15° C
Overcast
Overcast

El Palacio Comunal, el edificio público que recibe más “pintadas”

El Municipio lanzó la “Unidad Antigraffiti” para limpiar los espacios escrachados que “afectan a la ciudad desde el punto de vista estético, por un lado, de la higiene pública”. A pesar de no tener datos estadísticos, desde el Ejecutivo informaron que “siempre tenemos que lavar el frente de la Municipalidad”.

Por Redacción

domingo 11 de marzo, 2018

El Gobierno local lanzó en enero de este año la “Unidad Antigraffiti”, destinada a limpiar las pintadas en los edificios públicos de la ciudad. Si bien el Ente Municipal de Servicios Urbanos (Emsur) no tiene datos estadísticos sobre el funcionamiento de este grupo, sí tienen en cuenta que el Palacio Comunal es el lugar donde más deben intervenir.

Mientras la unidad especializada traza un “cronograma” para hacer un barrido general de la ciudad y “embellecerla”, el edificio en Hipólito Yrigoyen y Luro es intervenido para remover distintos escraches. Además, se ha limpiado el cementerio y algunos espacios públicos, lejos de haber realizado un amplio barrido por el poco tiempo de trabajo.

Para llevar adelante esta tarea, el Ejecutivo compró una maquinaria que costó alrededor de 90 mil pesos. Son tres operarios del Ente de Servicios Urbanos (EMSUR) dedicados a tal fin, que recorren la ciudad en un camión Ford 4000 con tanque de 1500 litros, generador de electricidad y autonomía propia, portado de una máquina hidrolavadora de alta eficacia que actúa con removedores específicos para el tipo de tintas y superficies.

“No estamos en contra del graffiti como una expresión artística sino de las pintadas que ensucian los frentes de espacios públicos”, aseguró el Intendente Arroyo al momento de lanzar la unidad especializada. Esta aclaración tiene validez ya que, por el momento, sólo se limpian “tags” o “escraches” y no murales.

En tanto, pocas intervenciones han sido en monumentos de la ciudad, ya que la directora de Restauración de monumentos escultóricos, Costanza Addiechi, explicó que sólo hubo dos hechos en tres años, por el “respeto” que se le asignó a su labor.

“Estamos arrancando en instituciones públicas. Ya hicimos en el cementerio, algunas plazas, parte de escuelas y edificios públicos. No es fácil. Además, siempre tenemos que estar limpiando el frente de la Municipalidad cada tanto por diversas manifestaciones. Tenemos que lavar y arreglar el edificio municipal”, señaló el titular del Emsur, Eduardo Leitao, a El Marplatense.

Comentarios