18° C
Clear
Clear

Ante la crisis, buscan implementar un “pan social” en Mar del Plata

El Municipio y el Centro de Industriales Panaderos de la ciudad mantienen conversaciones para materializar la iniciativa, que ya se aplica en otros puntos del Gran Buenos Aires. El lanzamiento de un producto a menor precio podría definirse a fines de esta semana.

Por Redaccion

viernes 7 de septiembre, 2018

El Municipio y el Centro de Industriales Panaderos de Mar del Plata mantienen conversaciones para definir si esta semana se acuerda el lanzamiento de la venta de un “pan social”, como un paliativo para la crisis económica que atraviesa el país.

Carlos Monzón, quien dirige la entidad, le confirmó a El Marplatense las gestiones que se llevan adelante con “personas directamente ligadas al Intendente” Carlos Arroyo para que se pueda comercializar un producto “a bajo costo” para el bolsillo de los consumidores.

Si bien dijo que aún no está acordado el valor de venta y que resta conversar la propuesta con algunos industriales, el referente empresarial afirmó que la intención es poder terminar de definir todos los detalles al término de esta semana. “Esto se tiene que implementar esta semana; hablar de meses acá es como hablar de 20 años. La idea es implementarlo ya”, aseveró.

Monzón, a su vez, aclaró que esta iniciativa ya se implementó en algunos puntos del Gran Buenos Aires y que las conversaciones con el Ejecutivo comenzaron antes de las problemáticas que se registraron en el último fin de semana con la provisión de harina, el principal insumo para la actividad.

“Todavía no podemos tener un precios pero trataremos de que la industria esté acorde al bolsillo de los consumidores. La idea igual es que el precio que se fije no se decida en Mar del Plata, sino que venga fijado desde la Federación provincial porque se podría replicar del mismo modo en otros distritos”, confió.

UN ESCENARIO “MUY CRÍTICO” 

Con respecto a la harina, Monzón reconoció aumentos en los últimos días de casi un 40 por ciento, que inciden de lleno en los costos de producción. “Antes se pagaba 600 pesos y hoy está entre los 850 y los 900 pesos. Esto ha sido un fuerte incremento y el tema es que los aumentos no se pueden trasladar de la forma que se debería porque la gente sigue percibiendo los mismos salarios”, explicó.

Nos bajaron las ventas, nos suben todos los insumos, nos suben los servicios, en cualquier momento tenemos que empezar paritaria de vuelta y cada vez recaudamos menos. La situación es realmente crítica”, graficó.

 

 

Comentarios