y violencia”, por lo que apostó a poner el “acento fuerte” en que cada persona “pueda encontrar realmente su sentido de vida”. “Quien encuentra sentido a su vida no va a necesitar evadirse que le termina destruyendo su propia existencia. Por eso muy importante también la tarea preventiva, bien hecha, de no atacar sólo cuando está declarada la problemática”, consideró.

“Habrá que seguir insistiendo a nuestras autoridades para que este tema sea claramente prioritario y no verlo negro o blanco, sino en el marco de los grises atacar todos los lugares que sean necesarios”, sostuvo, y concluyó: “Para los que trabajamos en el ámbito espiritual pero de manera encarnada, es muy importante fortalecer esto positivamente y demostrarle a la persona que vale y es digna. Que siempre hay una posibilidad. Porque Dios te ama, te restaura y le da un sentido a tu vida”.

 

 

 

 

Comentarios