Los derrumbes en la Costa siguen acumulando víctimas fatales

La tragedia que tuvo lugar en Punta Mogotes, donde madre e hija fueron aplastadas por balcones, suma otro caso luctuoso a las estadísticas de ciudades balnearias por fallas de infraestructura.

Por Redacción

domingo 30 de diciembre, 2018

El trágico hecho que se llevó la vida de una mujer de 35 años y su hija en Punta Mogotes este sábado se suman a las estadísticas por fallas de infraestructura en los edificios de ciudades de la costa bonaerense. En las últimas décadas, se registraron distintos episodios de derrumbes, muchos de los casos con víctimas fatales, como el que en 1992 ocurrió en Pinamar y provocó la muerte de cuatro adolescentes.

La tarde del 27 de enero de 1992, Juan Seoane, Matías Albani, Cristian Tisi y Juan Janón, todos de entre 16 y 18 años, charlaban en un balcón del octavo piso del edificio Atica I de Pinamar cuando la construcción se derrumbó por una falla edilicia.

Los cuatros jóvenes, todos jugadores del club de rugby San Cirano, murieron de inmediato. De los cinco chicos que habían ido a pasar el verano juntos sólo se salvó uno que había entrado a buscar algo al departamento.

Los constructores del edificio fueron condenados, en 1996 a tres años y dos meses de prisión; pero como los hermanos Juan y Andrés Majersky tenían más de setenta años, se les dio el beneficio de que no pasaran un sólo día en la cárcel.

La Asociación de Ingenieros y Arquitectos de Pinamar aseguró entonces que el balcón "carecía de armaduras que lo vincularan a la losa del edificio".

Pero el antecedente más cercano ocurrió el verano pasado, también en Mar del Plata, según recordó la agencia Télam. En febrero de este año, una mujer de 32 años que esperaba el colectivo junto a sus tres hijos fue hospitalizada al ser herida por el derrumbe de tres balcones de un edificio de la ciudad de Mar del Plata, en tanto que los niños resultaron ilesos.

El hecho ocurrió alrededor de las 10, cuando por motivos que se desconocen se desprendió el balcón del tercer piso del edificio situado en la intersección de la avenida Luro y calle 186, lo que provocó que parte de la estructura de otros dos balcones inferiores también se derrumbaran. La víctima sufrió algunas heridas, aunque ninguna de gravedad.

En marzo de este año, seis obreros murieron al derrumbarse la losa de una obra en construcción en la localidad balnearia de Santa Teresita.

La losa, de unos 20 por 30 metros, se derrumbó mientras los obreros intentaban llenar el encofrado de los que iba a ser un Espacio Multicultural, situado en la avenida Costanera y 43 de esa localidad turística.

Comentarios