13° C
Partly Cloudy
Partly Cloudy

Por Roberto Garrone

Predio de los silos: el nuevo fracaso de Merlini

El Presidente del Consorcio dice que “va a avanzar” pero pasaron 150 días de la transferencia de Nación a la Provincia y los pliegos de licitación no aparecen. El borrador espanta inversiones. Por Roberto Garrone.

Por Redacción

domingo 26 de agosto, 2018

Esta semana el Consorcio Portuario Regional de Mar del Plata anunció que prepara “su” proyecto para las 4 hectáreas del predio de los silos, donde tiene previsto que funcione una terminal multicargas: generales y de contenedores.

En declaraciones al programa “El Día D”, que conduce Nicolás Mondino y se emite por Canal Ciudad, Martin Merlini reveló que dicha iniciativa expresará “los condicionamientos de acuerdo a las necesidades del puerto”.

Esta semana se cumplieron 150 días desde que el Ministerio de Agroindustria le cediera a la Provincia de Buenos Aires el predio en cuestión para que avance el proceso de licitación, una promesa que Merlini le hizo al presidente Mauricio Macri hace casi un año, en uno de los primeros encuentros de la Mesa de la Competitividad de la industria pesquera.

La foto del ministro Etchevehere con la gobernadora María Eugenia Vidal el 23 de marzo pasado rubricando el acuerdo era la señal que se estaba esperando para apurar el proceso en el que ya se estaba trabajando.

En el epílogo del año pasado Merlini había contratado a un estudio de ingeniería por recomendación del ministro Guillermo Dietrich para que se encargue de elaborar el predio. Juan Larrague & Asociados le cobró al Consorcio 540 mil pesos para traducir “la idea” de Merlini.

Esa idea estará plasmada en el pliego de licitación y por lo revelado por la autoridad portuaria, su objetivo es “alcanzar el mayor consenso posible” para “darle una parte a cada uno” porque “el puerto no es el negocio de un privado”, dijo Merlini en referencia a TC2, la terminal de contenedores que presentó un proyecto para montar TC3 en el predio de los silos. Ahora se entiende por qué ni siquiera tomó ese proyecto como iniciativa privada.

Queda en claro que el Presidente del Consorcio deambula en una neblina muy cerrada. Pasaron 9 meses desde que su consultor externo fue contratado y todavía no hay ningún pliego. “Va a avanzar muy rápido”, dijo Merlini esta semana. Conmovedor…

Es el nuevo relato. Tan candoroso y conmovedor como cuando dijo que con el nuevo dragado de mantenimiento que por estos días lleva adelante la Omvac 10, “en los próximos meses tendremos una mejora sustancial en la operatoria nocturna”. El eufemismo que Merlini elige para decir que todavía, pese a invertir 4 millones de dólares, tenemos un puerto diurno. Una maravilla.

Espero que los españoles se apuren en dragar el área de giro, único obstáculo que impide que el puerto pueda operar las 24 horas. Supuestamente el dragado termina el mes que viene. El “Paul Russ”, el buque de contenedores que amarrará en las próximas horas en el muelle de ultramar, entrará y saldrá de día.

El dragado arrancó hace más de un mes. ¿Comenzó por el área de giro?. No, puso primera sobre el banco de arena de la Escollera Sur. Eso para cumplir el trato con los permisionarios de Playa Grande y refular sedimentos para el verano.

Trato que quedó trunco porque luego de anunciarlo a los medios pero antes de firmar el contrato, se dieron cuenta que los sedimentos no servían. Como mostrar las actas del Directorio y las batimetrías, hacer un estudio técnico sobre la calidad de los sedimentos a refular, antes de comprometerse con los bañeros, no está en los planes de Merlini.

El principal cuestionamiento a Merlini y “su” proyecto no es la demora en darlo a conocer sino su contenido. Su intención de no dejar afuera a la flota pesquera del uso del muelle 3 hace inviable cualquier inversión en ese lugar. Merlini sigue apostando a un puerto pesquero.

Tal vez no se enteró que la principal flota operativa pasa 6 meses en la Patagonia. Quizás no sabe que los desembarques se reducen año tras año. Si este puerto tiene una oportunidad no parece ser de la mano de la pesca.

Todos se llenan la boca, Merlini también, de fortalecer el modelo de puerto multipropósito. Pero cuando puede cristalizarlo se cuida de no molestar los intereses constituidos. O tal vez es otra cosa, más inverosímil aún: le pone palos a una de las pocas ruedas que todavía gira en el puerto.

El engendro que circula como borrador en despachos de La Plata y la Administración General de Puertos no tiene manera de corregirse. Por eso Merlini no hace público el pliego. Así como esta es una invitación irresistible al fracaso.

Más allá que por estos muelles no hayan puesto un solo peso en mejorar la infraestructura portuaria y la construcción de un nuevo espigón es otra de las promesas de Dietrich que se llevó el viento, en la Provincia y Nación están preocupados por el fruto concebido por el Presidente del Consorcio y las demoras en todo el proceso.

Un gobierno que hizo de la llegada de inversiones uno de sus caballitos de batalla no puede darse el lujo que quede desierta la licitación. Y menos en Mar del Plata, con el predio de los silos, que tanto esfuerzo y trabajo costó dejar listo para el desarrollo con actores privados.

Pero nadie contaba con Merlini, ni “su” proyecto que no es el de nadie. Desde el puerto revalida a la ciudad como la capital nacional de los brazos en jarra. Una pena.

Aclaración: los conceptos vertidos de quienes opinan son absoluta responsabilidad del firmante.

Comentarios